Ir a contenido

PARLAMENT

JxCat y ERC rechazan apoyar la unilateralidad en el Parlament

Los socios de Govern defienden que "no renuncian a ninguna de las vías" pero blindan el diálogo con el Gobierno

Júlia Regué Fidel Masreal

Diputados de JxCat y miembros del Govern en el hemiciclo del Parlament.

Diputados de JxCat y miembros del Govern en el hemiciclo del Parlament.

El Parlament ha rechazado este jueves una moción de la CUP que forzaba una declaración política por la unilateralidad a las puertas del juicio por el 1-O. 

JxCat ERC presentaron sus enmiendas a un texto que pedía "avanzar unilateralmente en el ejercicio de la autodeterminación, desarrollando soberanías en todos los ámbitos de las políticas públicas, sin aceptar las limitaciones del Estado español y su marco jurídico" y romper el diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez. Pero las consideraciones de estos grupos, intercambiadas con la opinión de los 'cupaires', no han sido registradas a tiempo en el Parlament y por lo tanto los socios de Govern se han abstenido.

Solo se ha aprobado por unanimidad la petición a la Generalitat para que "expulse del espacio público las expresiones de fascismo, nacionalismo, machismo, racismo y homofobia". Eso sí, la CUP y los 'comuns' se han aliado en lo que atañe a "garantizar el derecho a la vivienda expropiando las viviendas vacías en manos de grandes tenedores" y en "desobedecer" el techo de gasto que fija la ley de presupuestos generales del Estado. 

Fuentes de la CUP explican que los puntos calientes de la negociación han sido precisamente el deshielo entre administraciones -el redactado alternativo apostaba por "impulsar un proceso de diálogo político con el Estado"- y que la Generalitat "deje de reprimir los movimientos sociales con violencia policial" y "retire su acusación particular de todas esas causas que reprimen y criminalizan la protesta y la disidencia política", puntos en los que JxCat y ERC se han abstenido.

Falta de acuerdo

Los posconvergentes han sostenido que "no era una moción para ser aprobada" porque "busca marcar perfil propio". El diputado Josep Costa se ha quejado de que los 'cupaires' no hayan tenido "voluntad de transaccionar". "Ponen énfasis en lo que nos separa y no en lo que nos une", ha aseverado el también vicepresidente de la Mesa del Parlament.

Y es que según fuentes de JxCat, los 'cupaires' no han querido rebajar la contundencia de su texto, en un apartado en el que también ERC ha presentado una enmienda que proponía: "avanzar en el ejercicio del derecho a la autodeterminación sin renunciar a ninguna vía democrática y pacífica". "Tenemos que ser los últimos en levantarnos de la mesa. Vivimos en un Estado en que el diálogo es alta traición pero por nosotros no quedará", ha defendido Costa.

Un extremo que han reforzado los republicanos en su intervención: "Antes que independentistas somos demócratas. Si hay una mesa de dialogo no seremos los primeros en levantarnos", ha apostillado la diputada Irene Fornós. Asimismo, ha añadido que apostar por la unilateralidad es "no renunciar a ninguna de las vías". "No podemos votar a favor, eso nos cierra puertas y no abre de nuevas", ha zanjado.

El diputado de la CUP, Carles Riera, ha reprochado a los socios de Govern que "sigan teniendo la mínima confianza [en el diálogo] cuando el Estado va con todo el régimen y ustedes con las manos en el bolsillo", y les ha pedido que "asuman con realismo la situación política y entiendan que la única forma de diálogo es la soberanía y romper con el régimen del 78 unilateralmente". "El Estado ha dicho que hay una línea roja, la Constitución, y JxCat y ERC no ha puesto ninguna", ha insistido.

Desde el PSC, han cargado contra el intento de dar portazo al diálogo y contra las derechas que han convocado manifestaciones contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por aceptar la figura del 'relator'. Por su parte, los 'comuns' han insistido en que "la única vía capaz de construir un futuro mejor y con mas democracia es debatir sobre cómo se lidera una segunda etapa de la transición". 

En Ciutadans, no se ha entrado a discutir: "Catalunya no está dentro de la categoría de territorios con derecho autodeterminación", ha aseverado el diputado Nacho Martín Blanco. Los naranjas han cargado con dureza contra los anticapitalistas y han asegurado que el agresor que lanzó presuntamente un objeto a un concejal de Torroella de Montgrí es "portavoz de la CUP", algo que los anticapitalistas han negado. "Esperamos sus disculpas cuando se demostrara que todo lo que han dicho es mentira", ha contestado Riera.

Con ironía, el popular Alejandro Fernández ha afirmado que "a cada pleno [los 'cupaires'] presentan una moción para cambiar el mundo". "Son unos auténticos 'cracks' que quieren convertir a Catalunya en una república de inspiración bolivariana", ha enfatizado.