Ir a contenido

PARLAMENT

La oposición fuerza al Govern a mejorar la política social para las personas mayores

La moción, con el voto en contra parcial de JxCat y ERC, exige más inversión

También se aprueba un texto de los 'comuns' en el que muestran reticencias

Fidel Masreal Júlia Regué

El ’president’ Quim Torra, en el Parlament.

El ’president’ Quim Torra, en el Parlament. / GUILLEM ROSET (ACN)

Nueva derrota parlamentaria del Govern. Los grupos que apoyan al Ejecutivo de Quim Torra, Junts per Catalunya y ERC, se han quedado en minoría y han visto como toda la oposición en bloque les obligaba a incrementar la política social en favor de las personas mayores, en una moción presentada por el PSC y que tanto posconvergentes como republicanos han apoyado solo parcialmente. Pero su abstención y su voto en contra en algunos puntos no ha impedido que el texto prosperase.

Un documento que reclama entre otras medidas -que han rechazado los grupos del Govern- "incrementar la cuantía de las prestaciones vinculadas a residencia en un 30% por los grados de dependencia uno y dos, mediante un complemento de ámbito autonómico", "incrementar en un 30% el número de nuevas prestaciones para cuidadores no profesionales", "habilitar la partida necesaria en los presupuestos para la construcción de nuevas residencias, centros de día y pisos tutelados de titularidad pública" o "asegurar el traslado desde el domicilio al centro de día a las personas que por su grado de dependencia no puedas desplazarse de forma autónoma".

El texto también apela a la "tramitación de 2.000 nuevas prestaciones vinculadas a residencia durante el 2019 para que las personas con dependencia reconocida que están en lista de espera puedan ocupar parte de las plazas residenciales vacías", "crear una cartera de servicios específica para las personas mayores que viven solas" y en un plazo de tres meses "proceder a la actualización de la cartera de servicios sociales, congelada desde el año 2010".

La moción también obliga al Govern a apoyar la recuperación de las cotizaciones de los cuidadores a la seguridad social retiradas en el 2012 y supone que la Generalitat tendrá que concertar todas las plazas residenciales y de centro de día de aquellos nuevos equipamientos promovidos por los ayuntamientos con fondos propios.

Presupuestos

El diputado del PSC Raúl Moreno ha denunciado que "si son incapaces de, en los presupuestos virtuales que quieren presentarnos, garantizar cuatro mil plazas de centros de día y dependencia, ¿qué presupuestos sociales están presentando?". Moreno ha denunciado que "asistimos a la muerte de la política social para personas mayores en nuestro país" y ha acusado a los grupos que apoyan al Govern de querer diluir los términos de la moción. "No ha habido ni una propuesta de ERC ni de JxCat de modificar ni una sola cifra de las que yo solicitaba, ni ustedes saben cuántas plazas van a poder poner en marcha".

ERC en sus intervenciones ha defendido que tres de cada cuatro euros de los presupuestos del 2019 están dedicados a políticas sociales y han criticado a los 'comuns' por no querer votar las cuentas. Los republicanos han apelado a la "responsabilidad". "Piden más dinero pero se desentienden de 'como lo hacemos posible, es una posición tramposa", ha replicado Marta Vilalta en su intervención a una moción posterior de los 'comuns' sobre políticas sociales.

Políticas sociales

También se ha sacado adelante una moción de los 'comuns' sobre la priorización de políticas sociales en el Departament de Treball en la que JxCat y ERC han vuelto a mostrar reticencias. 

Posconvergentes y republicanos han sido los únicos que han rechazado los puntos en los que se reclama que en los presupuestos "se actualice el Indicador de la Renta de Suficiencia (IRSC) congelado desde el 2010", "se doble la inversión directa en políticas de infancia y familias respecto a lo presupuestado en el 2018", y que se prevea el incremento suficiente en las cuentas del 2019 "recursos suficientes para crear 3.500 nuevas plazas de residencia pública en Catalunya para dependencia". De la misma forma, han sido los únicos en votar en contra de "condicionar que al menos el 60% del incremento de tarifas se destine a mejorar el salario de los trabajadores".

Lo aprobado por unanimidad atañe a la elaboración de un plan de acción calendarizado de los trabajos previstos por la comisión, que este se libre en el plazo de un mes al Parlament, que se garantice que con el reglamento en marcha "no se restringirá la interpretación de la ley" 

Sin comisión sobre la ATLL

El Parlament también ha rechazado -con los votos de JxCat, ERC y el PSC- dos propuestas, una de Cs y otra conjunta con los 'comuns', la creación de una comisión de investigación sobre la adjudicación del servicio de suministro de agua de la empresa Aigües Ter-Llobregat (ATLL) y sobre las consecuencias de la ratificación de la sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya que anula esta adjudicación. La finalidad que se buscaba era la depuración de responsabilidades políticas y evitar nuevas situaciones parecidas.