Ir a contenido

Interior elige las cárceles

Los presos del 1-O permanecerán en Soto del Real y Alcalá-Meco durante el juicio

Los Mossos agruparán primero a todos los presos en la cárcel barcelonesa de Brians 2 antes de que los traslade a Madrid la Guardia Civil

Luis Rendueles Juan José Fernández

Fotografía de los políticos presos en la cárcel de Lledoners

Fotografía de los políticos presos en la cárcel de Lledoners / OMNIUM CULTURAL

Los nueve políticos independentistas en prisión preventiva por el 1-O permanecerán durante el juicio en las cárceles madrileñas de Soto del Real y Alcalá, según fuentes del Ministerio del Interior. En concreto, los siete reclusos varones (Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Raül Romeva, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart) ingresarán en el Centro Penitenciario Madrid V (Soto del Real) y las dos mujeres (Carme Forcadell y Dolors Bassa) en el Centro Penitenciario Madrid I, más conocido como Alcalá-Meco. 

Ambas cárceles estaban en la abanico de opciones que manejaba Interior desde comienzos de año, según fuentes penitenciarias. La Secretaría General que administra las cárceles ha descartado las prisiones de Estremera y Aranjuez, que consideró en un principio por su proximidad a Madrid.

Soto del Real está más cerca de la sede del Tribunal Supremo, donde a comienzos del mes de febrero serán juzgados los políticos presos bajo la acusación principal de rebelión. Las exconsellera y la expresidenta del Parlament encausadas repetirán emplazamiento; y también los Jordis, que pasaron su primera etapa de prisión preventiva en Soto, donde hoy el interno más famoso es el ex director del FMI, Rodrigo Rato.

El resto de políticos catalanes presos estuvieron en Estremera, en cuyo módulo de respeto, y con las medidas de seguridad relajadas, fueron grabados en vídeo por un preso,  Alejandro Febles, que quebrantó condena y permanece huído de la Justicia.

Como adelantó EL PERIÓDICO el pasado 10 de enero, Interior permitirá que los presos estén juntos en un mismo módulo de respeto, con un régimen rebajado de obligaciones de seguridad, y se les facilitarán las reuniones conjuntas –o "de sala"– con sus abogados. Para hablar con sus defensores no deberán citarse en los locutorios. El resto de detalles de su régimen de vida intramuros dependerá de los respectivos directores de los centros penitenciarios.

Traslado mixto

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Civil se encargarán del traslado de los políticos presos cuando deban salir de las prisiones catalanas, según las mismas fuentes de Interior, intentando cumplir con las condiciones de "seguridad y dignidad" y sin "dilaciones indebidas", como ordena el Tribunal Supremo.

Cuando se concrete el día del comienzo del juicio, agentes y vehículos del área de vigilancia penitenciaria de la policía catalana llevarán dos días antes a los presos desde las cárceles de Puig de les Basses (Dolors Bassa), Mas d'Enric (Carme Forcadell) y Lledoners (el resto) hasta la prisión barcelonesa de Brians II, centro de enlace del sistema penitenciario catalán.

Desde allí, será la Guardia Civil la encargada de llevar a la comitiva de inculpados hasta Madrid. En el viaje es previsible una escala en la cárcel zaragozana de Zuera, sin confirmar, pues la Benemérita no facilita datos de los traslados de reclusos por motivos de seguridad.