Ir a contenido

La Generalitat acusa al Gobierno de "romper el diálogo"

"Seguiremos en la mesa del diálogo y negociación", afirman los 'consellers' Artadi y Aragonès

El Govern explica que al intentar una reunión esta tarde, recibe de Calvo un mensaje: "Entiendo esto como un no"

Fidel Masreal / Barcelona

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, acusa al Estado de haber roto la negociación. / PAU CORTINA (ACN)

La 'consellera' de Presidència y portavoz del Govern, Elsa Artadi, junto al vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, han salido al paso de la acusación de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, al Govern en el sentido de que ha rechazado la úlltima oferta del Gobierno sobre la constitución de una mesa de diálogo con la figura de un relator y formaciones políticas estatales. Segun fuentes del Govern, al intentar convocar una reunión esta tarde, para valorar el texto divulgado por la Moncloa, el mensaje de respuesta de la vicepresidenta Carme Calvo ha sido: "Entiendo esto como un no, suerte" a las 13.55h.

En una rueda de prensa convocada de urgencia en el palau de la Generalitat, Artadi y Aragonès han acusado al Gobierno de "romper" la negociación y han asegurado que las propuestas divulgadas hoy por Calvo eran pactadas previamente pero son inconcretas. Pero sobre todo han rechazado que se vete el debate sobre el derecho a la autodeterminación en las mesas de diálogo. "No aceptaremos que renunciemos a nuestras convicciones para sentarnos a una mesa de diálogo”, ha afirmado Aragonès. "Entonces ya no es una negociación, es una adhesión", ha subrayado, recordando la defensa de un referéndum y del derecho a la autodeterminación de Catalunya. El número dos del Govern reprocha al Ejecutivo de Sánchez de ceder a la presión de la derecha y la extrema derecha. La falta de concreción, de plan de trabajo, y un calendario insuficiente, además de la concreción del nombre de la figura del relator, son los argumentos del Govern para considerar insuficiente la propuesta de Calvo. "Era una excusa para certificar que se rompían las negociaciones", ha apuntado Aragonès, revelando además que se ha propuesto una reunión al Gobierno para esta tarde, sin éxito. El vicepresidente ha insistido en que se ha de reconocer los objetivos políticos del Govern en esta mesa de diálogo al mismo nivel que los objetivos del Gobierno.

La portavoz lo ha corroborado: "que se incluyera el derecho a la autodeterminación y el fin de la represión era condición necesaria para nosotros para tramitar los presupuestos". Artadi ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de falta de coraje político: "Lamentamos que el Estado haya decidido abandonar el dialogo, que el PSOE haya cedido ante los que están en contra de la democracia, del dialogo y de hacer política. Un Gobierno que ha hablado de respuesta política a problemas políticos pero a la hora de hacer efectivo el diálogo y concretar está fallando, le ha faltado coraje para concretar y poner los mecanismos para que el diálogo pase de la retórica a la realidad, de lo discursivo a lo efectivo".

La portavoz ha añadido que "constatamos la necesidad de un rol de mediación, de facilitador, de relator, porque claramente nos hallamos en situaciones en que la conversaciones van por un lado  y toman un cariz claramente diferente". Artadi ha añadido que el Gobierno "está cediendo a lo que esta manifestación busca, que es parar el diálogo; Vox Ciudadanos y el PP condiciona la agenda del Gobierno, que tiene presión igual que nosotros, pero hemos apostado por el diálogo”.

Ambos 'consellers' han asegurado que el Gobierno ha reclamado, para activar el diálogo, que no se presentaran o se retiraran las enmiendas a la totalidad de ERC y el PDECAt a los presupuestos del Estado. Artadi ha descrito que en las úlitmas 24 horas "el Gobierno ha tenido prisa" por cerrar un acuerdo.

Presupuestos, lejos

Por todo ello, Artadi y Aragonès han confirmado que la posibilidad de que los grupos independentistas levanten los vetos a las cuentas son escasas, están "mucho más lejos". Aragonès ha recordado que la voluntad, tras la moción de censura, era "que no se pidiera de entrada a una de las partes de negociación que renunciara a sus planteamientos. Como no se ha cumplido, no podemos permitir la tramitación, hay tiempo hasta el miércoles, hay poca probabilidad por la negativa del Gobierno a moverse”.