Ir a contenido

'doctrina del castillo'

El lobby español de armas saca pecho con Vox: reuniones habituales y apoyo a Abascal

ANARMA presume de contactos con el partido ultraderechista de cara a la tranposición de la directiva

El Periódico

El lobby español de armas saca pecho con Vox: reuniones habituales y apoyo a Abascal

ANARMA FACEBOOK

La Asociación Nacional del Arma de España (ANARMA), el lobby armamentístico patrio, ha recibido con agrado la defensa del líder de Vox, Santiago Abascal, del derecho a tener armas en casa y su uso en defensa propia. 

Este grupo, una suerte de Asociación Nacional del Rifle (NRA) estadounidense a pequeña escala, se jacta de sus contactos con el partido ultraderechista y ha adoptado una posición muy activa para influir en la legislación de armas comunitaria y nacional.

En concreto, este lobby trató de impedir que la Comisión Europea restringiera el uso de armas y, tras la directiva de abril de 2017, ha redoblado sus esfuerzos para presionar a los partidos de cara a la transposición nacional.

Por ello, ANARMA ha intensificado su actividad y presume de contactos con Vox. Tras las palabras de Abascal en armas.es, esta organización no ha dudado en sacar pecho en redes sociales, tachando la novedad de "BOMBA MEDIÁTICA". 

Doctrina del Castillo

En su opinión, la situación de las armas en España cambia "radicalemente" con las palabras de Abascal, ya que "apoya y defiende la 'Doctrina del Castillo'". Heredada del Reino Unido, esta idea explota la cultura del miedo y apuesta por la ley de la defensa propia, consagrando el derecho al uso de armas para defenderse.  En 2005, el gobernador de Florida, Jeff Bush, la volvió a popularizar con la 'Stand your ground act', al hacer legal para los residentes de este territorio de EEUU "responder con fuerza a la fuerza, incluida la fuerza letal," ante las amenazas.

La asociación pro-armas "lleva meses reuniéndose con diferentes partidos políticos (...) y empujando por cambios en las políticas de armas de nuestro país", admite, antes de jactarse de que Abascal "habla sin complejos del derecho a la autodefensa" y de tachar esta declaración de "antes y después".

En el muro de Facebook de esta organización aparecen cargos de ANARMA fotografiados con políticos de Vox (también han sido recibidos por Ciudadanos) como Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros.

Interior limita

Pese a estos esfuerzos, el Gobierno limitará la reforma del reglamento de armas de fuego a lo que le exige la normativa europea, que reforzó el control en la adquisición y tenencia. Así, el Ejecutivo no va a incorporar otros cambios, lo que ha generado malestar entre las organizaciones armanetísticas, de caza y dederaciones afectadas.

Pese a los intentos de ANARMA, aún queda a años luz de la Asociación Nacional del Rifle, una grupo tan potente en EEUU que llegó a donar 30 millones de dólares a la campaña del actual presidente, Donald Trump. Aunque ahora se han distanciado, el propio mandatario llegó a prometerles que  tendrían "un amigo en la Casa Blanca".

Unas 8.500 armas cortas del tipo B

España tiene autorizadas casi tres millones de armas, de las que 8.459 son cortas del tipo B, las calificadas como de 'autodefensa' particular y a las que se ha referido Abascal. La Guardia Civil, con competencias exclusivas en materia de armas, gestiona cerca de 1.700.000 licencias y más de 2.900.000 armas (existen licencias para más de un arma), según los datos facilitados el 7 de febrero pasado en la inauguración de las nuevas dependencias de la Intervención de Armas y Explosivos de Madrid capital.

En su web, el Instituto Armado explica que la expedición de este tipo de armas cortas tiene un "carácter restrictivo" y que se limita a los "supuestos de especial riesgo". "La razón de defensa de personas o bienes, por sí sola, no justifica la concesión de la licencia B", advierte. Es el director general de la Guardia Civil quien autoriza este tipo de armas.

En una respuesta parlamentaria por escrito a pregunta del senador Carles Mulet (Compromís), a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno de Pedro Sánchez aseguró el pasado 14 de diciembre que en 2018 había en vigor en todo el territorio nacional 8.459 licencias de armas cortas del tipo B, es decir, licencias para que particulares dispongan de pistolas o revólveres. Aquí no se incluyen las armas reglamentarias de los agentes de las Fuerzas de Seguridad o del Ejército, ni tampoco las de caza o uso deportivo, sean de fuego o no. Fuentes del Instituto Armado consultadas por Europa Press han asegurado que el último dato del que disponen sobre las licencias de tipo B es el de 2017, cuando se dio luz verde para 8.048 armas cortas. En su respuesta por escrito, el Gobierno cifra en 7.847 las licencias en ese año. También hubo 275 licencias denegadas.

Al contrario de lo que ocurre en otros países donde el uso de armas en defensa propia está permitido, como en Estados Unidos, en España este uso está restringido previa autorización y justificación de su uso. La ley obliga a resguardar las armas de fuego en lugar seguro y comunicar inmediatamente su extravío o robo.