Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

Mas, Rajoy, Santamaría y Urkullu, entre los citados a declarar en el juicio del 'procés'

El Supremo también acepta la declaración de Colau, Trapero, Torrent, Rufián y Tardà, entre otros

Rechaza observadores, porque "todo ciudadano podrá hacerlo" y habilita dos traductores para quien quiera declarar en catalán

Ángeles Vázquez

Mariano Rajoy, Artur Mas, Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Urkullu.

Mariano Rajoy, Artur Mas, Soraya Sáenz de Santamaría e Íñigo Urkullu.

El Tribunal Supremo ha desvelado uno de los aspectos que genera más expectación respecto al juicio del 'procés', que empezará el día 12: los testigos. Entre el alrededor de medio millar que será convocado están el expresidente del gobierno Mariano Rajoy, la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro y el expresidente de la Generalitat Artur Mas. Los cuatro fueron propuestos por la acusación que ejerce Vox, aunque los dos expresidentes también los proponía alguna defensa.

En un auto de 145 páginas el tribunal que juzgará el 'procés' declara la pertinencia de los 256 testigos solicitados por la fiscalía y la Abogacía del Estado, a los que añade quienes asistieron a la Junta de Seguridad del 27 de septiembre de 2017: el exsecretario de Estado José Antonio Nieto, el exdelegado de Gobierno en Catalunya Enric Milló, el coronel de la Guardia Civil coordinador del dispositivo del 1-O, Diego Pérez de los Cobos, la cúpula de los Mossos, con el mayor Josep Lluís Trapero y su sustituto durante la aplicación del 155, Ferran López, así como los máximos responsables policiales en Catalunya.

También comparecerán políticos, como el lehendakari, Iñigo Urkullu, el presidente del Parlament, Roger Torrent, los diputados de ERC Gabriel Rufián y Joan Tardá, la excoordinadora general del PDeCAT Marta Pascal, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el exdiputado Lluís Llach, el exportavoz de En Comú Podem Xavier Domenech, la exdiputada de la CUP Mireia Boya o los exmiembros de la Mesa que serán juzgados en el TSJ de Catalunya, salvo Ramona BarrufetSu citación les impidirá asistir al juicio como público hasta que declaren ante el tribunal.

Rechazados

La Sala rechaza que declare el Rey o el jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, por no existir el «testigo por sustitución», alegado por la defensa que lo pedía. Tampoco declararán el exministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba o la exdiputada Pilar Rahola, porque se solicitaban por hechos anteriores al 'procés'; ni el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont u otros de los huidos en esta causa, porque eso es incompatible con declarar como testigo, obligado a decir verdad. Ni el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, porque la Sala del 61 ya disipó las dudas sobre la imparcialidad del tribunal que escondía su citación.

La prueba pericial de Derecho internacional propuesta por Oriol Junqueras y Raül Romeva, para que un relator internacional y un experto independiente explicaran al tribunal «el alcance actual y significado del derecho de autodeterminación», ha sido rechazada. «La Sala no acepta una prueba encaminada a explicarle el alcance y significado de un derecho cuyo contenido material se obtiene a partir de las declaraciones internacionales suscritas por España y de la dogmática que se ha ocupado de su estudio. Hacer depender de la opinión de dos juristas la conclusión acerca de la legalidad internacional del derecho a decidir supone quebrar de forma irreparable el significado de la función jurisdiccional».

Tampoco acepta relatores de Naciones Unidas, expertos en derechos humanos, premios nobel o intelectuales como Noam Chomsky y Paul Preston, "algunos de ellos de un incuestionable peso intelectual y autores de una obra que merece la admiración y el reconocimiento colectivo", pero "prescindibles cuando son llamados a juicio para opinar "sobre hechos objeto de acusación".

Juicio en directo

«La Sala coincide plenamente con la defensa a la hora de subrayar la importancia de observadores que conviertan su presencia en un sano elemento de fiscalización del ejercicio democrático de la función jurisdiccional. Precisamente por ello ha autorizado -superando así restricciones históricas todavía vigentes en la mayoría de los países de nuestro entorno- que las sesiones del juicio sean televisadas en directo y mediante streaming en la web. La consecuencia inmediata es que todo ciudadano que quiera convertirse en observador, nacional o internacional del desarrollo del juicio podrá hacerlo". 

El tribunal, que ha asignado dos plazas del público a cada defensa para sus familiares y allegados, contará con dos traductores para todo aquel que quiera declarar en catalán.