Ir a contenido

Tardà culpa a Sánchez de cerrar la puerta al diálogo por miedo a la derecha

El republicano insiste en que porfiará en la búsqueda de un acuerdo al conflicto

La ministra insiste en vetar la autodeterminación en el orden del día del diálogo y el PDECat sostiene que hay tiempo para el acuerdo

Xabi Barrena / Fidel Masreal

Congreso de los Diputados. Joan Tardà de ERC muestra una foto del juicio.

Congreso de los Diputados. Joan Tardà de ERC muestra una foto del juicio. / Jose Luis Roca

ERC y PDECat acusaron al Gobierno de ser responsable del desacuerdo sobre las mesas de negociación del conflicto catalán, en un tono conciliador, pero con un contenido alejado de los presupuestos generales del Estado y centrado en reclamar debatir sobre el derecho de autodeterminación. Frente a ellos, la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero insistió una y otra vez en rechazar poner ese derecho en el orden del día del diálogo, algo que calificó de "chantaje". Con todo, el PDECat dijo que existe margen hasta la votación de este miércoles.

El líder de ERC en el Congreso, Joan Tardà, dio por hecho su ‘no’ a la tramitación de los presupuestos y se lamentó de la “ocasión perdida” de abrir un cauce de diálogo estable con el Estado. “Estábamos muy cerca”, explicó el republicano “pero usted”, en referencia al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “no ha sabida aguantar el chaparrón de la derecha”.

El de Tardà fue, como otras intervenciones, un discurso sobre presupuestos sin hablar de presupuestos. Tras presumir de expediente con los socialistas, a los que apoyaron no solo en sus moción de censura a Mariano Rajoy, sino en cada uno de sus decretos sometidos a votación (excepto el de la vivienda), Tardà esgrimió un doble principio que avalan, a su entender, su reclamación de un referéndum de autodeterminación o, cuanto menos, de su inclusión en la lista de asuntos a tratar en unas negociaciones, algo a lo que el PSOE se opone.

“Se trata del principio democrático y del de realidad”, apunto el republicano que, tras reconocer que hay un 50% de votantes no independentistas, “hay otro 50% que sí lo es. Y que merecen una respuesta”. Y que no desaparecerán, vino a añadir. Ergo, “hay que buscar “una solución que satisfaga a todas las partes”, insistió.

“Ahora no ha sido posible”, dijo a modo de resumen el presidente de ERC en el Congreso, “pero porfiaremos en un futuro. Tenemos la obligación de asumir ese reto", sentenció.

Montero responde

En su réplica a Tardà, la ministra Montero calificó de "error histórico" el veto independentistas a los presupuestos, dando ya por hecho el desacuerdo. La ministra retieró, como en su intervención matinal, que el Gobierno nunca iba a aceptar como condición que se hablara del derecho de autodeterminación en "ningún ordel del día" de las mesas de diálogo. Y acusó a los republicanos de saber "desde el primer día" esta linea roja del Gobierno.


En su segunda réplica, de tono ya más duro, la ministra acusó a ERC de unirse al PP y Ciudadanos. "¿Cómo puede supeditar la mejora de la vida de los catalanes a las cuestiones que ha planteado? que tienen otro cauce, que no se pueden plantear cómo condiciones para plantear estos presupuestos y que conocía que la respuesta es la que ha obtenido, una negativa por parte de este Ejecutivo", insistió.

PDECat: hay tiempo para el acuerdo

Por su parte, el representante del PDECat, Ferran Bel se mostró dispuesto a levantar el veto a las cuentas en la votación de este miércoles si el Gobierno acepta "hablar de todo" en las mesas de diálogo. "Tienen tiempo de rectificar" insistió una y otra vez Bel, precisando que el independentismo no exige al Gobierno que acepte la autodeterminación de Catalunya sino que asuma que se pueda hablar de ella. "No les pedimos que renuncien a nada pero no nos pueden pedir que renunciemos a nada", precisó. En cualquier caso, el diputado posconvergente acusó al Ejecutivo de pretender ir a elecciones anticipadas por cálculos electorales.

En su última réplica a Bel, la minsitra Montero insistió en que los presupuestos "son importantes para Catalunya" con una inyección que cifró en 5.000 millones de euros. Aseguró que es el independentismo el que comete "un grave error", y lo responsabilizó del fin del diálogo. "Quieren caminar sobre un callejón sin salida, no sé si les dará rédito electoral", aseguró. "Impiden que el país avance, se frene la crispación y haya una solución dialogada al conflicto de Catalunya", reprochó al representante del PDECat.