Ir a contenido

ELECCIONES DEL 28-A

Arrimadas da el salto a Madrid y será candidata al Congreso

"Sería un acto de justicia poética que Albert Rivera sea el próximo presidente del Gobierno. Me voy a dejar la piel en ello", anuncia la exlider de la oposición en Catalunya

Daniel G. Sastre / Olga Pereda

Arrimadas anuncia su candidatura por Barcelona al Congreso para el 28-A. / FOTO EFE: Luca Piergiovanni / VIDEO ATLAS

Inés Arrimadas dará el salto del Parlament al Congreso de los Diputados. La actual jefa de la oposición en Catalunya será candidata de Ciutadans por Barcelona en las elecciones del próximo 28-A, según ha podido saber este diario. Su sustituta en el Parlament al frente del grupo parlamentario será Lorena Roldán.

El salto de Arrimadas de Barcelona a Madrid era una posibilidad que se había ido especulando, aunque desde la formación naranja ni se confirmaba ni se desmentía la noticia. 

Según Arrimadas, solo hay un camino para que en Catalunya reinen la libertad y la convivencia. Y ese camino pasa porque Albert Rivera, líder de Cuidadanos, se convierta en el próximo presidente del Gobierno de España, un acto de “justicia poética”, un “reto histórico” en el que Arrimadas se va a “dejar la piel”. Y lo hará, como se venía rumoreando desde el viernes, dando el salto desde el Parlament al Congreso de los Diputados, donde -vía primarias- se presentará como número uno por Barcelona. De momento, continuará como presidenta del grupo parlamentario y jefa de la oposición en el Parlament. Pero la “difícil” decisión de hacer las maletas rumbo a la capital ya está tomada. “Ha llegado la hora de dar un paso al frente. En Catalunya solo vencerá el constitucionalismo si Ciudadanos gobierna España”, ha destacado en Madrid, en un acto plenamente de campaña.

La "historia" de Inés

Con más de media hora de retraso y un sol de justicia, Arrimadas y Rivera han entrado de manera triunfal en la plaza de la Villa de Madrid, en pleno casco histórico de la capital, el lugar donde hasta hace un tiempo estaba la sede del Ayuntamiento. Miles de personas, enarbolando banderas de España y de la Unión Europea (también había tres o cuatro emblemas arociris del colectivo LGBT), les han recibido entre aplausos, al grito de “presidente, presidente”.

La primera en coger el micrófono ha sido Arrimadas, que antes de realizar el anuncio oficial ha querido contar “una historia”. La historia de Inés, hija de un matrimonio de un pueblo de Salamanca de cien habitantes que emigraron para labrarse un futuro. “Nací en democracia, en el año 81, en una familia de cinco hermanos. Mi madre dejó de estudiar con 14, pero yo lo hice. Y también en el extranjero, gracias a una beca Erasmus. Entré en una empresa catalana y cumplí un sueño: vivir en Barcelona”.

Arrimadas lleva 10 años residiendo en Catalunya. Ahora -ha afirmado- sabe muchas cosas que antes no sabía. “No sabía que Catalunya te ponen multas si no rotulas en catalán. Tampoco sabía que en los medios de comunicación se habla de España como un país extranjero ni que en los colegios se enseña a odiar a España. No sabía que la gente calla porque no se atreven a decir determinadas cosas”.

Líderes y lejía

Tras una época de desencanto, la todavía líder de la oposición en el Parlament ha asegurado que volvió a creer en la política gracias a Ciudadanos, un partido “de centro, liberal y valiente” con el que ella “reventó las urnas” en las últimas elecciones catalanas. “No es fácil ser de Cs en Catalunya, donde Puigdemont es considerado un líder supremo y donde limpian con lejía el suelo que pisamos”.

Puigdemont ha sido flanco de las críticas de Arrimadas, que, precisamente mañana viajará a Waterloo, localidad belga donde reside el 'expresident', huido de la justicia. Su objetivo es recordar a su adversario político que la “República no existe”, una visita que el Gobierno de Pedro Sanchez calificó el viernes de “insensatez”. Arrimadas también ha cargado -y muy duramente- contra el Ejecutivo del PSOE, que, en su opinión, ha dejado a los catalanes “abandonados y ninguneados” por haber elegido gobernar con “Torra, Rufián, Puigdemont y Bildu”. “España no se lo merece. No os merecéis que os llamen fachas por sacar la bandera de nuestro país”, ha destacado.

Sin llamadas telefónicas

“Ha llegado el momento de sacar a Pedro Sánchez de la Moncloa. ¿Os imagináis a Sánchez cuatro años más gobernando con los separatistas? Qué negro futuro para los demócratas. ¿Con qué Catalunya quiere dialogar Pedro Sánchez? En ocho meses a mí no me ha llamado ni una vez”, ha criticado después de hacer referencia a los grandes retos que, desde el Gobierno y el Govern, se deberían solucionar: empleo, sanidad, educación, Unión Europea…

Albert Rivera, en un tono de plena campaña electoral, ha abrazado a su “compañera y amiga”, “la más valiente y preparada” de todas las mujeres que están en la política española, a la que ha animado a su nueva etapa profesional en Ciudadanos. “En Madrid te vas a sentir como en casa”.

Echar a Sánchez

Después, en un tono de plena campaña electoral, Rivera ha dejado claro que las inminentes elecciones legislativas son un todo o nada. “Ahora o nunca. Vamos a por todas. Queremos gobernar España. Queremos echar a Pedro Sánchez. No estamos dispuestos a pasar cuatro años con [Pablo] Iglesias haciendo los Presupuestos. Vamos a defender la España de todos. De todos los que respetan las leyes, las reglas del juego y aquellos que no dan golpes de Estado”. En opinión del líder de los naranjas, el PSOE es un partido sectario y polemizado. “Se acabaron las dos Españas”, ha concluido.

Siguiendo con un tono irónico, Rivera ha dejado claro que a los naranjas no les hacen falta manuales de resistencia, en alusión al título del libro de memorias publicado por el presidente del Ejecutivo. A él no le importa el cargo, ha recordado. Él, lo que quiere, no es un Gobierno de políticos con carnets en la mano sino un Gobierno de “los mejores”.