EL TABLERO CATALÁN

Torra promueve un pacto parlamentario y social sobre la inmigración

El 'president' ha trasladado un documento de nueve puntos con medidas como evitar el partidismo

La propuesta recibe el apyo de los 'comuns' mientras Ciutadans muestra sus reticencias

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la presentación de la candidatura de JxCat a la alcaldía de Barcelona.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la presentación de la candidatura de JxCat a la alcaldía de Barcelona. / EFE / QUIQUE GARCÍA

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal / Berta López

El 'president' de la Generalitat, Quim Torra ha promovido un pacto político y social en relación al fenómeno de la inmigración. La propuesta consiste en un documento con antecedentes y descripción de la situación actual y que consta de una propuesta de acuerdo de nueve puntos, basados en un tratamiento justo de la cuestión en especial ante el inminente ciclo electoral. El promotor de la entidad Volem Acollir, Ruben Wagensberg lanzó la idea el pasado día 11 y Torra recogió el guante, que se ha transformado en un documento con propuetas.

La iniciativa de Torra, articulada conjuntamente con el 'conseller' de Treball, Afers Socials i Famílies, Chakir El Homrani, y el secretario de igualdad, migraciones y ciudadanía del Govern, Oriol Amorós, le ha llevado a contactar con numerosas entidades vinculadas a la inmigración durante los últimos días, para conseguir un apoyo transversal a su propuesta, así como trasladar al conjunto de fuerzas políticas del Parlament el documento también con el objetivo de lograr una suma mayoritaria de partidos a esta iniciativa, que será presentada en breve.

Apoyos y reticencias

El pacto será presentado en breve y prevé contar con una mayoría de apoyos políticos. Los 'comuns' han mostrado su apoyo. Marta Ribas, de Catalunya en Comú-Podem, afirma en declaraciones a EL PERIÓDICO, que "es importantísimo que haya un pronunciamiento unitario de que el que racismo no es aceptado en nuestra sociedad. Hay que frenar cualquier intento de discurso del odio. Y que haya una gestión responsable de la oleadas migratorias. La inmigración es estructural y positiva".

Por su parte, Ciutadans muestra reticencias y alega que Torra "no es el más apropiado" para liderar este pacto por sus textos "de marcado tinte xenófobo, racista y directamente contrarios a la inmigración en Cataluña, denunciados, además, por los tres principales partidos del Parlamento Europeo". La formación naranja deja en el aire su apoyo o no a la propuesta y alega que "hay que ampliar el objeto de trabajo a otro tipo de discriminaciones que también están haciendo mella en Cataluña como la LGTBIfobia, el antisemitismo o la aporofobia", informa Júlia Regué.

Los precedentes

No es la primera vez que se plantea en Catalunya una iniciativa similar, con el objetivo, entre otros, de frenar el uso de la inmigración como herramienta electoral. En diciembre del 2008, los partidos que formaban el Govern de José Montilla –PSC, ERC, ICV-EA- firmaron junto a CiU el Pacte Nacional per a la Immigració. El documento, que no contó con el apoyo ni del Partido Popular ni de la entonces nueva formación, Ciutadans, lo firmaron 32 agentes institucionales, políticos, económicos y sociales con el objetivo de "favorecer la gestión, la acogida y la integración de la inmigración". El pacto se vertebró en tres ejes principales: gestión de los flujos migratorios y acceso al mercado de trabajo, adaptación de los servicios públicos e integración en una cultura pública comuna. En el marco de este tercer eje  se acordó la necesidad de la "no utilización instrumental del hecho migratorio en los periodos electorales por parte de los partidos políticos con representación en Catalunya".

El ‘no’ de Cs y el PP

Noticias relacionadas

Ciutadans justificó su no adhesión al plan considerando que este "instrumentalizaba el fenómeno de la inmigración para ponerlo al servicio de la construcción nacional de Catalunya" y que su objetivo era "el establecimiento de una política migratoria al margen del Estado" invadiendo, a su juicio, las competencias del Gobierno central. Asimismo, Ciutadans consideró que con el acuerdo de no utilizar el hecho migratorio para hacer campaña electoral "se hurtaba a la ciudadanía un debate sobre uno de los temas que los catalanes consideraban entre los tres más importantes". El PP tampoco firmó el acuerdo. Tres años más tarde, en las municipales de 2011, los populares obtuvieron los mejores resultados de su historia en Catalunya. Xavier García Albiol se convirtió el alcalde de Badalona, la tercera ciudad catalana, con un discurso que relacionaba delincuencia e inmigración y que según Xavier Bosch -director general para la Inmigración de la Generalitat  entre 2011 y 2016- promovía la demagogia y "ponía en peligro la convivencia".

Durante la campaña electoral de las siguientes elecciones tras el pacto Nacional, en 2010, Joan Puigcercós, presidente de Esquerra Republicana en aquél entonces advirtió al líder de Convergència i Unió, Artur Mas, que no usara la inmigración como una herramienta de "desgaste" electoral y le recriminó que su coalición no había asistido a la última reunión de seguimiento del Pacto.