Ir a contenido

La periodista Esther Vivas plantea una mirada feminista de la maternidad en 'Mamá desobediente'

EuropaPress

La periodista catalana Esther Vivas publica esta semana 'Mamá desobediente' (Ara Llibres/Capitán Swing), una mirada feminista a la maternidad que repasa de forma crítica la relación entre el capitalismo y los cuidados, la concepción, el embarazo, la atención al parto y la lactancia.

En declaraciones a Europa Press, Vivas critica que "la maternidad ha sido secuestrada por el patriarcadado y relegada a la invisibilidad y al hogar", y critica que se menosprecie un trabajo de cuidados esencial para la reproducción humana y para la sociedad.

En el libro aborda algunos de los principales temas de actualidad entorno a la maternidad, como los permisos iguales e intransferibles para el cuidado de hijos, lamentando que las reivindicaciones para alargar la baja por maternidad hayan sido rechazadas, mientras que los permisos paternales han aumentado un 150% en el último año y medio.

"No es lógico que las iniciativas políticas se basen en exigir una ampliación de la baja de paternidad sin tener en cuenta que la de maternidad es extremadamente escasa" y no se ha modificado en 30 años, apunta.

La maternidad subrogada es también cuestionada por Vivas por considerar que convierte la capacidad de gestación femenina en un negocio que saca partido de las desigualdades económicas, y obvia derechos de las gestantes y las criaturas.

VIOLENCIA OBSTÉTRICA

La crítica a la violencia obstétrica sufrida por las mujeres durante la atención al embarazo y el parto tiene un papel destacado en la obra, en lo que considera "la última frontera de la violencia de género", aceptada por la institución sanitaria y por muchas de las mujeres que la padecen.

"No es una crítica contra el personal sanitario", avisa Vivas, que pone el foco en la formación de los médicos y en una visión del parto como si este fuera una enfermedad, lo que desemboca en una atención hipermedicalizada y altamente intervencionista.

La periodista carga contra determinadas rutinas hospitalarias que "infantilizan" a la mujer y suponen un riesgo para su salud, como las cesáreas programadas sin justificación médica, los tactos vaginales realizados por múltiples personas, las episiotomías por rutina, la maniobra de Kristeller --presionar el abdomen de la parturienta para que el bebé salga más rápido-- y la separación de la madre y el bebé tras el nacimiento, todas desaconsejadas por organismos sanitarios como la OMS.

"EL NEGOCIO DEL BIBERÓN"

Vivas, periodista especializada en soberanía alimentaria, revisa también "el negocio del biberón" y la publicidad engañosa de grandes empresas alimentarias para hacer creer que la leche artificial y la materna son equivalentes.

Defiende que el primer acto de soberanía alimentaria posible es dar el pecho, "porque no hay ningún alimento más saludable y más kilómetro cero que la leche materna", que ve amenazada por los intereses de la industria agroalimentaria.

Además, carga contra las trabas del mercado laboral a las madres que quieren amamantar y lamenta la falta de recursos de la sanidad para que las madres que lo deseen disfruten de una lactancia materna exitosa.