Ir a contenido

Segundo día del viaje de Estado

El Rey reclama más cooperación a Marruecos para afrontar el "drama" de la inmigración ilegal

El monarca asegura que el país magrebí es un referente de estabilidad y modernización en la región

El Periódico / Agencias

Los Reyes de España hacen la tradicional ofrenda en el Mausoleo Mohamed V. / JUANJO MARTÍN (EFE / VÍDEO: EFE)

El Rey Felipe VI ha afirmado este jueves que España y Marruecos deben "seguir reforzando" su cooperación en materia de "gestión migratoria", para hacer frente al "sufrimiento y el drama de pérdidas de vidas humanas que generan las mafias que trafican con seres humanos." Todo ello, ha dicho, con apoyo de la Unión Europea, un apoyo "por el que España ha trabajado y seguirá trabajando.

El Rey ha subrayado que el modelo de cooperación hispano-marroquí en ese ámbito es "reconocido por socios y vecinos". Y ha recordado la colaboración "igualmente ejemplar" en el ámbito de la seguridad, la lucha contra el terrorismo y la delincuencia, con las fuerzas de seguridad de ambos países y sus servicios de inteligencia trabajando de forma coordinada con "excelentes resultados".

El jefe del Estado también ha aplaudido que se estén "relanzando las relaciones estratégicas entre Marruecos y la UE, por las que España siempre ha trabajado". En ese sentido, ha celebrado la reciente aprobación de los acuerdos agrícola y pesquero entre la UE y Rabat, "que sin duda han favorecido esta nueva dinámica".

Foro de empresarios

Felipe VI ha pronunciado el discurso central de su visita de Estado a Marruecos en el marco de un foro empresarial celebrado en el Ministerio de Exteriores del país anfitrión, ya que en la parte más institucional del viaje -el miércoles, junto a Mohamed VI-- no hubo intervenciones públicas.

Por eso ha aprovechado la ocasión para agradecer "la generosa hospitalidad y el afecto fraternal" con que les recibió el monarca alauí y dejar claro que son tiempos "propicios"  para explotar "al máximo las buenas relaciones" e impulsarlas aún más.

"Marruecos siempre encontrará en España un socio leal y comprometido para apoyar su progreso en todos los ámbitos", ha dicho el Rey. Con ese objetivo, ha llamado a los empresarios a compartir esfuerzos para seguir reforzando la relación y persiguiendo el progreso.

Nexo de unión con Africa

España y Marruecos, según ha dicho Felipe VI, son "verdaderos socios estratégicos" y quieren "construir una alianza pionera" y que lidere toda la asociación euromediterránea y de esa forma contribuir al acercamiento entre las dos orillas de este mar y, a la vez, entre Europa y el continente africano.

España es hoy el primer proveedor y el primer cliente de Marruecos, con flujos comerciales que alcanzan los 14.500 millones al año, pero el Rey ha hecho un llamamiento a "ir más allá", definir nuevos ámbitos para la cooperación económica y comercial y expandirla hacia África subsahariana. 

Felipe VI ha descrito a Marruecos como polo de estabilidad política e institucional de modernización y de crecimiento económico en su región, cosa que le ha permitido atraer importantes inversiones. Ha elogiado también la senda emprendida por el país para modernizar sus infraestructuras, sus instituciones y su economía y mejorar el clima de negocio.

En los últimos siete años el país ha avanzado 60 puestos en el ranking 'Doing Business' del Banco Mundial. La principal partida exportadora de Marruecos hoy en día son los automóviles: produce 400.000 vehículos al año y los exporta por más de 6.000 millones de euros. En ese contexto, ha llamado a aprovechar las sinergias que puede haber entre ambos países.

Empresas españolas punteras

El Rey ha mencionado también el liderazgo de empresas españolas en ámbitos como las energías renovables, el material ferroviario, la gestión de aeropuertos y la ingeniería. "Las empresas españolas han demostrado ser unos socios fiables y capaces de ofrecer soluciones adaptadas a las necesidades de cada situación", ha dicho.

Acompañado por la ministra de Industria, Reyes Maroto, el Rey ha desgranado algunas de las cifras que describen la relación comercial entre los dos países, el potencial del país y las excelencias de las empresas españolas.