Ir a contenido

VISITA A WATERLOO

Puigdemont, dispuesto a una "entrevista cordial" con Arrimadas, pero Ciudadanos descarta una reunión

La dirigente naranja se plantará ante la casa del exmandatario para pedirle que se entregue a la justicia

El 'expresident' le recuerda que la última diputada de Cs que le fue a ver a Waterloo fue expulsada del partido

El Periódico

Puigdemont dice que recibiría a Arrimadas en Waterloo para charla cordial. / EFE

El 'expresident' Carles Puigdemont ha reaccionado al anuncio de Inés Arrimadas sobre su viaje este domingo a Waterloo abriéndole las puertas de su casa. Según ha manifestado en declaraciones a la prensa en Bruselas, está dispuesto a mantener una "entrevista cordial" con la dirigente de Ciudadanos. No obstante, el partido naranja ha aclarado este viernes que Arrimadas no se reunirá con Puigdemont. Lo único que hará, según el partido, será llamar a su puerta para "decirle a la cara" que "no puede seguir paralizando Catalunya" y que se entregue a la justicia.

Arrimadas afirmó este jueves que viajará a Waterloo junto a diputados de su grupo para recordarle al 'expresident' "que la república no existe y que no es presidente de nada, sino un fugado de la justicia".

"No tengo ningún problema en recibir a la señora Arrimadas, nunca lo he tenido, ya la recibí en el Palau de la Generalitat", ha manifestado Puigdemont, al tiempo que ha considerado que si lo que va a hacer la dirigente naranja es un "montaje", "en fin, ya se apañará". "Celebro que venga a reconocer el rol de la Casa de la República", ha añadido el 'expresident'.

Negativa de Ciudadanos

No obstante, el partido naranja ha rechazado de plano una reunión entre su dirigente y el 'expresident'. En rueda de prensa en el Congreso, la portavoz adjunta de Cs en la Cámara baja, Melisa Rodríguez, ha aclarado que Arrimadas se presentará "delante" de la casa de Puigdemont para decirle que no peude seguir "cerrando Catalunya" y "mandando a sus comandos a paralizar toda una comunidad autónoma" y que se entregue a la justicia.

Rodríguez ha calificado la visita como un "hito histórico", pues, a su juicio, demuestra "valentía", mientras que Puigdemont ha demostrado "todo lo contrario". "Ha demostrado ser una persona cobarde que ha decidido huir, un prófugo de la justicia mientras vemos que sus compañeros de golpe sí han pasado por la justicia española".

"Ojalá sea valiente por primera vez y abra la puerta", ha enfatizado la portavoz.

"¿Por telepatía, por megafonía?"

Este rechazo a una reunión formal ha hecho reaccionar de nuevo a Puigdemont, que se ha preguntado a través de un mensaje de Twitter cómo piensa decirle que "la república no existe". "¿Por telepatía, por megafonía?", ha ironizado.

"Mira que es raro esto de hacer 1.300 kilómetros para ir a un sitio "que no existe" para decirle que "no existe"... Hagámoslo sencillo: ¿y si hablásemos como dos personas que representamos a los ciudadanos de Catalunya y tenemos opiniones diferentes?", le ha propuesto.

En un mensaje anterior, Puigdemont recordó a Arrimadas que la última diputada de Ciudadanos que fue a verle acabó expulsada, en alusión a Carolina Punset.

En la misma línea se ha manifestado el presidente del Parlament, Roger Torrent, quien desde Bruselas ha instado a la dirigente naranja a que "llame a la puerta, entre y se siente a hablar" con el 'expresident'. "Que escuche lo que tiene que decirle y comprenda su situación personal y política, y empatice con el presidente Puigdemont y con lo que representa: 2,2 millones de catalanes que votaron el 1 de octubre", ha añadido.

Por el contrario, el líder del PPC, Alejandro Fernández, ha acusado a Arrimadas de "legitimar" con su visita a Waterloo a un "prófugo de la justicia". En su opinión, esta decisión es "una barbaridad" y un "despropósito".

Por su parte, la portavoz del Gobierno central, Isabel Celaá, ha calificado de "insensatez" el gesto de la dirigente de Cs. "No es sensato anunciar un viaje a Waterloo para alimentar una política de confrontación que no beneficia a nadie", ha denunciado.