Ir a contenido

Joaquim Forn anuncia su candidatura a la alcaldía de Barcelona

"Tengo derecho. No hacerlo sería aceptar las razones de quienes han construido artificialmente la narrativa que me mantiene en prisión", afirma el 'exconseller'

Toni Sust

Joaquim Forn.

Joaquim Forn.

El 'exconseller' de Interior y exprimer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Forn, actualmente en prisión preventiva en la cárcel de Lledoners por la causa contra el 1-O, ha anunciado su candidatura a la alcaldía de Barcelona en las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. EL PERIÓDICO ya avanzó el pasado octubre la predisposición de Forn a encabezar la lista del PDECat.

Forn ha anunciado este paso adelante a través de una carta que ha hecho pública a las 08.00 horas de este miércoles a través de su cuenta oficial de Twitter.

En la misiva, Forn explica su voluntad de encabezar una candidatura "integradora y transversal" para "liderar un proyecto de transformación de la ciudad" porque, afirma, tiene a Barcelona "en la cabeza y el corazón".

Saliendo al paso ya de las críticas que se le avecinan por su situación judicial, --Manuel Valls ya afirmó que la candidatura de Forn sería "una provocación"-- Forn afirma. "Me presento porque tengo derecho. No hacerlo sería aceptar las razones de quienes han construido artificialmente la narrativa que me mantiene en prisión". Y añade: "Soy inocente y me siento libre. No acepto que por estar encerrado no pueda poner en marcha el proyecto de transformación que tengo para Barcelona".

El 'exconseller' ha avanzado que cuenta en su proyecto con Neus Munté, "comprometida con la ciudad, conocedora de su realidad y experimentada en la gestión pública". Munté ganó las primarias del PDECat y técnicamente estaba destinada a ser la alcaldable. Aunque de hecho en seguida quedó claro de forma oficiosa que estaba más bien destinada a ocupar la segunda o la tercera plaza de una candidatura conjunta entre los exconvergentes del PDECat y los exconvergentes de la Crida de Carles Puigdemont. 

Munté ha celebrado la decisión de Forn en un mensaje en Twitter. 

También lo ha hecho el presidente del PDECat, David Bonvehí:

Artadi y la lista sin ERC

Más allá de confirmar su candidatura, Forn deja abiertas un par de incógnitas relevantes que deben ser despejadas y que están relacionados con las alianzas pre y poselectorales. La primera es cómo se estructura la candidatura que el PDECat debe acordar con Puigdemont, con la posibilidad de que la consellera de Presidència y portavoz del Govern, Elsa Artadiacompañe a Forn como número dos para convertirse en la práctica en la jefa de filas del grupo en el ayuntamiento si el alcaldable formal no puede ejercer por su situación judicial.

La inclusión de Artadi supondría añadir el sello de Puigdemont a la candidatura, aunque quedaría una pieza suelta, también vinculada al expresident: la figura de Ferran Mascarell. El delegado del Govern en Madrid apareció como una baza de Puigdemont, aunque a estas alturas no está claro si quiere presentarse bajo el paraguas de la Crida o si cabalga en solitario. Este mismo martes, Mascarell confirmó que sigue teniendo intención de presentarse, sea en solitario o en compañía de otros.

Mascarell representaba una baza electoral con un valor especial por aunar su vinculación al independentismo con su pasado como 'exconseller' de Pasqual Maragall en la Generalitat y de concejal en la Barcelona, así como de responsable cultural destacado en causas diversas bajo el mandato del alcalde olímpico. Pero la designación de Ernest Maragall como alcaldable de ERC le hizo perder cotización: el republicano tiene las mismas virtudes pero más concretadas.

Colaboración poselectoral con Maragall

Horas antes de que Forn confirmara que será alcaldable, se reunió con Maragall en la cárcel de Lledoners. La sintonía entre ambos fue máxima, sin que eso suponga cambio alguno sobre la determinación de ERC a presentarse en solitario en Barcelona. Maragall anunció tras el encuentro que se trataba de hablar de la "unidad de acción soberanista" en el ayuntamiento después de las municipales, una vez se inicie el próximo mandato. Días atrás ya definió su propuesta, la de que los independentistas vayan de la mano pero después de las elecciones y no necesariamente en todos los temas.

Partiendo de la base de que el próximo gobierno de Barcelona estará integrado por dos o más grupos, y aunque se da por hecho que ERC se sentiría más cómoda pactando con el de Ada Colau, y 'matando' así de una vez al 'padre convergente', un buen resultado de la lista de Forn podría llevar a Maragall a un acuerdo con los exconvergentes. Eso sin tener en cuenta la hipótesis, que las encuestas no avalan, de que Forn pueda quedar por delante.

En todo caso, Maragall ha saludado este miércoles el anuncio del exconseller de Interior:

El alcaldable republicano también ha aludido al encuentro de Lledoners y las diferencias entre la lista de ERC y la del PDECat y la Crida.

También Colau ha comentado el anuncio de Forn. Ha defendido que pueda presentarse y ha criticado que esté en prisión: "No quiero que mis adversarios estén en la cárcel y haré todo lo que pueda para que se respeten sus derechos políticos. Tenemos modelos de ciudad diferentes, pero los tenemos que poder debatir en igualdad de condiciones".