28-a

El PSOE teme más la abstención que a sus rivales

"Pido una movilización extraordinaria para que no nos roben el futuro", señala Sánchez

Los socialistas tienen medio de que la sensación de victoria desactive a su electorado

Pedro Sánchez reclama a la gente que acuda a las urnas el 28-A. / JOSÉ LUIS ROCA (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Se lee en minutos

Los líderes de los partidos no suelen presentar las campañas electorales. Aún menos los presidentes del Gobierno. Los principales ejes de las dos semanas de mítines siempre han sido trasladados por los socialistas a través del secretario de Organización de turno. Pero esta no es una campaña cualquiera. Esta vez fue el propio Pedro Sánchez quien la presentó, en un acto largo, con testimonios de simpatizantes anónimos (un joven empresario digital, una pastora trashumante, una jubilada, una maestra…), que concluyó con un discurso del jefe del Ejecutivo pidiendo "un esfuerzo extraordinario de movilización".

Ahora mismo, a menos de cuatro semanas de los comicios, el principal temor del PSOE se encuentra en la abstención, no en las capacidades de sus rivales políticos. A grandes rasgos, el análisis que hacen los colaboradores del presidente es este. Todas las encuestas coinciden en que Sánchez logrará muchos más votos que sus contrincantes, que siguen inmersos en "sus errores" (las pensiones y el aborto en el caso del PP, el veto a los socialistas en el de Cs) o en "sus peleas internas", en referencia a Podemos. El principal peligro, continúan en el entorno de Sánchez, es que esa sensación de victoria asegurada haga que una parte de su electorado potencial acabe quedándose en casa, como creen que ocurrió el pasado diciembre en Andalucía.

Por debajo de una participación del 70%, calculan en el PSOE, corre riesgo su permanencia en la Moncloa, ya sea gobernando en solitario o en coalición, probablemente con Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, insistió este martes en esta fórmula. "Pido un esfuerzo extraordinario de movilización para que la abstención no nos robe el futuro", dijo Sánchez en el acto. Poco antes, los socialistas habían desvelado su nuevo lema. En coherencia con la campaña presidencialista que preparan, en la imagen se ve un primer plano del rostro del secretario general, sobre el que aparece la frase "Haz que pase".

Un lema polémico

Te puede interesar

El eslogan no ha estado exento de controversia interna. Primero, porque da lugar a equívocos sobre lo que tiene que pasar. Y después, porque está inspirado en la película 'Titanic'. El PP tardó poco en darle la vuelta al eslogan. "Este gobierno es el Titanic, un barco que se hunde", dijo su líder, Pablo Casado.

Pero en el PSOE confían en que nada de esto les haga daño. Ni siquiera polémicas como las palabras del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en las que daba a entender que habría que permitir un referéndum en Catalunya "si un 65% quiere la independencia", han tenido mucho recorrido. Tampoco los roces con los socialistas andaluces a cuenta de las listas.  Antes, habrían sido portada durante varios días, pero ahora ya no. El principal peligro, concluyen en el PSOE, es la abstención.