Ir a contenido

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN SOBRE VENEZUELA

El soberanismo se une en una resolución contra Juan Guaidó en el Parlament

El texto rechaza avalar "una operación política que no respeta la soberanía de Venezuela"

El documento lo suscriben JxCat, Esquerra, Catalunya en Comú-Podem y la CUP

Berta López

Manifestación de apoyo a Nicolás Maduro en Caracas

Manifestación de apoyo a Nicolás Maduro en Caracas / AP / RODRIGO ABD

El pleno del Parlament debatirá próximamente una propuesta de resolución sobre la situación en Venezuela. El texto, que denuncia el "ataque a la soberanía nacional" de Venezuela llevada a cabo por una “operación política”se aleja de la postura mayoritaria que han ido tomando los distintos países de la UE, incluido España. No es noticia que hayan sido ERC, los 'comuns' y la CUP los impulsores de esta moción, pues los tres partidos ya se habían posicionado abiertamente en contra de lo que coinciden a calificar como "golpe de Estado". Lo que tal vez sorprenda un poco más es el cuarto firmante: Junts per Catalunya. Hasta ahora el partido liderado por Carles Puigdemont había evitado posicionarse respecto al conflicto en Venezuela.

Según explican fuentes del grupo parlamentario, JxCat no reconoce a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. La formación deja claro que no elogiará un régimen como el de Maduro, que "vulnera los derechos humanos, tiene presos políticos y obstruye el papel natural de la oposición", pero que tampoco puede aceptar esta operación "que se disfraza de humanitaria".

Una afirmación que apoyan con el hecho de que Cruz Roja Internacional no ha participado en la intervención, considerando que no hay motivos humanitarios para ello. "Ni intervención americana ni un régimen como el de Maduro", consideran desde partido. Tal como queda plasmado en el último párrafo del texto, JxCat considera que para desencallar el conflicto en Venezuela "hacen falta unas elecciones" convocadas por Maduro.

"Operación política"

La resolución insta al Parlament a no avalar "una operación política que no respeta la soberanía venezolana y que tiene a ver con el control y la gestión de sus recursos naturales fósiles" y a denunciar la "imposición de intereses económicos" que no responden a los del pueblo de Venezuela, sino a "razones geoestratégicas" e "intereses de las grandes multinacionales", sin respetar los "derechos y libertades de los pueblos".

El texto reconoce que se deben respetar los oponentes políticos y condenar la represión y encarcelamientos políticos, refiriéndose tanto a Venezuela como a España, pero que este hecho no legitima "una injerencia que nada tiene que ver con estos principios fundamentales". Al final del documento, se hace un llamamiento al "dialogo" y las "urnas", al tiempo que se reafirma "la defensa de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía" y el "respeto a la soberanía nacional" como "herramientas para la resolución democrática de conflictos políticos".

Las reacciones en Catalunya

La mayoría de partidos catalanes ya habían manifestado públicamente sobre la crisis de Venezuela. Ciutadans mostró desde el primer momento su apoyo incondicional a Guaidó e instó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a reconocerlo. Mientras tanto, ERC se mostró contraria al ultimátum de Sánchez y a reconocer al presidente de la Asamblea Nacional Venezolana como presidente interino del país. Joan Tardà defendió que “el poder legítimo radica en el presidente Maduro” y coincidió con Diego Cañamero, diputado de Unidos Podemos, en que en Venezuela “se está dando un golpe de Estado”.

Por su lado, Catalunya en Comú Podem rechazó el “intento ilegítimo de sustitución de la presidencia de Venezuela”calificándolo también de “intento de golpe de Estado”. Los 'comuns' denunciaron el ultimátum impuesto por Sánchez y defendieron "la mediación por una solución pacífica y democrática a la crisis" sin "alinearse con Trump". 

De los partidos que se han opuesto al reconocimiento de Guaidó, la CUP es quien lo ha hecho de forma más frontal, apoyando explicitamente a Maduro. La formación de la izquierda independentista denunció la "injerencia" y el "golpe de Estado a la soberanía popular de Venezuela".

Después del inmediato reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela por parte de la Casa Blanca, los apoyos al hasta el momento presidente de la Asamblea Nacional Venezolana fueron llegando poco a poco desde el lado este del Atlántico. Tres días después de la autoproclamación de Guaidó como presidente, Pedro Sánchez advirtió a Nicolás Maduro de que si en los ocho siguientes días no convocaba unas elecciones  “justas, libres y transparentes” España reconocería al primero como presidente de Venezuela.

Tras una semana del apagón en casi todo el territorio venezolano que empezó el jueves 7 de marzo a raíz de un fallo en la red eléctrica, la situación en el país aún no ha vuelto a la normalidad. El desastre, se ha cobrado la vida de al menos 20 personas hasta el momento y ha interrumpido el subministro de agua potable para la población.