Ir a contenido

NUEVO PRESIDENTE ANDALUZ

Moreno: "Seremos beligerantes contra quienes quieren trocear España"

El nuevo presidente reivindica a Andalucía como "contrapeso" al movimiento independentista

El nuevo y el viejo PP se dan cita en la ceremonia de jura del cargo

Julia Camacho

Juan Manuel Moreno, durante su jura del cargo como nuevo presidente de Andalucía.

Juan Manuel Moreno, durante su jura del cargo como nuevo presidente de Andalucía. / JULIO MUÑOZ (AFP)

Andalucía será bajo el mandato del PP el “contrapeso” al movimiento independentista y garante de la unidad de España. Con esta declaración de intenciones, el líder del PP andaluz Juan Manuel Moreno Bonilla tomó posesión este viernes de su cargo como presidente de la Junta de Andalucía rodeado del resto de barones territoriales de su partido. También por la anterior y la nueva dirección del partido, ya que la llegada de los conservadores al gobierno andaluz por vez primera en la historia democrática ha servido de bálsamo para cerrar las heridas abiertas por las primarias y mitigar el dolor por la moción de censura. Y aunque tuvo un reconocimiento especial hacia a Pablo Casado, el flamante presidente no quiso perder la oportunidad de reivindicar a quienes fueron sus valedores políticos: Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, la otra rival de las primarias y a la que apoyó Moreno. Ahora, los alabó por llevar a cabo “un gran gobierno” reformista en cuya gestión se mirará, aseguró.

Moreno es el primer presidente de la Junta de Andalucía que no pertenece al PSOE en los 37 años de autonomía. Se trata de un cambio histórico, y el PP se volcó en la ceremonia de toma de posesión más multitudinaria que se haya vivido en el Parlamento. Pero junto a la necesidad de combatir el paro, principal problema de la comunidad, el discurso del nuevo presidente autonómico tuvo una clara clave nacional y reivindicador de la unidad territorial. “Vamos a defender España ante cualquier embate. Esta presidencia mantendrá una beligerancia activa con quienes quieren trocear nuestro país y dividir a los españoles”, aseguró, para explicitar a continuación su compromiso con “con la unidad de España y su integridad territorial, con sus instituciones democráticas, su monarquía y sus símbolos”, dijo. Unas palabras muy del gusto de sus nuevos apoyos parlamentarios, la formación de ultraderecha Vox, que incluye unas referencias similares en su programa electoral.

Delante de la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, presente en el acto en calidad de representante del Ejecutivo central, Moreno Bonilla aseguró que ejercerá una cooperación leal con el Gobierno central por encima de “diferencias partidistas y batallas personales”. Por si no hubiera quedado clara su crítica a la gestión de su antecesora, Susana Díaz, a quien no pocas veces acusó de llevar la confrontación con La Moncloa como única bandera, insistió que será una cooperación por encima de “diferencias partidistas y batallas personales”, apuntando incluso que esa confrontación en nada ayudó al progreso de la región.

En cualquier caso, el presidente andaluz garantizó que Andalucía “va estar al lado de Gobierno de España si el Gobierno de España está al lado de la defensa de la integridad territorial de España”, lamentando que el desafío soberanista ha alcanzado una magnitud jamás conocida en los últimos años. Eso sí, dejó claro que el único límite a esa cooperación será “el respeto a nuestro marco legal y a los principios constitucionales”. “Seré combativo si desde el ataque, la complicidad o la tibieza se traspasan esos límites”, dijo, una crítica hacia los gestos favorables que el PP considera que Pedro Sánchez ha tenido hacía Catalunya. “Andalucía no permanecerá silenciosa y sumisa”, advirtió Moreno.

Susana Díaz hace oídos sordos a Ferraz

La ya expresidenta Susana Díaz aseguró ayer su disposición a mantenerse como líder de la oposición en Andalucía y continuar además al frente del PSOE andaluz, esperando la oportunidad de recuperar el poder en la región dentro de cuatro años. Así, dijo no sentirse vinculada por las declaraciones de varios miembros de la dirección federal del PSOE que cuestionaron esa continuidad. “Vine al PSOE de la mano de los militantes y me iré de la mano de los militantes”, aseguró a la salida de la toma de posesión de su sucesor, el popular Juan Manuel Moreno.