Ir a contenido

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL

Casado marca al PP su propio "relato" de la "venta de España"

Arenga a sus dirigentes por las "cesiones" de Sánchez a los soberanistas

Apela al voto útil en el Senado para aplicar un artículo 155 duro en Catalunya

Pilar Santos

Teodoro García Egea y Pablo Casado, en la junta directiva nacional de esta mañana en Génova.

Teodoro García Egea y Pablo Casado, en la junta directiva nacional de esta mañana en Génova. / JOSÉ LUIS ROCA

Pablo Casado no ha escondido nunca que está pendiente de las redes sociales, de los mensajes que saltan de Whatsapp en Whatsapp y los que sacuden Twitter y Facebook. Este mismo lunes, en la reunión de la junta directiva nacional de su partido, agradeció a sus dirigentes que estén pendientes de ellas y sean activos. El presidente del PP sabe que esas plataformas son algunos de los campos de batalla más importantes en estos momentos para imponer el "relato", la propaganda de siempre. Por eso marcó su propia descripción de lo que ha ocurrido entre la moción de censura de mayo y el anuncio del adelanto electoral y se la explicó a sus compañeros de filas para que la repliquen en sus territorios y en internet. "Si dejamos que la izquierda imponga su relato nunca ganaremos", admitió antes de exponer argumentos que vendió como irrebatibles.

El principal hilo conductor de su exposición es la "traición" a España que Pedro Sánchez ha cometido. Casado aseguró que su partido ha detenido “la venta de España a los independentistas”, una muestra, afirmó, del poderío que ostenta el PP pese a la caída que señalan en las encuestas. “No nos preocupemos por la demoscopia. Nosotros a lo nuestro. Estas elecciones tratan sobre España”, les aconsejó.

Según el presidente de los conservadores, el PP “ha derribado al Gobierno” y le ha puesto “en una situación límite”, porque los conservadores no tardaron “ni un minuto en denunciar la negociación con mediadores” y "descubrieron la traición que [el Ejecutivo] estaba a punto de hacer". Ante la junta directiva nacional, el principal órgano entre congresos, el presidente del PP repasó la hemeroteca desde agosto y la contó según sus intereses. Por un lado, obvió algunos episodios, como por ejemplo que la figura del “relator” la dio a conocer el PSC y no fue un ‘hallazgo’ de los populares y también dejó de lado que los soberanistas vetaron los Presupuestos Generales del jefe del Ejecutivo porque este no aceptó hablar de derecho de autodeterminación. Por otro lado, Casado adelantó unas supuestas "cesiones" que el dirigente socialista hará ante los soberanistas si el PSOE se mantiene en la Moncloa. “Esta vez ya no habrá pago por adelantado. ¿Exigirán los independentistas pago al contado? ¿Por eso no descarta Sánchez un pacto con los independentistas?”, lanzó sembrando sospechas. "Cuando el Gobierno vio la marea del descontento popular quiso echarse atrás, pero ya estaba entre la espada y la pared", continuó antes de asegurar que "centenares de miles de personas salieron a la calle", en referencia a la manifestación de Colón. Según la Delegación del Gobierno, fueron 45.000 personas. Según los convocantes, PP y Cs, 200.000.

Como tras la dictadura

Su "relato" acabó, además, con varios dilemas. Casado aseguró que la elección de la papeleta es muy importante, porque, en su opinión, la situación es tan delicada como cuando acabó la dictadura. "Obligan a los españoles a elegir de nuevo, 40 años después, entre enfrentamiento o concordia. Ruptura o reformas. Radicalidad o integración. Privilegios para algunos o ley para todos", aseveró. 

Además, en su discurso, que se pudo seguir por circuito interno, recordó que su primera decisión si gobierna será aplicar el 155 y para ello necesitará mantener el poder en el Senado. En estos momentos, el PP tiene mayoría absoluta en la Cámara alta, donde se deben aprobar las medidas que se decidan aplicar en una posible nueva intervención de la Generalitat. Por eso, ante esa circunstancia, Casado avisó de la importancia de esa lista en estas elecciones y pidió a los votantes de derecha (mensaje a los seguidores de Ciudadanos y Vox) que no se fragmenten y apuesten por "la lista de la libertad". “Seremos los ‘senadores por el 155’. Ese será nuestro lema”, contaron fuentes de la dirección después, que descartaron cualquier coalición con Ciudadanos.