Ir a contenido

JUICIO DEL 'PROCÉS'

El Supremo mantiene el suspense del cara a cara entre Ferran López y De los Cobos

Ambos discrepan sobre si los binomios de los Mossos fueron "una estafa" o estaban pactados

El tribunal decidirá al acabar la prueba testifical si celebra el careo solicitado por la defensa de Forn

Ángeles Vázquez

El tribunal que juzga a los líderes y políticos catalanes en el Supremo.

El tribunal que juzga a los líderes y políticos catalanes en el Supremo. / EFE

El tribunal del 'procés' ha decidido mantener el suspense. Debido al carácter excepcional de la celebración de careos entre acusados o testigos, ha decidido que hasta oír todos los testimonios previstos o, al menos, un número suficiente de ellos, no se pronunciará sobre si es necesario o no confrontar al comisario de Mossos Ferran López, segundo de Josep Lluís Trapero durante el referéndum, con el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, coordinador del dispositivo del 1-O.

La petición ha partido del abogado del 'exconseller' de Interior Joaquim Forn, Javier Melero, al acabar sus pregutnas a López por las discrepancias que ambos han mantenido ante el tribunal que preside Manuel Marchena en relación con el dispositivo de la policía catalana durante el referéndum ilegal. En concreto, los binomios o parejas de los Mossos, que Pérez de los Cobos tachó de "estafa" y que, según López, se acordaron en las reuniones de coordinación entre cuerpos policiales, porque eran compatibles con los efectivos de la Policía de la Generalitat.

Melero también solicitó que se citara a declarar al coronel de la Guardia Civil Mariano Martínez, interlocutor de López el 20 de septiembre, durante los registros de la operación Anubis y, en concreto, de la Conselleria de Economia, a la que no se pudo trasladar a los detenidos y de la que la letrada de la administración de justicia (antes, secretaria judicial) salió por la azotea. Al final renunció a este testimonio al entenderlo repetitivo con los prestados por los guardias civiles que ya han comparecido.

Aclarar una "mentira"

El abogado de Forn justificó ante el tribunal el careo en la necesidad de esclarecer las reuniones del 29 y 30 de septiembre, cuando según López, se informó a De los Cobos del dispositivo. Según el letrado, el coronel en su declaración del pasado 4 de marzo "tachó de mentira la manifestación que hoy ha corroborado el señor López". El coronel negó haber sido informado y calificó el dispositivo de "insuficiente, inadecuado e ineficaz". 

El comisario que dirigió a los Mossos durante el 155 explicó incluso que antes de declarar como testigo en la Audiencia Nacional, en la causa en la está acusado Trapero, le explicó tanto a Pérez de los Cobos como al exsecretario de Estado de Interior José Antonio Nieto que su visión de los hechos "era contradictoria con la de ellos". "No pido explicaciones, no hay debate, entendemos que cada uno explica la realidad cómo la vivió y la mía es esta", afirmó López.

Pero el testigo en la línea de lo que declaró su superior, Trapero, señaló que hubo un reparto de funciones entre los distintos cuerpos para evitar el 1-O, aunque obviamente no funcionó. "O acertamos o nos equivocamos todos", simplificó López.

El comisario fue el primero en aportar un dato que pese a los ríos de tinta que han corrido sobre el 'procés' se desconocía. Declaró haber informado a De los Cobos del contenido de las reuniones en las que se advirtió al entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, del riesgo de "disturbios", "conflictos", "desórdenes" y hasta "violencia", según dijo en una ocasión, que había el 1-O. 

Sostuvo que el 'expresident' respondió que si se producía el escenario del que le habían informado declararía la independencia. "Creo que es una frase que todos recordamos perfectamente porque es difícil de olvidar", dijo Ferran López, pero él ha sido el único que la ha recordado ante el tribunal.  

Otros juicios

La petición de Melero, basada en el artículo 729 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, es "excepcional", pero tampoco en el caso de acordarse será la primera vez que se celebre en un juicio. Durante el del secuestro de Segundo Marey por los GAL, el Supremo acordó por sorpresa y de oficio (sin que lo solicitara ninguna de las partes) celebrar varios entre los acusados al comienzo de una sesión. 

En aquel caso el exministro José Barrionuevo se enfrentó con el exgobernador civil de Vizcaya Julián Sancristóbal y luego con el exsecretario de los socialistas vizcaínos Ricardo García Damborena en relación con una conversación telefónica que pudo tener lugar en la noche del secuestro de Marey. Más recientemente en el juicio por la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo también se celebró un careo entre Miguel Carcaño y Samuel Benítez.

En el juicio del 'procés' nunca se podría acordar por sorpresa un careo, porque en el caso de entenderse necesario celebrarse un careo habría que volver a citar al comisario Ferran López y a Pérez de los Cobos para que comparecieran de nuevo.