Ir a contenido

ACTO DE ALCALDES

Meritxell Budó pagó con dinero público un viaje a Bruselas, aunque después rectificó

La futura 'consellera' de Govern argumentó que acudía en representación de su ayuntamiento

Un día más tarde se echó atrás ante los "insultos" y "amenazas" recibidas

El Periódico

Foto de familia de los miembros del Consell de la República, con Puigdemont en el centro y Meritxell Budó detrás de él.

Foto de familia de los miembros del Consell de la República, con Puigdemont en el centro y Meritxell Budó detrás de él. / ACN

La alcaldesa de La Garriga, Meritxell Budó, quien según la Agència Catalana de Notícies (ACN) será la próxima 'consellera' de Presidència y portavoz del Govern en sustitución de Elsa Artadi, fue una de las alcaldesas que en noviembre del 2017 cargó a las arcas municipales un viaje de alcaldes independentistas a Bruselas, según explicó ella misma a EL PERIÓDICO.

La delegación de electos llegó, el 7 de noviembre del 2017, a la capital europea en un vuelo chárter fletado por la empresa European Aviation y se trasladaron en autobús hasta el centro del barrio comunitario para protestar contra el encarcelamiento de ocho miembros del Govern de Carles Puigdemont y los entonces presidentes de Òmnium Cultural y la ANC. Por último, por la tarde, celebraron un gran acto en una sala que alquilaron. En total, 300 euros por cabeza.

La pregunta que sobrevoló toda la jornada fue quién había pagado el viaje y los gastos de los 200 alcaldes independentistas. Budó lo aclaró: "Hay de todo. Hay alcaldes que se han pagado el billete y hay alcaldes a los que se lo paga el ayuntamiento. Ha sido una decisión personal. En mi caso, vengo en representación de mi ayuntamiento. He entendido que es un acto institucional, que estoy representando a mi municipio y a la institución que represento y en este caso lo paga el ayuntamiento".

Un día más tarde, ante el revuelo causado, la alcaldesa de La Garriga anunció que había decidido finalmente no cargar los gastos del viaje a las arcas municipales ante el "alud de insultos" y "amenazas recibidas" y censuró que lo único que interesó de aquel viaje fuese "el hecho de que el ayuntamiento tendría que pagar" sus gastos.