26 oct 2020

Ir a contenido

VUELVE A LAS CALLES

El PP modificará "en algunos aspectos" la ley del aborto si gobierna tras el 28-A

Teodoro García Egea anima a "impulsar la ley de protección a la maternidad" que implicará cambios en la ley actual

Tras años sin participar, y en los que solo Vox enviaba a sus dirigentes, la cúpula del partido acude a una movilización que rechaza incluso la ley de 1985

Luis Rendueles

Manifestación contra el aborto en Madrid. / Efe /JUAN CARLOS HIDALGO / EFE

Manifestación contra el aborto en Madrid.
El secretario general del PP, Teodoro García Egea, en la marcha contra el aborto de Madrid convocada por la Plataforma Sí a la Vida.

/

La ley de protección a la maternidad que aprobará el PP si gana las próximas elecciones generales hará que "en algunos aspectos" se modifique la ley del aborto. Así lo ha asegurado a este diario el secretario general del PPTeodoro García Egea, que ha participado este domingo en la "Marcha por la vida" que se ha celebrado en Madrid contra el aborto, convocada por la Plataforma Sí a la Vida. Unas 6.000 personas estuvieron allí, según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno.

Esta marcha lleva celebrándose desde el 2011 y a ella acudían habitualmente a título particular otros años algunos representantes populares, como Jaime Mayor Oreja o Luis Peral. Con la presencia hoy de su número 2 y de otros dirigentes, como la secretaria de la junta directiva nacional, Mari Mar Blanco y el alcalde de Guadalajara y responsable de Sanidad, Antonio Román, la cúpula del PP regresa e impulsa a las movilizaciones antiaborto. Los dos últimos años, el único líder político que había participado fue el dirigente de VoxSantiago Abascal. Este año, la representante de Vox fue su candidata número uno por Murcia, Lourdes Méndez Monasterio, ex diputada del PP.

"Hasta los de Podemos tienen familia"

Antes del inicio de la concentración, García Egea ha asegurado: "Todos tenemos familia. Hasta los de Podemos. El Estado tiene que poner todos los recursos para apoyar a la mujer embarazada y a las parejas que quieren seguir con su embarazo". Cuando estaba haciendo esas declaraciones, un manifestante se acercó y le dijo en voz alta. "A ver si cuando lleguemos al Congreso, cumplimos. Que llegamos al Congreso y nos acojonamos", en alusión al último gobierno de Mariano Rajoy y su fallido proyecto para cambiar la ley del aborto que costó el puesto al entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Posteriormente, en conversación con EL PERIÓDICO, el número dos del PP ha asegurado que si su partido gobierna tras las elecciones del 28 de abril, impulsará la "la ley de protección a la maternidad", que incluirá medidas de conciliación laboral y también "en algunos aspectos modificará la ley del aborto". García Egea, sin embargo, no ha querido profundizar en esos cambios para no "entrar en el marco de la izquierda". "El aborto no es un derecho, es un drama", concluyó.

Hazte Oir

Por su parte, Ignacio Arsuaga, líder de Hazte Oír, que también acudió a la marcha, ha celebrado el regreso del representantes del PP a las movilizaciones contra el aborto. "Con Pablo Casado ha habido un cambio positivo. Incluso anunció un regreso a la ley de 1985, pero luego recibió presiones internas. El PP es un partido muy complejo", ha destacado. La entidad acaba de promover el autobús contra las movilizaciones feministas del 8-M en el que había un dibujo de la cara de Adolf Hitler y ha perdido la condición de asociación "de utilidad pública" por una de sus campañas contra los transexuales. Arsuaga y García Egea coincidieron al final del acto y se saludaron cariñosamente.

La plataforma Sí a la Vida organizó la manifestación. Su portavoz, Alicia Latorre, explicó que están contra la ley actual y también contra la de 1985, conocida como los tres supuestos. Defendió derogarla y dar ayudas a la maternidad, de forma que puedan prohibirse todos los supuestos legales. Sobre el regreso de los dirigentes del PP, la portavoz explicó que todos eran "bienvenidos" y añadió que "sus motivos tendrán".

La marcha, la más numerosa de los últimos años, transcurrió en un ambiente festivo, con abundancia de jóvenes, madres con carritos de bebé, globos verdes y cánticos de "España unida, lucha por la vida". En la esquina de la calle Serrano con Goya, algunos participantes se detuvieron a saludar a Carmen Lomana, celebrity televisiva a quien todo el follón parecía haberle sorprendido de compras. Al escenario luego subieron dos jóvenes que habían sido padres siendo casi adolescentes y un matrimonio con sus dos hijos, ambos con síndrome de down. Concluyó con la lectura de un manifiesto en el que se rechaza el aborto, la investigación con embriones, la eutanasia y la "cultura de la muerte".