Ir a contenido

INCÓGNITAS EN EL NACIONALISMO

¿Existe hoy un espacio electoral para la moderación convergente?

Los expertos pronostican que a corto plazo, los pactistas del PDECat tendrían poco margen en el tablero catalán

El medio y largo plazo podría jugar a su favor si se modera la actual polarización extrema

Fidel Masreal

¿Existe hoy un espacio electoral para la moderación convergente?

EFE / MARISCAL

¿Existe un espacio político, electoral y social para que los que en la posconvergencia defienden un proyecto soberanista dialogante de centro derecha? Esta es una de las cuestiones clave en el seno del independentismo, y que los promotores de esta vía llevan tiempo respondiendo afirmativamente, asegurando que siempre ha habido en Catalunya un votante catalanista pactista y situado en el espacio templado del eje izquierda-derecha. Ahora bien, ¿existen datos que sostengan esta afirmación?

Expertos en política como Lluís Orriols hacen la siguiente reflexión: "Un espacio nacionalista de centro-derecha, dialogante, ahora es posible que no gane elecciones pero puede ser un campo base para construir un espacio electoral". "Es la construcción de un espacio a medio y largo plazo", añade, porque a corto plazo hoy es "menos atractivo", en un escenario tan llevado a los extremos como el actual. Y es que como explica la directora de GESOP, Àngels Pont, hoy por hoy el debate en Catalunya está extremadamente polarizado y durante los últimos años la antigua Convergència ha ido perdiendo apoyos, con fugas incluso hacia Ciutadans. Pont añade que el eje izquierda- derecha está supeditado al independentismo, y apunta que si se cruzan datos de ideología y sentimiento de pertenencia, contando por ejemplo a votantes de Junts per Catalunya que se sienten españoles, se obtendría una horquilla de entre 300.000 y 400.000 posibles votantes de este espacio.

El periodista y profesor universitario Marçal Sintes, defiende claramente la existencia de esta posición templada en el tablero: "Personas que se sitúan entre el centro-izquierda y el centro-derecha, soberanistas e independentistas que consideran que, para conseguir un referéndum o la independencia, hay que cambiar la estrategia, partiendo en primer lugar de un análisis realista y sincero de lo que ha sucedido". Sintes apunta, como Orriols, al factor tiempo: "Con el tiempo este tipo de enfoque [moderado] se reforzará, pero este espacio debe articularse". En ello están, e incluso algunos de ellos apuntan a la existencia de estudios que les ofrecerían una franja de apoyos electorales de unos 250.000 ciudadanos. La gran cuestión es si la apuesta más rupturista del 'expresident' Carles Puigdemont, que a corto plazo, señala Orriols, puede tener impacto, lo seguirá teniendo a medio y largo plazo o bien tendrá dificultades para su consolidación.

Más a la izquierda

Hablando de la apuesta de centro-derecha, según el barómetro del Centre d’Estudis d’Opinió realizado entre octubre y noviembre pasados, en el eje izquierda derecha, los catalanes que se sitúan del centro a la derecha son clara minoría. En una escala de 0 a diez, siendo cero la extrema izquierda, y 10 la extrema derecha, la media de todas las respuestas se ubica en el 3,74. Un promedio que se ha ido acercando a la izquierda, dado que en junio del 2017 era del 3,96.

Esta evolución de la posición de los ciudadanos (otra cosa, como recuerda Orriols, es que al preguntarles sobre cuestiones como impuestos su comportamiento sea más conservador de lo que dicen ser), explica por qué la propuesta política que lidera el 'expresident' Carles Puigdemont se ha alejado de posiciones conservadoras, fichando para la Crida a Jordi Sànchez, que estuvo vinculado a Iniciativa, y a Toni Morral, exalcalde ecosocialista de Cerdanyola. Ello se explica también por lo que señala Orriols: "Hay una correlación entre el eje izquierda- derecha y el independencia-no independencia, y esto ha hecho que la gente que es independentista acabe siendo más de izquierdas". Por ello es ERC la que ocupa hoy por hoy la centralidad de este espacio independentista, porque la opinión pública se ha acercado a su espacio.

Falta de líder

Uno de los retos fundamentales de los defensores de este espacio es, y así lo asumen, la falta de liderazgo. Sintes afirma es necesario que "surjan liderazgos que puedan encarnar con eficacia" esta apuesta. Con todo, y esta es otra conclusión que comparten los promotores de esta estrategia y los analistas, todo ello no tomará forma hasta que finalice el actual ciclo electoral y lleguen las sentencias del juicio del 'procés'. En cuanto a los nombres, la titular de Empresa, Àngels Chacón, es una de las personas señaladas cara al futuro de este espacio político, sin descartar la promoción de dirigentes procedentes del municipalismo. El 'expresident' Artur Mas ha dejado ya clara su disposicón a ayudar, de entrada sin optar al liderazgo. Cuestión aparte es si los integrantes de este espacio -diputados como Carles Campuzano, Jordi Xuclà, la senadora y exlíder del PDECat, Marta Pascal- se podrán poner de acuerdo entre ellos y con figuras de su entorno para decidir si dar la batalla en el seno del partido posconverente o bien creando otra formación. Esa es otra cuestión, no menor, y no resuelta.