Ir a contenido

JUICIO DEL 'PROCÉS'

Joan Tardà: "Ni la unidad de España ni la independencia valen una mínima violencia"

Marchena reprende a Vox y defensas para que centren sus preguntas a lo que vieron los testigos

Niega haber visto violencia el 20 de septiembre y asegura que se hizo todo "a la catalana"

Ángeles Vázquez / J. G. Albalat

El diputado de Esquerra Republicana dice que el 20S fue una concentración espontánea. / ATLAS VÍDEO

El diputado de ERC Joan Tardà tardó un poco en poder pronunciar su mensaje al tribunal del 'procés': "Ni la unidad de España ni la independencia de Catalunya vale una mínima violencia", dijo. La tardanza se debió en que como primer testigo en declarar en el Tribunal Supremo fue quien protagonizó la primera lección del presidente del tribunal, Manuel Marchena, sobre los límites de los testigos. Así a su respuesta de "este juicio está inspirado en la venganza" a la primera pregunta de Vox, el magistrado tuvo que explicarlo que había venido a auxiliarle para saber lo que realmente ocurrió, no a opinar. [Sigue el juicio del 'procés' en directo.]

Aclarado este extremo y que los testigos no pueden declarar en catalán, porque, a diferencia de los acusados, deben hacerlo en la lengua oficial del tribunal, Tardà señaló que dijo al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, durante el debate investidura de 2016, que se estaba "ante una encrucijada" y que tenía "que decidir si optaba por una vía democrática o por la vía de la judicialización y la represión". "Le dije que si optaba por esta segunda opinión en el Reino de España volvería a haber presos políticos y exiliados", señaló.

No hubo tiempo para mucho más, porque Vox, que se estrenaba con los testigos, ya que ningún acusado accedió a contestarle, no llegó a hacerle cinco preguntas, a las que Tardà también pudo decir que el 1-O "fue una voluntad de un pueblo indefenso, pacífico y democrático". Estaba tan tranquilo que hasta se permitió burlarse de la pronunciación del catalán de la abogada del Estado del apellido de Josep Maria Jové, que hizo como si no entendiera.

Después de que Marchena también situó a la defensa en cuál es la posición de los testigos, al frenar en seco los intentos del abogado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Eynde, de que explicara el programa electoral de ERC, Tardà señaló que "ni la unidad de España ni la independencia de Catalunya vale una mínima violencia". Explicó que estuvo en la Conselleria d'Econòmia el 20-S y tomó "la palabra para reclamar a los ciudadanos, con voz alta, sobre todo, que no se cayera en ninguna provocación y que se debía evitar cualquier violencia". "Todo a la catalana, pacíficamente. Cualquier demócrata hubiera dicho esas palabras”, añadió.

Destacó que la actual ministra de Defensa, Margarita Robles, tras el referendum ilegal del 1-O, registró en el Congreso una demanda urgente de interpelación para reprobar durante el debate a la entonces vicepresidenta, Soraya Saez de Santamaria, por la represión policial, por lo que en su opinión "queda claro que afectaba a cualquier demócrata". También señaló el discurso del Rey del 3 de octubre, en el que, según su opinión, se "avalaba la represión y el 'a por ellos”.  Y a preguntas de la defensa de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell aseguró que "por lectura única se ha modificado leyes de enjundia", en el Congreso de los Diputados. Añadió que "los reglamentos parlamentarios son como un chicle y depende de quién los utilice".

Qué testigos

Marchena lo había explicado antes de que el primer testigo entrada. "La Sala quiere hacer constar una cuestión de orden para evitar interrupciones", dijo, como "recordar que nuestro derecho no reconoce la figura del testigo opinante que hace juicios de valor. Es un tercero que viene a explicar exclusivamente sobre lo que percibió por sus sentidos. Es algo que tiene todos presentes pero conviene no olvidarlo para evitar interrupciones por parte de la presidencia del Supremo".

El presidente del Parlament, Roger Torrent, que también estaba citado, preside la sesión parlamentaria, así que su declaración ante el alto tribunal ha sido pospuesto.