Ir a contenido

ENTREVISTA

Margallo culpa a Santamaría de su caída por intentar dialogar con Catalunya

Recuerda que su debate con Junqueras provocó "comentarios poco piadosos" por parte de la mayoría de sus compañeros del Consejo de Ministros

El Periódico

Margallo, en ’Quatre gats’, culpa a Santamaría de su caída por intentar dialogar con Catalunya. / TV-3

El exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo ha culpado a la que fuera número dos del Gobierno que integró, Soraya Sáenz de Santamaría, de su caída en desgracia y de su no repetición en el cargo durante la segunda legislatura de Mariano Rajoy en la Moncloa. La razón: su apuesta por el diálogo con Catalunya.

Así lo ha manifestado Margallo en una entrevista en el programa 'Quatre gats' de TV-3. Preguntado por el debate que mantuvo en septiembre del 2015 con el entonces líder de ERC y candidato de JxSí en las elecciones del 27-S, Oriol Junqueras, el exministro recuerda que aquel diálogo le supuso "comentarios poco piadosos" y "poco caritativos" por parte de "gran parte" de sus compañeros de Gabinete.

"Lo que dije es que hay que hablar, hay que ir allí, hay que explicar, hay que tratar de entenderse y explicar las razones de España, lo mismo que el soberanismo ha hecho dentro y fuera, las razones que en su opinión avalan el proceso soberanista", ha señalado antes de admitir que es "más que probable" que hubiera una "relación causa-efecto" entre su apuesta por el diálogo y su salida del Ejecutivo.

Reforma de la Constitución

El exministro ha asegurado que Santamaría "no entendió demasiado bien que hubiese voces en el Consejo de Ministros que tuviesen proyección propia o postura propia". Y ha explicado que recibió la estocada final cuando postuló una reforma integral de la Constitución para "preservar los principios básicos: la soberanía del pueblo español, la unidad de la nación española, la concepción de España como conjunto de ciudadanos libres e iguales, y la solidaridad".

"Esto puso punto y final a mi etapa como ministro", ha subrayado.