Ir a contenido

Podemos busca una fórmula "de unidad" sin ceder ante Errejón

El Consejo Ciudadano morado debatirá cómo acudir a las elecciones autonómicas

Buscarán no desautorizar a Iglesias ni plegarse ante el órdago de su excompañero

Miguel Ángel Rodríguez

 El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto al secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la reunion de urgencia del Consejo Ciudadano Estatal del partido

 El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, junto al secretario de Organización, Pablo Echenique, durante la reunion de urgencia del Consejo Ciudadano Estatal del partido / LUCA PIERGIOVANNI (EFE)

La cúpula de Podemos afronta este miércoles una de las reuniones más relevantes y traumáticas que se ha convocado desde su nacimiento. El Consejo Ciudadano Estatal (CCE) escuchará de boca de sus líderes cuál es la propuesta de urgencia que, en pro de "lanzar un mensaje de unidad", se pone sobre la mesa para afrontar la crisis que viven en Madrid, donde Iñigo Errejón pretende concurrir como candidato regional con la lista de Manuela Carmena en vez de con la de los morados. Tras unos primeros días de máxima tensión en los que Pablo Iglesias desde la distancia de su baja paternal e Irene Montero desde el Congreso, además de otros miembros de la cúpula, negaron cualquier posibilidad de acercamiento al "traidor" Errejón, ahora se presentará una propuesta de aparente acercamiento. En todo caso, se pretende que la oferta no suponga una desautorización de los actuales jefes de la organización ni una cesión a quien ha lanzado, a su entender, un órdago sin precedentes y de gravísimas consecuencias internas.

Errejón, que tiene derecho a acudir a esta convocatoria por seguir siendo formalmente parte de Podemos aunque dejara su escaño, mantiene la incógnita sobre si lo hará o no. La dirección del partido le ha pedido directamente que no lo haga, sugiriendo que lo consideraría una provocación que impediría cualquier negociación en el corto o medio plazo. El ya exdiputado integrado en la plataforma de Carmena, bajo el nombre 'Más Madrid', defiende el paso que ha dado alegando que pretende llegar hasta aquella gente que no se siente identificada con ningún partido y tener, de esta forma, más posibilidades de alcanzar el gobierno madrileño.  

El choque entre ambas visiones provocó, el pasado viernes, la dimisión del secretario regional de Madrid, Ramón Espinar, por encontrar diferencias insalvables con la cúpula de Podemos a la hora de enfrentar la polémica. A eso hay que sumar que diez barones del partido exigieron en la declaración de Toledo cerrar la herida abierta en su organización ante el miedo a salir perjudicados en las urnas.

En medio de este cisma morado y con la esperanza de que la izquierda no tire la toalla en Madrid ante una derecha que, según los sondeos, es cada vez más fuerte, surge una propuesta de IU con afán de reconciliación. O eso dicen. Cuenta con el visto bueno de la dirección federal, aunque la organización en Madrid, que ya está negociando con Carmena y Errejón y, en otra mesa, con Podemos, ya ha avisado de que será el próximo viernes cuando concrete la letra pequeña de la oferta que presentará a todos las formaciones progresistas.

La propuesta

El líder de IU, Alberto Garzón defendió este martes en TVE un nuevo espacio político donde se puedan aglutinar todas las fuerzas de izquierda y que celebre un proceso de primarias propio. El coordinador federal de IU apostó por elegir a los cargos públicos mediante un proceso interno en el que participe toda la militancia. La iniciativa pondría así al mismo nivel a todos los partidos y serían los inscritos los que conformaran las listas a la Asamblea de Madrid. Una propuesta que, por el momento, no contempla la forma de elección del candidato a la presidencia madrileña.