27 sep 2020

Ir a contenido

PLENO

El Parlament echa el cierre al Consell Comarcal del Barcelonès

Todos los grupos avalan la supresión, excepto la CUP, que se absteniene, al ver rechazada su petición de auditar el ente

Júlia Regué

Hemiciclo del Parlament de Catalunya.

Hemiciclo del Parlament de Catalunya.

El hemiciclo de la Cámara catalana ha puesto fin este miércoles al Consell Comarcal del Barcelonés, el organismo supramunicipal creado en el 1988 que aúna los municipios de Barcelona, Badalona, L’Hospitalet de Llobregat, Sant Adrià de Besòs y Santa Coloma de Gramenet. Ahora se creará una comisión mixta que deberá gestionar el traspaso de competencias y el proceso final de liquidación. Todos los grupos han votado a favor del dictamen de la comisión, excepto la CUP que se ha abstenido. Esta es la primera ley que se saca adelante desde que se inauguró la legislatura. 

El texto aprobado es el que se acordó en la comisión, ya que no se ha aceptado ninguna de las enmiendas presentadas por los partidos. Las formaciones han tratado de recoger la mayor unanimidad, aunque los anticapitalistas han decidido abstenerse después de que su propuesta de encargar una "auditoría externa" no se haya aceptado. "La disolución no se puede convertir en una alfombra donde esconder la mala gestión de los últimos 30 de años", ha aseverado Carles Riera. 

El Consell maneja un presupuesto de unos 39 millones de euros y atraviesa una mala situación económica. Según los últimos datos publicados en su portal de transparencia con fecha del 2017 tiene una deuda de 56 millones de euros a entidades financieras. Este diario reveló que sus empresas dependientes tienen unas pérdidas acumuladas de hasta 30 millones de euros y que deben hasta 78 millones de euros. Además, cabe añadir que la Sindicatura de Comptes detectó presuntas irregularidades en el ente tras auditar su actividad del 2005 al 2011.

En sus intervenciones, los partidos han celebrado la aprobación de esta ley como un "día histórico", ya que desde el 2013 se suceden procedimientos administrativos y parlamentarios para liquidar este ente debido a la pérdida progresiva de competencias y al constatar que sus funciones podían ser asumidas por otros órganos en los que ya están representados, como el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), y por los propios municipios que conforman el Consell Comarcal del Barcelonès.