29 feb 2020

Ir a contenido

CITAS CON LAS URNAS

Sánchez carga contra las "barbaridades" del PP: "Ser Suárez no se hereda"

El líder del PSOE insiste en que el 28 de abril se elige entre futuro o "la derecha predemocrática y la prehistórica"

Julia Camacho

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Cultura, José Guirao, en un acto de precampaña en Almería.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Cultura, José Guirao, en un acto de precampaña en Almería. / EFE / CARLOS BARBA

El PSOE ha encontrado un aliado inesperado en esta precampaña electoral en las salidas de tono de los candidatos del PP o Ciudadanos. "No andan muy finos en fichajes", ironizó este viernes el secretario general, Pedro Sánchez, quien cargó a continuación contra las afirmaciones del número dos de los populares por MadridAdolfo Suárez Illana, a propósito del aborto. "Tras oír esas barbaridades, uno saca la conclusión de que ser Suárez no se hereda", afirmó.

En un acto en Almería acompañado del ministro de Cultura y cabeza de lista por esta provincia, José Guirao, el presidente del Ejecutivo insistió en que el próximo 28 de abril lo que se juega es "mirar al futuro o retroceder 40 años". Una vuelta al pasado que viene de la mano de una derecha "predemocrática" y otra "que viene de la prehistoria", en alusión de nuevo a las palabras del hijo del expresidente Adolfo Suárez con referencias a los "neandertales" y al recorte de derechos a las mujeres. "Que hablen de neandertales, que nosotros hablaremos del futuro de España", zanjó, apelando a la defensa de las conquistas sociales y los derechos logrados en las últimas cuatro décadas y que ahora están en cuestión.

Sánchez resaltó entonces que la ultraderecha no es una amenaza que se remonta a las pasadas elecciones andaluzas de diciembre, sino que siempre ha existido en España, "aunque antes votaban al PP y ahora tienen su partido". "Me preocupa menos la ultraderecha que su influencia en el discurso y los proyectos de la otra derecha", afirmó el líder de los socialistas, convencido de que tras su auge desde los comicios andaluces y su alianza posterior con el nuevo Ejecutivo, "no es que PP y Cs vayan a moderar a la ultraderecha como ellos dicen, sino que es la ultraderecha la que los está radicalizando". Así, ha recordado que debido a la influencia de la ultraderecha, se "están rompiendo muchos consensos y conquistas sociales", como la progresividad fiscal, el derecho al aborto o la violencia de género, destacó.

El 'cordón sanitario' de Rivera

El líder socialista también cargó contra Albert Rivera y su rechazo público a un pacto con el PSOE. Un "'cordón sanitario'" que, desgranó, supone rechazar "un partido con 150 años de historia de servicio al país, que ha derrotado a ETA, que aprobó la ley del aborto, la ley contra la violencia género o que ha realizado la mayor subida en décadas del Salario Mínimo Interprofesional". "Lo malo no es que le ponga un 'cordón' a mi persona, a los dirigentes del PSOE o a sus afiliados", subrayó, "sino que se lo pone a todos los españoles que alguna vez nos han votado".

En ese sentido, Sánchez apeló a combatir la abstención para frenar el avance de la derecha, porque "urnas vacías supondrán una involución". Y llamó a la movilización de los militantes en busca de esa mayoría amplia que permita no solo ganar sino también gobernar. "Estoy convencido de que habrá gente que nunca ha votado al PSOE, y que cuando me ve y me escucha dice que tampoco es que le guste mucho", proclamó ante un auditorio entregado, "pero entre lo que hay y lo único que puede representar el sentido común y mirar hacia adelante, apuesta por el PSOE".