Ir a contenido

PROCESO JUDICIAL

Resumen del juicio del 'procés', día a día

La tercera semana del juicio ha empezado con la declaración de Jordi Cuixart y Carme Forcadell

Begoña González

Rull, Turull y Sànchez, en el juicio en el Tribunal Supremo.

Rull, Turull y Sànchez, en el juicio en el Tribunal Supremo. / EFE

El Tribunal Supremo inició el pasado martes 12 la primera sesión del juicio del 'procés' contra los 12 políticos y líderes independentistas de Catalunya acusados de rebelión, sedición, malversación y desobediencia por la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O y la decalración de la DUI.

Martes 26 de febrero

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha negado categóricamente el uso de la violencia tanto el 20-S como el referéndum del 1-O, al que se ha referido como "el ejercicio más grande de desobediencia civil que ha habido en Europa", del que todos los españoles tendrían que estar orgullosos. Porque, como ha dicho, "el Estado de derecho no está por encima de la democracia", un reflexión que choca con lo manifestado el pasado día 20 por el rey Felipe VI cuando aseguró que "no es admisible apelar a una supuesta democracia por encima del Derecho".

La expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha acusado este martes al Tribunal Constitucional de estar "politizado" y de utilizar "criterios políticos en lugar de jurídicos" a la hora de tomar sus decisiones con respecto a Catalunya y se ha escudado en este argumento para justificar los incumplimientos de la Mesa con respecto a las resoluciones que iba dictando el tribunal de garantías durante el proceso independentista.

"Yo respeto al Tribunal Constitucional. En ningún momento, ningún miembro de la Mesa del Parlament tuvo en su voluntad desoír los mandatos del Tribunal Constitucional. Es más, yo valoro los avances del tribunal en defensa de los Derechos Humanos, pero en los últimos años ha habido una politización y a la hora de juzgar determinados temas relacionados con Catalunya y territoriales ha utilizado criterios políticos en lugar de jurídicos", ha dicho Forcadell.

Jueves 21 de febrero 

El expresidente de la ANC Jordi Sànchez se ha defendido en un duro cara a cara con el fiscal de la acusación de rebelión negando la mayor ante cualquier sospecha de violencia el 20S frente a la Conselleria de Economia. "Ni alzamiento puntual ni intentos de asalto, solo una actitud legítima de protesta", ha recalcado en un interrogatorio de casi cinco horas.

Por su parte, Santi Vila ha salido  en defensa de la Política, clásica y en mayúsculas, al esgrimir su papel de mediador en la crisis catalana frente a las refriegas "emocionales" alentadas por las redes sociales. Con el sambenito de traidor al independentismo a cuestas desde que la víspera de la DUI decidiera abandonar el Govern, Vila es el primero de los exconsellers encausados por el procés que ha apelado a la "obligación" de la Generalitat de representar a los más de dos millones de catalanes -"igual de catalanes", ha recalcado- que no votaron el 1-O y vivieron "abrumados" la crisis institucional posterior.

Miércoles 20 de febrero

Cuatro exconsellers del Govern de Carles Puigdemont han declarado este miércoles en el Tribunal Supremo en una larga jornada en la que se han podido oír desde críticas al TC por su "déficit" de autoridad moral, hasta el reconocimiento de que ni el 1-O ni la DUI implicaban la llegada de la independencia a Catalunya. 

En la sesión de hoy, de más de nueve horas de duración, han declarado Jordi RullDolors BassaMeritxell Borràs y Carles Mundó

Martes 19 de febrero

El exconseller de Presidencia Jordi Turull ha calificado la declaración unilateral de independencia (DUI) como una "expresión de voluntad política" como consecuencia de un referéndum, declarado ilegal, que el Govern intentó "hasta el último minuto" que "fuera pactado" con el Ejecutivo central.

Turull ha respondido durante más de tres horas y en castellano a las preguntas del fiscal Jaime Moreno, a quien ha acusado de defender un relato entorno a la violencia que "no tiene sentido" y es "delirante", ya que los ciudadanos de Cataluña son "pacíficos", todo lo contrario que la Policía y la Guardia Civil, cuya actuación el 1-O fue "desproporcionada no, lo siguiente".

Posteriormente, el exconsejero catalán de Asuntos Exteriores Raül Romeva ha defendido que la concentración del 20 de septiembre de 2017 frente a la Consejería de Economía no fue "un alzamiento" y que "la únicas armas que hubo fueron las de la Guardia Civil".

Romeva, que ha admitido que no estuvo en Barcelona ese día al encontrarse en Madrid, ha resaltado que vio los acontecimientos que se produjeron "con gran sorpresa", ya que todo comenzó por unos registros judiciales por la investigación de algo, el referéndum, que él no considera delito.

Jueves 14 de febrero

La tercera sesión de este juicio ha tenido como protagonistas a dos de los acusados, Oriol Junqueras y Joaquim Forn, que han sido los primeros en declarar. Junqueras, que ha empezado a als 10 de la mañana, ha protagonizado un alegato político en defensa del diálogo para lograr la independencia, al presentarse ante la sala como "un preso político" juzgado por sus ideas pero evitando el cara a cara con la Fiscalía y sin dar cuentas sobre la Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

La declaración más esperada del juicio del "procés" se ha limitado a una hora y media de respuestas políticas a su abogado tras renunciar a afrontar el interrogatorio de las acusaciones, "convencido" de que es un proceso "político" en el que ni él ni sus compañeros de banquillo cometieron delito alguno.

Joaquim Forn, por su parte, ha vertebrado su relato en dos premisas fundamentales. Una, que "los Mossos siempre cumplieron la Ley" y dos, que "no recibieron nunca instrucciones políticas" ni de él ni de Carles Puigdemont "para incumplir con su función de policía judicial" y ejecutar las órdenes de la Fiscalía y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para impedir el 1-O.

Cerrando filas hacia la actuación de la policía autonómica, Forn ha negado su "inactividad" para evitar la votación y ha asegurado que "ningún acto de los Mossos fue contrario a la Constitución, ni el 20-S ni el 1-O".

Miércoles 13 de febrero

Este miércoles, durante la segunda jornada de juicio, la Fiscalía, la acusación popular (Vox) y el abogado del Estado han contestado a las alegaciones de los abogados defensores en relación a la vulneración de los derechos fundamentales. Los fiscales de Sala del Supremo Javier Zaragoza y Fidel Cadena se habían preparado a conciencia su intervención en el juicio del 'procés', y en tonos muy diferentes, pero igual de contundentes, fueron desgranando, como si dieran titulares periodísticos, sus argumentos para negar las vulneraciones de derechos alegadas por las defensas.

Durante esta sesión, el representante de Vox pidió que se prohibiera a Jordi Sànchez llevar el lazo amarillo. Marchena, por su parte, decidió permitirlos y no puso ningún obstáculo a los acusados para que lleven el lazo amarillo. Además, este miércoles se ha conocido que el juicio a los impulsores del referéndum del 1-O puede que se solape con la inminente convocatoria de elecciones generales que anunció Pedro Sánchez al terminar el debate de los Presupuestos Generales del Estado. 

Martes 12 de febrero

El juicio del "procés" ha comenzadocomenzó este martes en el Supremo con duras críticas de las defensas de los acusados al tribunal, al que reprocharon "falta de imparcialidad", la vulneración sistemática de derechos fundamentales y abrir una "causa general" contra el independentismo "desde el lado oscuro del derecho penal".

La primera jornada estuvo monopolizada por la exposición de las cuestiones previas, más políticas que jurídicas, de las 12 defensas y que dejó la fotografía histórica de la mitad de un gobierno autonómico sentado en el banquillo de los acusados, junto a la que fue la más alta representante del Parlament y los dos líderes sociales más importantes del soberanismo.