Ir a contenido

Cs intenta frenar en el Congreso la ampliación del permiso de paternidad

El partido naranja pide un informe jurídico para garantizar la constitucionalidad de la norma

Los decretos de los "viernes sociales" podrán enmendarse en plena campaña electoral

Pilar Santos

Albert Rivera comparece tras anunciarse el adelanto electoral.

Albert Rivera comparece tras anunciarse el adelanto electoral. / EDUARDO PARRA (EUROPA PRESS)

Los intentos de dificultar los llamados “viernes sociales” de Pedro Sánchez por parte de Ciudadanos y PP continúan. Después de que la Junta Electoral Central diera la razón al Ejecutivo y no anulara las ruedas de prensa tras los Consejos de Ministros, este miércoles el partido naranja inició una estrategia para intentar tumbar los permisos de paternidad de 8 semanas y los populares confirmaron que recurrirán al Tribunal Constitucional los “decretazos electorales” del Gobierno.

El partido de Albert Rivera pidió un informe a los letrados del Congreso para saber si el Ejecutivo puede modificar la ley orgánica de igualdad del 2007 a través de un decreto ley con el fin de ampliar la baja de los padres a partir del 1 de abril. Ignacio Prendes, representante de Ciudadanos en la Mesa de la Diputación Permanente (el órgano que sustituye al Congreso cuando las Cortes están disueltas por elecciones), explicó que solicitó un informe para que se aclare esta cuestión. Blandió como antecedente el intento de Felipe González, en 1986, de cambiar la ley orgánica del poder judicial a través de un decreto ley. El Constitucional lo tumbó. El PP, que preside la Mesa con Ana Pastor, apoyó la petición y los expertos aportarán su informe por escrito este jueves.

La maniobra enervó al Gobierno y al PSOE. Rafael Simancas, portavoz de los socialistas, aseguró que los letrados ya le dijeron a Prendes y Pastor de viva voz en la reunión de la Mesa que los preceptos de la ley que modifica el decreto "no son de carácter orgánico". Los socialistas y el Gobierno creen que no podrán "evitar" que la nueva baja de paternidad siga su camino. Simancas avisó de que populares y naranjas rozan el “delito de prevaricación". Se da la circunstancia que Cs había hecho bandera del aumento de estos tipos de permiso hasta ahora.

Situación inédita

"Cuando hay periodos electorales la gente se pone un poquito nerviosa. Que los ciudadanos estén tranquilos. Mientras yo esté presidiendo la Diputación Permanente ahí se está para cumplir la ley", afirmó Pastor en la Sexta tras escuchar a Simancas.

Según Prendes, si los letrados avisan de que el decreto tiene visos de inconstitucionalidad, la Mesa debería tomar medidas. La no admisión del decreto crearía una situación inédita. El diputado está convencido de que en ese caso la norma no podría entrar en vigor el día 1, como decidió el Ejecutivo.

En la reunión de la Mesa también se analizó el informe para saber si los decretos leyes de los "viernes sociales" se pueden tramitar como proyecto de ley (con enmiendas) si algún partido lo pide. La respuesta fue afirmativa: se puede modificar el contenido de los decretos leyes. Pastor explicó que habrá de margen hasta el 20 de mayo, el día antes de la constitución de las nuevas Cortes que salgan de las generales del 28-A. Esto significa que los grupos podrán tratar de matizar las iniciativas de Sánchez en plena campaña. 

En estos momentos hay tres decretos leyes pendientes de la Diputación Permanente, que Pastor convocará a iniciativa propia: la preparación del 'brexit', la regulación del mercado de la vivienda y el permiso de paternidad. En todo caso, el líder del PP, Pablo Casado confirmó que llevará al Constitucional “los decretazos de los viernes”, aunque la respuesta de ese tribunal tarde en llegar varios meses.

Las modificaciones de la ley orgánica

El artículo uno del decreto ley de permisos de paternidad que ha redactado el Gobierno recoge la modificación de dos artículos de la ley orgánica de igualdad de 2007 en lo referente a la elaboración de planes de igualdad por parte de las empresas.

El Gobierno cambia el artículo 45 para extender hasta las empresas de 50 trabajadores o más la obligatoriedad de negociar y aplicar estos planes. Hasta ahora, sólo era imperativo para las compañías de más de 250 empleados, mientras que en el caso del resto era una iniciativa opcional.

Además, hay modificaciones en el artículo 46 para la creación de un Registro de Planes de Igualdad de las Empresas, dependiente de la Dirección General de Trabajo, en el que deben quedar registradas todas las compañías con este programa. Y se recoge el desarrollo de un reglamento que servirá para determinar las materias, las auditorías salariales y los sistemas de evaluación y seguimiento de los planes de empresas, así como lo relativo a la constitución, características y condiciones, inscripción y acceso al nuevo registro.