Ir a contenido
Manuela Carmena e Íñigo Errejón.

EFE / CHEMA MOYA

EFECTOS DEL CISMA EN PODEMOS

Las izquierdas, moneda al aire

La alianza Errejón-Carmena remueve las quinielas en Madrid: ¿revulsivo o desencanto?

El PSOE, aún sin candidato al ayuntamiento, observa atónito la jugada de su aliado potencial

Iolanda Mármol

De súbito, un debate se ha impuesto en el espacio político madrileño, un debate inesperado en el que  opinan catastrofistas, entusiastas e indecisos, un debate que pasa de las tertulias a los bares con tanta dosis de análisis crítico como de lugares comunes del cuñadismo, pero que, en definitiva, trata de resolver una incógnita fundamental: la decisión de Íñigo Errejón de aliarse con Manuela Carmena bajo la marca Más Madrid sin el paraguas de Podemos ¿sume a las izquierdas en la desolación del divorcio o es un revulsivo que ilusionará a los desencantados? Hay varias hipótesis, pero ninguna parece robusta hasta que no se despejen por lo menos tres grandes cuestiones que se dirimirán a partir de la semana que viene.

Uno. Si Pablo Iglesias, más allá de la dureza de las críticas, compite contra su exnúmero dos en la Comunidad de Madrid o se aviene a una negociación para ir juntos, algo que la dirección regional no ha descartado. Dos. Cuál es el candidato del PSOE al ayuntamiento de la capital que competirá con la alcaldesa. Y tres. Qué harán las confluencias. En IU el aparato estatal apoya a Iglesias, pero el órgano competente es la dirección en Madrid, con quienes no siempre hay sintonía, y que tras reunirse el viernes, se pronunció a favor de una "candidatura única". Aunque no concretó más, no parece respaldar la idea de Iglesias de confrontar a Errejón. Fueron más explícitos en Equo, a quienes les parece un “suicidio” competir en otra lista.

La mezcla estos factores y la audacia con la que actúen sus protagonistas revelará si las izquierdas pueden ganar Madrid en mayo o, por el contrario, PP y Ciudadanos se reparten las dos piezas del pastel más codiciadas de las elecciones. Faltan cuatro meses para los comicios y la moneda está en aire.

Sin reglas

En el aire, también, porque las viejas reglas que operaban en política han dejado de funcionar. Podemos aprendió en el 2016 que cuando se alió con IU perdió un millón de votos. Abierto a reflexiones cuánto pesó la alianza y cuánto el ‘no’ a Pedro Sánchez en su investidura fallida. Las recientes elecciones en Andalucía han demostrado que, en en determinados contextos, hay divisiones que multiplican. PP, Cs y Vox han conseguido separados arrebatarle la Junta al PSOE después de 36 años. La derecha no pudo hacerlo cuando estaba albergada en un único partido.

¿Es realista agitar el miedo a la histórica división de la izquierda cuando estamos ante una suerte de experimento y ni siquiera está confirmado que vaya a haber una ruptura?

Ilusión vs. desastre

Los errejonistas creen que ha vuelto la ilusión. Su tesis es que alinearse con Carmena constituye un revulsivo capaz de activar a los electores que votaron morado el 20-D y nunca más volvieron, desencantados. 

Aún así, se admite que la decisión es arriesgada y que carecen de datos que predigan el efecto en el voto. “Vamos a ciegas, no tenemos encuestas, pero creemos que esto puede remover la abstención porque Carmena tiene un voto trasversal, parte de los electores que se fueron con esto se suman”, sostiene una fuente próxima a la alcaldesa.

Desde la izquierda clásica y el pablismo la decisión de Errejón se interpreta como una ruptura, se augura un desastre que hará a Carmena perder el ayuntamiento conquistado en el 2015 y arruinará toda posibilidad de sumar con el PSOE para ganar el gobierno regional. Enarbolan el discurso de la división de la izquierda como fuente de todos los males y señalan al candidato como un desleal.

Lo cierto es que el cofundador de Podemos mantiene una colaboración estrecha con Carmena desde hace meses y la alcaldesa está convencida de que necesita a un gobierno regional afín para poder ejecutar algunos de sus proyectos bandera, como refuerzos en Renfe para compensar la limitación de tráfico en el centro.

Por el momento, Errejón mantiene la mano tendida para concurrir juntos bajo la marca Más Madrid en la Comunidad; la dirección morada regional(pablista) ha dejado la puerta abierta a negociar; el aparato estatal no ha abierto expediente ni le ha pedido el acta a Errejón; y será clave lo que decida finalmente la federación madrileña de IU.

El PSOE, mientras, observa atónito. Los socialistas de la Comunidad, encabezados por Ángel Gabilondo, no esconden su temor y el jueves se interesaron en varias conversaciones por el cisma abierto entre los morados, a quienes confiaban en tener como aliados preferentes si la suma era suficiente, aunque no está descartada la posibilidad de acabar pactando con Cs.

En el ayuntamiento, el PSOE ni siquiera tiene candidato. Tras tantear a los ministros Fernando Grande-Marlaska y Reyes Maroto, los socialistas siguen sin nombrar a un perfil que se enfrente a Carmena.