Ir a contenido

BARÓMETRO DEL CIS

El PSOE recuperaría en las generales la mayor parte de los votantes que se abstuvieron en las andaluzas

Los socialistas ganarían en Andalucía y C's quedaría por delante del PP de celebrarse ahora los comicios

Los andaluces hubieran preferido una coalición PSOE-Podemos pese a no lograr la mayoría del Parlamento

Julia Camacho

Susana Díaz felicita a Juanma Moreno tras ser investido presidente de la Junta de Andalucía, el pasado 16 de enero.

Susana Díaz felicita a Juanma Moreno tras ser investido presidente de la Junta de Andalucía, el pasado 16 de enero. / José Manuel Vidal (EFE)

El PSOE recuperaría en las próximas generales en Andalucía gran parte del voto abstencionista que se quedó en casa en las pasadas elecciones autonómicas del 2 de diciembre. Los socialistas se dejaron un 25% de votantes en el camino en las autonómicas de 2018 respecto a las generales de 2016, pero el 19% cogería ahora de nuevo la papeleta socialista en caso de celebrarse mañana comicios generales, según el último sondeo postelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) referido a Andalucía. En cualquier caso, la encuesta deja claro que el 42,1 por ciento de los abstencionistas tenían decidido desde mucho antes de que empezara la campaña que no acudirían ese día a las urnas, y que de ellos el 22,7% hubiera votado a Susana Díaz.

El sondeo del CIS, con un muestreo de más de 2.900 entrevistas realizadas entre diciembre y enero, deja ver que la abstención perjudica más al PSOE que a otros partidos. En los segundos comicios con menor participación de la historia, el 58,65%, el comportamiento abstencionista se atribuyó a la izquierda en general, lo que permitió a la suma de PP, Ciudadanos y Vox hacerse con el ejecutivo andaluz por vez primera en la historia de la comunidad. Pero mientras que Podemos continuaría desangrándose, en caso de celebrarse ahora las elecciones generales los socialistas recuperarían parte de esa fuga de votos. Una que puede deberse en parte al miedo a que se repita la victoria de la derecha y la ultraderecha o un menor tirón de Susana Díaz respecto a Pedro Sánchez, que en la valoración de líderes está una décima por encima de la secretaria general del PSOE andaluz.

Según el estudio, el 67,1% de los encuestados tenía claro el partido al que apoyarían desde mucho antes de la campaña electoral, lo que echa por tierra la percepción de que la irrupción de Vox se produjo en los últimos días de campaña. Es más, solo el 14,7 por ciento de los votantes de la formación de ultraderecha decidió coger esta papeleta el mismo día de los comicios. Resulta llamativo comprobar que el 54,7 por ciento de los votantes ultraconservadores estuvo dudando entre PP y Vox, mientras que el 57,3 por ciento de los votantes del PP dudaron entre este partido y Ciudadanos, frente al 29,1 por ciento que dudó entre el PP y Vox.

Sorpasso de Ciudadanos

En este sentido, el sondeo del CIS confirma que el grueso de los apoyos a la formación ultraconservadora de Santiago Abascal, el 48,4 por ciento, proviene del PP, mientras que uno de cada cinco votantes de Vox viene desde las filas naranjas. Vox también rasca del PSOE, (5,8 por ciento) e incluso recibe un 3,3 por ciento de antiguos votantes de Podemos. La radicalización del discurso del líder conservador Pablo Casado parece tener efecto en Andalucía, la comunidad más poblada y fundamental para lograr La Moncloa: de celebrase ahora los comicios, el PP perdería 2,2% de votos en favor de Vox, pero a la formación de ultraderecha se le irían el 8,3 por ciento de los votantes a las filas populares. De esta manera, en Andalucía las generales las ganaría el PSOE, con el 24% de los apoyos, seguido de Ciudadanos, que obtendría el 11,6% de los votos y superaría al PP, con 10,3 por ciento. Unidos Podemos lograría el 8,8%b de los apoyos y Vox el 4,4%, aunque el CIS señala que el 10,9 por ciento de los ciudadanos encuestados no irá a votar y el 16,6% aún no tiene decidido su voto.

Respecto al primer mes de funcionamiento del gobierno de PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox, el CIS considera que es la opción favorita para el11,7 por ciento de los andaluces, que hubiera preferido un gobierno de coalición del PSOE con Adelante Andalucía (15,6 por ciento), pese a saber que esta alianza no alcanza la mayoría absoluta en el parlamento andaluz. La segunda opción favorita de los votantes hubiera sido un gobierno del PSOE en solitario (12,1 por ciento).

Abascal, mejor valorado que Iglesias

En cuanto a una valoración de los líderes, el candidato de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, es el peor valorado, con un 2,5 sobre diez pero una tasa del desconocimiento del 60%. El líder mejor valorado por los andaluces es Albert Rivera, con una nota media de 4,3 por ciento, seguido de su hombre de confianza en Andalucía y vicepresidente del Ejecutivo regional Juan Marín (4,1). Pablo Casado, Juan Manuel Moreno Bonilla y Pedro Sánchez empatan en 3,7 puntos, una décima por encima de Susana Díaz. En el primer CIS en el que se pregunta por Santiago Abascal el líder de la ultraderecha es el segundo peor valorado, con un 2.9, por encima eso sí de Pablo Iglesias, que saca apenas un 2.6.