Ir a contenido

PRESENTACIÓN DE LISTAS A LAS GENERALES

Casado llama a la "unidad" del PP tras deshacerse del 'sorayismo'

El líder conservador defiende su "renovación tranquila" un día después de purgar en las listas a los partidarios de la exvicepresidenta

Cayetana Álvarez de Toledo se estrena como candidata por Barcelona acusando al independentismo de "xenofobia y racismo"

Juan Ruiz Sierra

Casado asegura que en el PP nadie queda descolgado de las listas y que el partido sigue unido. / VÍCTOR LERENA (EFE / VÍDEO: EFE)

Purga un día, mensaje conciliador al siguiente. Pablo Casado dejó el viernes fuera, durante la elección de los cabezas de lista del PP a las generales, a todos aquellos que apoyaron a Soraya Sáenz de Santamaría en la reciente batalla por el liderazgo de los conservadores. Este sábado, en la presentación de esos candidatos, ha llamado a la "unidad".

"Hoy se presenta un equipo orgulloso de su pasado, con una renovación tranquila", ha dicho el presidente del PP. "Este es un partido unido, que no va a ponerse a evaluar lo que se ha hecho mal o bien, sino que dice que va a hacerlo mejor", ha añadido, poco antes de definir al PP como "la vacuna contra los riesgos que amenazan a nuestra nación".

Y a partir de aquí, ataques a Ciudadanos por "pregonar la regeneración democrática" y acabar haciendo "pucherazos", en referencia a lo ocurrido en las primarias de Castilla y León, donde fue anulada la victoria de la candidata preferida por Albert Rivera, Silvia Clemente, exconsejera autonómica del PP, por irregularidades en la votación. A Vox, por "esconderse en las redes" y "no dar ruedas de prensa".

Pero sobre todo al PSOE y a Pedro Sánchez. Por "llevar" a España a la "ruina" económica con los reales decretos sociales de los últimos tiempos, como la ampliación del permiso de paternidad. Por diseñar "una campaña sucia para denostar a los representantes de otros partidos", ha dicho Casado, que a principios de febrero, durante una sola comparecencia, llamó al presidente del Gobierno "traidor", "felón", "ilegítimo", "chantajeado", "deslegitimado", "mentiroso compulsivo", "ridículo", "adalid de la ruptura en España", "irresponsable", "incapaz", "desleal", "catástrofe", "ególatra", "chovinista del poder", "rehén", "escarnio para España", "incompetente", "mediocre" y "okupa". Y por sus presuntos "tratos inconfesables" con ERC y el PDECat.

La manifestación de Madrid

El líder del PP se ha detenido aquí en la manifestación independentista de este sábado en Madrid. "Vienen hoy a Madrid 60 entidades financiadas con el dinero de todos los españoles, con el dinero del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) –ha señalado- Tenemos muy claro que vienen a reivindicar a Sánchez, pero van a exigir un pago al contado. Vienen a la capital, a las puertas de la Moncloa. Porque ya ha quedado claro que Sánchez pretende  revalidar este Gobierno con independentistas, batasunos y comunistas. Vienen a exigirle que cumpla, pero lo exigen preventivamente".

Más allá de una breve presentación de los cabezas de lista por parte del secretario general del PP, Teodoro García Egea, el único discurso además del de Casado ha sido de Cayetana Álvarez de Toledo, número uno por Barcelona, cuyo fichaje ha causado sorpresa y polémica. Primero, porque a finales del 2015 renunció a continuar en el equipo de Mariano Rajoy al "no encontrar argumentos suficientes para defender la gestión" del expresidente, a quien acusó de "abdicar de su responsabilidad constitucional de hacer cumplir la ley en Catalunya". Y después, porque nunca ha vivido en la comunidad autónoma.

Álvarez de Toledo ha sido aún más dura que Casado frente al independentismo, al que ha acusado de ser "racista" y "xenófobo" en sus políticas. "¿Por qué me presento hoy por Barcelona? Muchos en el nacionalismo se preguntan qué hace esta, que no es de aquí, por Barcelona. Pero este gesto es una impugnación del proyecto nacionalista, que consiste en convertir a nuestros conciudadanos en extranjeros. Cuantas más veces lo digan más exponen la cara sucia de su proyecto: la xenofobia y el racismo. Cuanto más veces digan que soy de fuera y no hablo catalán, más poderoso será el sentido de esta candidatura. Porque el proyecto nacionalista, allí donde esté, se resume en el objetivo de convertir a nuestros compatriotas en extranjeros. Eso es el 'procés': un gigantesco proyecto de extranjería, de xenofobia. Hay catalanes que no quieren vivir con otros catalanes, pero eso no se llama democracia, eso se llama xenofobia, intolerancia, la negación del proyecto en libertad que nace en España en 1978", ha explicado la candidata. Para Álvarez de Toledo, "España solo seguirá unida y democrática con un Gobierno del PP, presidido por Pablo Casado".