Ir a contenido

Extraño allanamiento

El juez que investiga a Villarejo, con escolta tras penetrar un desconocido en su casa

El magistrado Manuel García Castellón instruye también los casos Lezo y Púnica

Alguien deambuló por su domicilio madrileño y escapó dejando la puerta abierta

Juan José Fernández

Manuel García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional.

Manuel García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional. / DANIEL MORDZINSKI

Manuel García Castellón, magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, lleva dos días sometido a la protección reforzada permanente de escoltas del Cuerpo Nacional de Policía, después de que su casa haya sido allanada por un desconocido.

Como ha adelantado El Mundo, a las siete de la tarde del pasado martes un allegado del juez detectó la presencia de alguien en su casa de Madrid. Le oyó caminar por la casa durante unos minutos, pero creyó que se trataría de García Castellón de regreso a la vivienda. El asaltante pudo moverse por la casa hasta que salió, dejando la puerta abierta de par en par. Otro familiar que llegó dio la alerta al ver la puerta abierta y al comprobar que el juez no estaba en la casa.

Fuentes cercanas a la investigación confirman a EL PERIÓDICO que al magistrado se le ha puesto además un servicio de vigilancia de la casa. García Castellón instruye la red de seguimientos ilegales, grabaciones, coacciones y amenazas del excomisario de Policía José Manuel Villarejo, además de casos de enorme importancia política, como las operaciones Lezo (que envió a la cárcel de forma preventiva al expresidente madrileño Ignacio González) y Púnica (que tiene al exvicepresidente madrileño Francisco Granados como principal inculpado), y económica, como el supuesto espionaje de Villarejo por encargo del BBVA

Las fuentes consultadas por este diario aclaran que la puerta de la casa del juez García Castellón no muestra signos de violencia, por lo que cobra fuerza la hipótesis de que el asaltante contara con llaves u otra herramienta capaz de abrirla. También quedó abierta la puerta del salón del togado. La Policía ha tomado huellas por toda la casa, y no descartan estas fuentes aún que el allanador se fuera con las manos vacías, si bien no se llevó el ordenador del magistrado.

No les constaban a las Fuerzas de Seguridad amenazas anteriores contra el juez, ni rondamientos sospechosos en los últimos tiempos en los alrededores de su domicilio madrileño o en torno a miembros de su familia. Paradójicamente, entre los delitos que investiga García Castellón está el allanamiento de la casa de Luis Bárcenas, extesorero del PP, por un hombre que se intentaba hacer pasar por sacerdote.