Ir a contenido

EL PROCESO SERÁ LARGO

Puigdemont amplía al Reino de España la demanda contra el juez Llarena

El presidente fugado y los 'exconsellers' piden a los jueces belgas que lleven su caso ante el Tribunal de Justicia de la UE

Silvia Martínez

Puigdemont, en un coloquio de la Universidad de Groninga, el pasado febrero.

Puigdemont, en un coloquio de la Universidad de Groninga, el pasado febrero. / NJO DE HAAN (AFP)

Carles Puigdemont y el resto de 'consellers' han presentado esta semana la demanda civil contra el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, por parcialidad y vulneración de sus derechos fundamentales en la que han incorporado al Reino de España, que en septiembre pasado solicitó personarse también en la causa.

Además, piden al tribunal belga que debe dirimir el caso que remita una pregunta prejudicial al Tribunal de Justicia de la UE para que la justicia europea determine si Llarena tiene inmunidad, tal y como sostiene España que considera que Bélgica no tiene jurisdicción, o no la tiene, como argumenta la defensa de Puigdemont que denuncian una vulneración de derechos europeos.

La vista oral, en el 2020

El equipo de juristas del 'expresident' considera que los tres jueces belgas que examinan el caso están obligados a preguntar a la máxima instancia europea. El proceso, no obstante, será largo. La defensa de España tiene ahora un plazo de dos meses para responder a todas las alegaciones recogidas en la demanda cuya vista oral tendrá lugar, según los tiempos que manejan, durante el primer semestre del 2020. Si se confirma que los jueces piden la intervención de Luxemburgo el proceso podría alargarse hasta finales de año.

“Si tenemos una situación en que un juez comete una falta y es parcial habría un proceso en Bélgica. Esperamos que el juez reconozca que el juez Llarena cometió una falta”, ha explicado este viernes el abogado Christophe Marchand.

El equipo que defiende a Puigdemont también considera que España “se disparó un tiro en el pie” cuando decidió salir en defensa de Llarena porque es lo que les ha permitido ampliar la demanda y que se examine a Llarena no solo como persona, por las polémicas declaraciones de Oviedo, sino también sus actuaciones como juez.