Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA POSCONVERGENTE

JxCat propone a Jordi Sànchez como candidato a las generales a la espera de un acuerdo con el PDECat

El partido posconvergente y la Crida mantiene su pulso por las listas del 28-A

Bonvehí advierte de que el partido "no va a perder su identidad" en las candidaturas

El Periódico

Jordi Sánchez, durante su declaración en el juicio del ’procés’.

Jordi Sánchez, durante su declaración en el juicio del ’procés’.

La convulsa reunión del jueves del consejo nacional del PDECat mantiene en vilo la confección de las listas de las elecciones generales. El presidente de la Crida Nacional per la República, Jordi Sànchez, en prisión preventiva y que está siendo juzgado en el Tribunal Supremo, ha sido propuesto como cabeza de lista de JxCat, si bien aún no hay acuerdo con el PDECat para una candidatura conjunta.

La propuesta llega un día después de que ERC anunciara que su cabeza de lista el 28-A será su presidente, Oriol Junqueras, también encarcelado por el 1-O y juzgado por la causa del 'procés', lo que augura un duelo entre ambos presos por la hegemonía del voto independentista en las elecciones generales.

La Crida ha anunciado en un comunicado que someterá la propuesta de Sànchez como cabeza de lista a una consulta vinculante entre sus bases, que se inicia este viernes por la tarde y finaliza el sábado a las 19.00 horas, con la pregunta siguiente: "¿Consideras oportuno que Jordi Sànchez encabece la candidatura de Junts per Catalunya por la circunscripción de Barcelona al Congreso?".

El PDECat se reivindica

Unas horas antes, el presidente del PDECat, David Bonvehí, ha advertido a la Crida de Carles Puigdemont de que el PDECat "no va a perder su identidad" en la elaboración de las candidaturas del 28-A y a la hora de postular nuevos liderazgos cara a futuras elecciones. La advertencia llega después de que dirigentes de la formación expresasen el jueves su malestar por la incertidumbre y los procesos para decidir las listas.

"Nos presentaremos a todas las elecciones. Hay fortaleza y mucha gente para edificar proyectos políticos municipales. Volveremos a ser generosos. No nos da miedo sumar para crear proyectos transversales. Pero no estamos dispuestos a perder nuestra identidad ni personalidad", ha avisado Bonvehí en una conferencia en Barcelona, en la que también ha lamentado que esa generosidad les ha llevado en ocasiones a hacer renuncias "con efectos indeseados" -en alusión a la dimisión de Marta Pascal como coordinadora del PDECat, en julio pasado-, pero ha insistido en su apuesta por concurrir a las generales con las siglas de JxCat.

Las siglas de Junts per Catalunya fueron las utilizadas por Puigdemont en las elecciones catalanas del 2017 y son las que dan nombre al grupo parlamentario en la Cámara catalana, que engloba a la Crida, al PDECat y a perfiles independientes. Sin embargo, los derechos de la marca siguen siendo del PDECat, una parte de cuyas bases y cuadros dirigentes no ven con buenos ojos ceder terreno a la Crida de cara a las elecciones del 28-A. El partido se encuentra en estos momentos dividido, si bien la cúpula de los posconvergentes espera cerrar este sábado un acuerdo para la configuración de unas listas conjuntas de JxCat.

Presos al frente

En ese clima de división interna, la dirección del PDECat propuso el jueves que varios presos independentistas encabecen las listas. Se trataría de Jordi Sànchez -presidente de la Crida- por Barcelona, Josep Rull por Tarragona y Jordi Turull por Lleida. Por Girona podría concurrir Sergi Miquel, actual diputado en el Congreso. La candidatura por Barcelona también podría dar cabida a otros nombres vinculados a la Crida, como Míriam Nogueras o Eduard Pujol, actual portavoz en el Parlament de JxCat, pero aún es una incógnita el papel que se reservaría a figuras del ala moderada de la posconvergencia, como Carles CampuzanoJordi XuclàFerran Bel Marta Pascal.

Puigdemont intervino en la reunión por videoconferencia apelando a la "máxima unidad" y recetando "mirada amplia" y huir de "sectarismos". Pero esta batalla interna no es solo de nombres, sino también de estrategia. Frente a la voluntad de la Crida de mantener el pulso con el Estado y situar el derecho de autodeterminación como línea roja para investir a Pedro Sánchez en caso de que los resultados lo permitan, Bonvehí ha defendido este viernes que los posconvergentes deben mantener el "espíritu de diálogo" en Madrid sin dejar de poner sobre la mesa sus exigencias: "reivindicar una solución política al conflicto entre Catalunya y España y los derechos democráticos de encarcelados y exiliados".

Mas y los liderazgos

El encargado de presentar la conferencia de Bonvehí ha sido el 'expresident' Artur Mas, que dedicado su intervención a analizar qué significa el liderazgo. En este sentido, ha diferenciado entre tres tipos de políticos: "Los que crean problemas, normalmente los más sabios, no se equivocan ni dudan, pero son los más burros y prescindibles; los que identifican y describen los problemas, los necesarios; y después unos cuantos que son los que proponen soluciones, y que son los imprescindibles".