08 ago 2020

Ir a contenido

'SHOW' EN LA CÁMARA ALTA

Esperpento en el Senado por el 'pleno fantasma' del PP

Los populares obligan a celebrar la sesión pese a que Sánchez estaba en el Foro Económico de Davos

La oposición carga contra Cosidó por el uso de la mayoría absoluta y su implicación en la 'operación Kitchen'

Pilar Santos

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó.

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó. / Juan Manuel Prats

El PP decidió utilizar la mayoría absoluta que disfruta en el Senado para mantener la convocatoria de un pleno al que sabía que no asistiría el ponente principal, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, porque ya tenía cerrada su participación en el Foro Económico de Davos. La sesión, de apenas una hora y media de duración, se convirtió en una ristra de reproches de todos los grupos contra los populares y en especial contra su portavoz, Ignacio Cosidó, que lleva semanas en la picota por la investigación judicial sobre su actuación como director general de la Policía en la supuesta guerra sucia del Gobierno de Mariano Rajoy.

La oposición desdeñó el empeño del PP por convocar el pleno, en el que quería que Sánchez explicara la reunión que mantuvo en diciembre con el 'president', Quim Torra. Los populares aprovecharon otra vez su mayoría absoluta e interpretaron que el reglamento de la Cámara, pese a la ausencia del jefe del Ejecutivo, permitía que la sesión se celebrara y decidieron que los portavoces tomaran la palabra por un espacio de 10 minutos.

El coste económico

Los miembros de ERC abandonaron el hemiciclo para mostrar su desacuerdo por que el PP insistiera en celebrar la sesión y no se quedaron a escuchar a nadie. El resto de la oposición calificó de "paripé", "circo" y "esperpento" la sesión. "Ustedes se han convertido en troles parlamentarios", acusó Jon Iñarritu (Bildu) a los populares. "Convocar un pleno a sabiendas de que no iba a comparecer [Sánchez] es robar el dinero a los contribuyentes", denunció Carles Mulet, de Compromís, en referencia al coste de los viajes de los 266 senadores. 

Mulet fue el segundo en tomar la palabra y el primero en cargar contra Cosidó. "Que suba el socio de [José Manuel] Villarejo y nos cuente lo que sabe. Demos utilidad a nuestro desplazamiento", retó el senador de Compromís. Otros portavoces, con Ander Gil (PSOE) a la cabeza, también aprovecharon para subrayar la implicación de Cosidó en la operación Kitchen, puesta en marcha para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas con el objetivo de robarle documentación que podía perjudicar al partido de Rajoy. La Dirección General de la Policía admitió en diciembre en un informe enviado a la Audiencia Nacional que en esa operación participaron entre el 2013 y el 2015 funcionarios de varios departamentos, todos ellos bajo el mando último de Cosidó. 

Estampida en el hemiciclo

Cosidó tomó la palabra y los senadores del PSOE, PDECatPNV, Compromís y Bildu se fueron para no escucharle. "Con ustedes no se podía reunir nadie porque el odio les vence", le había afeado antes Josep Lluís Cleries (PDECat) sobre el encuentro con Torra. El portavoz popular se defendió diciendo que él dará las explicaciones sobre la operación Kitchen que le reclamen, pero que este jueves el que se escapó del control parlamentario fue Sánchez, al que acusó de "ocultar" la "negociación" entre el Gobierno central y la Generalitat.

Los conservadores volverán a pedir la comparecencia del presidente, que hasta ahora se ha negado a proponer una fecha alternativa.