Ir a contenido

CONFLICTO EN EL TRANSPORTE

El Govern muestra firmeza a la espera de la decisión de los taxistas

Calvet asegura ante el hemiciclo que la legislación de las VTC seguirá su curso con o sin su aval

El 'conseller' asevera que los taxistas "están perdiendo la batalla de la opinión pública"

Júlia Regué

Damià Calvet y Quim Torra, este martes antes de la reunión del Consell Executiu.

Damià Calvet y Quim Torra, este martes antes de la reunión del Consell Executiu. / ALBERT BERTRAN

Sexto día de huelga indefinida de los taxistas de Barcelona contra la regulación de Uber y Cabify que aborda el Govern. El ‘conseller’ Damià Calvet ha ofrecido alargar a una hora los 15 minutos de precontratación que redactó inicialmente. Eso sí, ha mostrado firmeza con que haya o no acuerdo con los taxistas, el plan de la Generalitat para regular los vehículos de alquiler con conductor seguirá su curso. Tampoco lo impedirá, asegura, la advertencia de Uber y Cabify de irse de la ciudad si se aprueba el decreto. Unos conductores que también mantienen su propuesta en algunos carriles de la avenida Diagonal. 

Calvet ha defendido este miércoles en el hemiciclo catalán las negociaciones que ha mantenido con los protagonistas del sector, y ha apostillado que la de los taxistas "no es tanto una huelga como un paro patronal" porque "es una ocupación de la vía pública sin servicios mínimos". Ha aprovechado su intervención para sacar pecho y ha reivindicado que "este Govern gobierna y regula" y que "no lo hace en contra de unos y a favor de otros, sino a favor de los ciudadanos, con proporcionalidad".

El 'conseller' ha dicho que se mantiene a la expectativa de lo que decidan los taxistas, que votan esta mañana si siguen o no con el paro, aunque ha asegurado que la normativa seguirá tramitándose con o sin su aval. "El Govern tirará adelante su regulación", ha sentenciado, y ha afirmado que "el tiempo mínimo de precontratación, que es una novedad, queda amparada en la legislación vigente". 

Unas horas antes, en declaraciones en RAC1, ha aseverado que la huelga de estos conductores es "legítima pero que están perdiendo la batalla de la opinión pública". Y ha negado haber cedido a cualquier "chantaje", de lo que le acusan las VTC. "Ellos quieren barra libre pero el servicio de movilidad tiene una regulación", les ha advertido. Tampoco se ha mostrado preocupado por el aviso de Uber y Cabify: "Si se van, vendrán otras empresas". 

Los taxistas votan esta mañana a partir de las 11 horas si siguen o no con el paro y aceptan el decreto; o "si dan una tregua y, si la Generalitat no cumple lo prometido, volver a protestar durante la celebración del Mobile World Congress".