Ir a contenido

SONDEO DEL CEO

El Govern suspende con un 4,66 de media

El 53,1% de los sondeados cree que el Ejecutivo no sabe cómo resolver los problemas de Catalunya

La mayoría de encuestados piensa que Torra debe centrar esfuerzos en resolver el problema político

Júlia Regué

Pere Aragonès y Quim Torra, en la reunión del Govern.

Pere Aragonès y Quim Torra, en la reunión del Govern. / DANNY CAMINAL

A las puertas de cumplir en octavo mes en el Govern, el equipo liderado por Quim Torra suspende. A ojos de los catalanes, su gestión es peor que el tijeretazo de Artur Mas y la legislatura de su sucesor, Carles Puigdemont. Así lo revela el informe del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), que da una nota media de 4,66 al Ejecutivo a raíz de las entrevistas a unas 1.600 personas, una cifra que el mismo documento contrapone al 4,96 de Mas y al aprobado justo de Puigdemont (5,5). Si bien el 62,1% de los encuestados aprueba al Govern, gran parte del 33,1% que lo suspende lo hace con una nota que se concentra rozando el 0, hecho que decanta la balanza. 

La percepción que se traduce en la cifra media se refuerza con un 53,1% que cree que este Ejecutivo no sabe cómo resolver los problemas. Un 38,4% piensa que sabe cómo abordarlos pero necesita tiempo y solo un 3,8% defiende que los esté solventado. La sensación de desorientación crece respecto a los otros dos años comparativos, ya que en el 2011 fue del 42,3% y en el 2016 del 44%. 

Los sondeados consideran que los esfuerzos del Govern se centran mayoritariamente en resolver el sistema de financiación de Catalunya (73,1%), las relaciones con el resto de España (40,6%) y a combatir el incivismo y la violencia (40%). En el dilema entre decidir qué se prioriza, desatascar el problema político o gestionar los servicios públicos, se dividen. Un 49,9% apuesta por el primer asunto y un 44,3% por el segundo. Cabe señalar que la encuesta se realizó entre el 22 de noviembre y el 20 de diciembre, en un contexto de movilizaciones sociales de médicos, funcionarios y pensionistas contra el Govern y a las puertas de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona.

Ahora bien, la preocupación por la relación entre administraciones cae a la tercera posición en las inquietudes de los catalanes por primera vez desde octubre del 2017, mes en el que se celebró el referéndum del 1-O. El paro y la precariedad laboral vuelven, por contra, a liderar el desasosiego, ya que preocupa al 31,3% de los sondeados, seguido por la insatisfacción con la política y los políticos (30%), relaciones Catalunya-España (29,4%) y la sanidad (25,5). En lo que atañe a la gestión de políticas públicas, un 47,6% avala al Govern y un 36,9% lo desdeña.