"Sin la batalla de Lepanto las mujeres de esta sala irían con burka", dice Ortega Smith en el Parlamento Europeo

El secretario general de Vox arremete en su primer acto en la Eurocámara contra el independentismo y Puigdemont y defiende una Europa de las naciones

Los Verdes/ALE piden al presidente Antonio Tajani los informes de seguridad que avalaron la prohibición del acto con Torra y Puigdemont y han permitido el de Vox

El secretario general de Vox,  Javier Ortega Smith,  durante la protesta de un grupo feminista en el Parlamento Europeo.

El secretario general de Vox,  Javier Ortega Smith,  durante la protesta de un grupo feminista en el Parlamento Europeo. / ACN

Se lee en minutos

Silvia Martinez / Bruselas

Vox, la formación que lidera Santiago Abascal, tiene claras sus prioridades políticas: “Viva España, Viva Europa y Puigdemont a prisión”. Con estas tres reivindicaciones ha cerrado su secretario general, Javier Ortega Smith, su estreno en la Eurocámara como ponente estrella de una conferencia sobre Catalunya que arrancaba con una docena de feministas desplegando un cartel de protesta con el lema “nuestros derechos no son negociables” y las críticas de los eurodiputados Jordi Solé (ErC), Ana Miranda (BNG) y Mark Demesmaeker (N-VA) por el “doble rasero” que alegan ha tenido el presidente Antonio Tajani al autorizar una conferencia sí y otras no.

“No entendemos por qué se llegó a la conclusión de que los legítimos representantes del pueblo de Catalunya plantean un problema de seguridad y en cambio que venga la extrema derecha como es Vox no sea motivo de alarma”, ha lamentado Solé quejándose de la decisión de Tajani, que hace quince días impidió a Quim Torra y Carles Puigdemont participar en otra conferencia “por motivos de seguridad”. De hecho, el grupo de los Verdes/ALE ya ha remitido una carta al presidente del Parlamento Europeo, firmada por sus máximos responsables, pidiendo acceso a los informes elaborados por la Direción Genera de seguridad. 

“Hay razones políticas y lo que no puede hacer el Parlamento Europeo es blanquear la presencia de un partido después de haber aprobado una resolución el 25 de octubre sobre el avance del neofascismo en Europa que decía expresamente no dar voz ni alas a partidos que incitan al odio que es lo que estamos viendo”, ha criticado Miranda, que ha calificado el acto de ser una “deshonra” para la Eurocámara.

Protesta de mujeres durante la intervención de Ortega Smith en el Parlamento Europeo. / ACN

¿Qué les responde a los que protestan?, le han preguntado a Ortega Smith nada más llegar al lugar del acto. "Que no saben nada de Europa, que Europa es la libertad", ha zanjado minutos antes de arrancar su intervención con un mensaje alto y claro (y en inglés) sobre el eje central de su política: “Cataluña es España. España es Cataluña. Sin ley no hay democracia. Bienvenidos a la resistencia en Europa ha proclamado tras una breve presentación del eurodiputado ultraconservador del partido polaco Ley y Justicia (PiS) y organizador del acto, Kosma Zlotowski, que forma parte del grupo Conservadores y Reformistas Europeos(ECR).

El dirigente ultraderechista ha presentado a su formación como un partido "verdaderamente europeísta". "Ser europeístas es defender a Europa, no es hablar de Europa o estar en Europa. Europa no se entiende sin la aportación española. Sin las Navas de Tolosa, la batalla de Lepanto y Carlos V creo que todas las señoras de esta sala vestirían el burka", ha advertido. Ante la prensa ha explicado posteriormente que se refería a estos hechos como dos hechos históricos que pusieron freno a la invasión islamista en Europa. “Lo he querido traer a la historia reciente actual donde las políticas de los Merkel, de los Soros, de los Macron, es decir del globalismo relativista, ese que ha abierto las fronteras de Europa sin control ninguno, ese que no cree en la seguridad de Europa, puede llevarnos al riesgo de que Europa termine –como ya hay algunos países y algunos barrios donde se aplica la ley sharia- donde las mujeres tendrían que ir diez pasos por detrás del hombre y llevar burka”.

En opinión de Vox lo que Europa necesita son “naciones fuertes y estados soberanos”, capaces de luchar contra la globalización y contra un multiculturalismo que “quiere arrancar el alma y las tradiciones de Europa”, con menos burocracia y un mayor control de fronteras. “No se defiende Europa abriendo las puertas al albur de una inmigración promovida por las mafias de tráfico de personas o por Estados extranjeros, especialmente los proislamistas”, ha advertido.

Objetivo: coto al secesionismo

Durante su intervención también ha dejado claro que el objetivo de Vox, a quien la última proyección del Europarlamento concede siete escaños el próximo 26 de mayo, es "poner coto al secesionismo que nos quiere dividir y niega el derecho de la Europa de los estados nación" y ha asegurado de que el secesionismo vasco, catalán o valenciano "mienten en cuanto a la historia, la economía, la política o la sociedad. Es mentira, pura propaganda falsa", ha proclamado durante una intervención que ha dedicado en buena medida al procés y a sus logros como acusación particular en el juicio que se sigue en el Tribunal Supremo.

Te puede interesar

Aunque la intención inicial de Solé y de Miranda era quedarse a la conferencia para rebatir las acusaciones de Vox, finalmente al abandonado la sala al informárseles que no podría tomar la palabra. Sí lo ha podido hacer Mark Demesmaeker, miembro del ECR, que ha afeado las críticas a la diversidad cultural que han desencadenado abucheos de los simpatizantes de Vox en la sala. “Esta es una casa democrática, aquí no estamos en España. Este es el parlamento Europeo. Aquí podemos debatir”, les ha respondido el político nacionalista flamenco recibiendo una nueva ronda de abucheos. 

“Si no le quitan la palabra nos sigue aburriendo con su discurso hasta mañana, ya puede recibir el donativo que le va a dar el molt honorable fugado traidor de Puigdemont", le ha espetado Ortega Smith que ha aprovechado su visita a la Eurocámara para mantener contactos con grupos políticos pero no ha aclarado sus predilecciones. “No es una cuestión de gustos. Es una cuestión de estudiar a fondo los programas de todos los grupos. Hasta que no tengamos la configuración de los nuevos grupos y no sepamos qué va a defender cada grupo no nos posicionaremos” pero “estaremos allí donde se defienda la Europa de la libertad, el estado de derecho y la soberanía de los europeos y, por supuesto, donde se combata con mayor firmeza a los del lacito amarillo”, ha esgrimido.