Ir a contenido

LA TELE PÚBLICA CATALANA

La Eurocámara seguirá examinando las quejas de falta de pluralidad de TV-3

La comisión de peticiones del Parlamento Europeo mantendrá abierto el expediente y pedirá información al Gobierno central y a la Generalitat

Un cargo del PP afirma que el canal es una "máquina de fabricar independentistas y picar constitucionalistas" y que "adoctrina y no es imparcial"

Silvia Martinez

El logo de TV-3, en unidades móviles en los estudios de Sant Joan Despí.

El logo de TV-3, en unidades móviles en los estudios de Sant Joan Despí. / ALBERT BERTRAN

La comisión de peticiones del Parlamento Europeo seguirá examinando las dos quejas sobre falta de pluralidad en TV-3 presentadas por el que fuera diputado del PP en el Parlamento catalán Sergio Santamaría y por Cristian Escribano. Además, pedirán la opinión de la comisión de Cultura de la Eurocámara y enviarán sendas cartas al Gobierno español y al Ejecutivo catalán para conocer sus respectivos puntos de vista, aunque el caso no volverá a la mesa de los eurodiputados hasta la próxima legislatura, que no empezará hasta julio.

"Sé que hay posturas a favor de cerrar la petición, pero son una minoría", ha valorado el vicepresidente de la comisión de peticiones, Pál Csaky, tras el agitado debate celebrado este martes en Bruselas. "Pero queda claro que no podemos cerrar este debate, ni hoy ni mañana ni en una semana. No podemos interrumpirlo ni cerrarlo porque estamos ante una situación que no hemos hablado del fondo de los medios de comunicación", ha alegado tras escuchar las posturas de una docena de eurodiputados.

El debate se ha iniciado con una petición de amparo. "Estamos cansados de una televisión pública que da la espalda a más de la mitad de la población y que es un instrumento a favor del separatismo", se ha quejado Escribano. Es una "máquina de fabricar independentistas y picar constitucionalistas", ha añadido Santamaría, que ha arremetido contra la televisión pública catalana porque, ha dicho, "adoctrina y no es imparcial".

La réplica

La réplica en nombre de TV-3 la ha dado el presidente del consejo profesional de la televisión catalana, Lluís Caelles, que ha definido a su medio como "líder en calidad, credibilidad e imparcialidad" y que ha asegurado que la cobertura que hizo del 1-0 fue más equilibrada que la de las televisiones españolas. "Es una pugna política. No se trata de mejorar la calidad de TV-3 o Catalunya Ràdio. Dejen de lado la política y céntrense en los aspectos profesionales de nuestro trabajo", ha reclamado.

Durante el debate, la representante de la Comisión EuropeaAna Balcells, ha dejado claro que la organización y financiación de los medios públicas es competencia exclusiva de los Estados miembros y que, por tanto, Bruselas no puede entrar en el fondo de la queja, pero ha asegurado apoyan la neutralidad y pluralidad de los medios financiando proyectos como un sistema de seguimiento puesto en marcha hace varios años.

Según los datos del 2017, el panorama mediático español se  encuentra en "riesgo medio" en cuanto a la pluralidad y "alto" respecto a la concentración de medios. "No tenemos datos sobre la situación en Catalunya, pero el informe sí pone de manifiesto que existieron quejas por el nombramiento de uno de los directores de TV-3", ha explicado sobre el caso de Vicent Sanchís.

Debate acalorado

En la discusión también han intervenido eurodiputados del PP, PSOE, Ciudadanos, BNG, ERC o IU, además de varios políticos extranjeros. Los eurodiputados del PP -Santiago FisasRosa Estarás o Teresa Jiménez Becerril- han arremetido contra TV-3 y han defendido seguir examinando la queja lo mismo que los representantes de Cs (Javier Nart) y de UPD (Beatriz Becerra). También el socialista José Blanco se ha mostrado partidario de mantener la petición abierta en contra de lo que han defendido los eurodiputados catalanes Josep Maria Terricabras y Jordi Solé, así como la representantes del BNG, Ana Miranda, e IU, Marina Albiol.

"Me da la sensación de que vienen aquí a impedir la libertad de expresión en los medios catalanes", ha criticado Solé, que ha acusado a los peticionarios de hacer "electoralismo puro y duro". Según el representante de ERC, "TV-3, como otras instituciones, está en el punto de mira del nacionalismo español más desenfrenado y esto forma parte de una estrategia de difamación" porque "difama, que algo queda", ha lamentado.