Ir a contenido

VÍSPERAS DEL JUICIO DEL 1-O

Sánchez carga en Estrasburgo contra las "fake news" del 'procés'

El presidente visita el TEDH, al que los dirigentes independentistas recurrirán si son condenados

"No necesitamos relatores. Me preocupa la degradación institucional", señala Felipe González

Juan Ruiz Sierra

El presidente Pedro Sánchez conversó con el presidente de la Corte Europea de Derechos Humanos, TEDH, Guido Raimondi, durante una visita al TEDH en Estrasburgo, Francia.

El presidente Pedro Sánchez conversó con el presidente de la Corte Europea de Derechos Humanos, TEDH, Guido Raimondi, durante una visita al TEDH en Estrasburgo, Francia. / FREDERICK FLORIN (AFP)

Pedro Sánchez tiene que hacer complicados equilibrios. Necesita a ERC y el PDECat para aprobar los Presupuestos y culminar la legislatura, pero también debe defender al sistema judicial español frente a los ataques del independentismo. A las puertas del juicio al 'procés', que comenzará el próximo martes en el Tribunal Supremo, el líder socialista se convirtió este jueves en el primer presidente del Gobierno que viajó a Estrasburgo (Francia) para visitar el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), el organismo al que los dirigentes independentistas piensan recurrir si son condenados. Sánchez ensalzó la independencia de los jueces y cargó contra las "'fake news'" del independentismo.

"España es una democracia plena, que defiende la independencia judicial y tiene uno de los sistemas judiciales más garantistas del mundo. En tiempos de 'fake news', apelo a la fuerza de los datos constatados", dijo el jefe del Ejecutivo en el Consejo de Europa, la institución a la que pertenece el TEDH.

En uno de los momentos más complicados de su mandato, Sánchez no se refirió directamente a la inminente vista en el Supremo. Tampoco a las acusaciones de la derecha de que está "traicionando" España al aceptar, como reclamaban ERC y el PDECat para no vetar los Presupuestos, que un relator se incorpore a la mesa de partidos catalanes que exploran una solución política a la crisis territorial, una iniciativa que ha provocado fuertes críticas de pesos pesados del PSOE, el último de ellos Felipe González. Pero sus palabras pueden aplicarse a ambas situaciones.

"Siempre habrá relatos falsos para movilizar el odio y la crispación. Es la propia democracia la que está en juego si permitimos que esos relatos se impongan –dijo el presidente-. Cuando se prima la crispación frente al acuerdo, la ruptura unilateral frente a los consensos, cuando se recurre a la mentira, cuando se promueven agravios o nostalgias inventadas, la democracia se resiente".

La "transparencia"

Mientras tanto, el malestar en el seno del PSOE por la figura del relator no amaina. Presidentes autonómicos como el castellano-manchego Emiliano García-Page insisten en pedir al secretario general que convoque al Comité de Política Federal, que reúne a todos los líderes territoriales del partido, para explicar esta decisión. Pero Sánchez no tiene previsto dar este paso. Por el momento, toda la pedagogía se reduce a un argumentario interno en el que la dirección socialista defiende al relator, cuyo nombre aún no ha sido pactado por el Gobierno y la Generalitat, como "garantía de transparencia".

Las explicaciones no han convencido a los críticos con la iniciativa. Entre ellos, a González. En un vídeo difundido este jueves a través de su fundación, el expresidente fue categórico. "No necesitamos relatores –dijo-. Me preocupa mucho la degradación institucional".