Ir a contenido

El PP y Cs ultiman el reparto del gobierno andaluz antes de la investidura

Tendrá 11 consejerías, cinco de ellas gestionadas por la formación naranja

Los populares asume la consejería de Familia que reclama Vox y la separa de Igualdad y Políticas Sociales

Julia Camacho

Juanma Moreno, del PP (izquierda), futuro presidente de la Junta de Andalucía y Juan Marín (Ciudadanos), próximo vicepresidente, este miércoles.

Juanma Moreno, del PP (izquierda), futuro presidente de la Junta de Andalucía y Juan Marín (Ciudadanos), próximo vicepresidente, este miércoles. / EFE / JOSÉ MANUEL VIDAL

El PP será quien finalmente asuma las competencias de una Consejería de Familia, conforme al acuerdo suscrito con Vox para apoyar que Juanma Moreno Bonilla se haga con la presidencia de la Junta de Andalucía. El líder popular prepara un debate de investidura que, según explican, mantendrá la misma línea de necesidad de cambio “tranquilo y moderado” que promovieron en campaña, aunque en la puerta del Parlamento tendrá diversas concentraciones de protesta. Entre ellas diversas asociaciones feministas, algunas de ellas con autobuses fletados por el PSOE, en protesta por el cuestionamiento de las políticas de igualdad y contra la violencia de género. Pero antes de ese momento, los responsables de su formación y de Ciudadanos avanzaron este lunes que el reparto de competencias se ha concluido dejando las áreas de mayor peso económico y político en manos del PP, que ostentará seis consejerías y la presidencia.

La estructura dada a conocer un día antes del debate de investidura se concreta definitivamente en 11 consejerías, aunque sus nombres definitivos y el de quienes las encabezarán no se desvelarán hasta que Moreno Bonilla tome posesión el próximo viernes a mediodía en el Parlamento andaluz. El PP se queda Hacienda, también pretendida por Ciudadanos, el área encargada de elaborar los presupuestos y que capitalizará la bajada de impuestos que el nuevo ejecutivo pretende llevar a cabo como medida estrella en los primeros cien días de gobierno. Además, tendrá el control de Sanidad, uno de los departamentos de mayor gasto pero también de influencia en los ciudadanos, y Fomento, el área que permite las inversiones públicas para infraestructuras. El reparto de competencias para los populares se cierra con las áreas de Administración Pública, Vivienda, Agricultura, Medio Ambiente y Pesca, Industria, Energía, Minas, Cultura, Patrimonio e Interior. El PP también será responsable de la Oficina del Portavoz, asumiendo el peso de la comunicación del ejecutivo.

Ciudadanos, al frente de la lucha anticorrupción

En el otro lado, Ciudadanos asume la vicepresidencia, puesto creado para su líder Juan Marín, que también tendrá competencias de gestión. Concretamente, el líder naranja asume los asuntos relativos a Regeneración Democrática y lucha contra la corrupción, una de las banderas que ha enarbolado la formación en los últimos años. En el plano económico se queda con Economía y todas las medidas referidas a los autónomos y emprendedores; Administración Local, y Turismo, una de las áreas de mayor lucimiento. En materia social, los naranjas asumirán las políticas de Educación, que según han avanzado ya recaerán en el exseleccionador nacional de baloncesto Javier Imbroda; y también las de Formación y Universidad. Se quedan además Deportes, Justicia, Administración Local y las competencias de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación. Un macro departamento que es el que en la actualidad coordina los fondos y las políticas de igualdad, conciliación y las ayudas familiares.

De esta forma, de nuevo el área de Familia, que fue el primer punto de desencuentro entre Ciudadanos y Vox nada más cerrarse los pactos de investidura, vuelve a estar en el punto de mira. Habrá que esperar a ver cómo reacciona la formación de ultraderecha al comprobar que, aunque Ciudadanos no se queda estas competencias, cómo reclamaron a los populares, sí asume parte de esas políticas. También a ver cuál será el contenido de ese departamento en manos del PP, que todo apunta irá integrado con la Consejería de Sanidad. “El área de Familia es una política transversal, que afecta a varias competencias”, explicó este lunes la número 2 del PP, Dolores López, apuntando que, en cualquier caso, “cuando el PP habla de familia, lo hace de familias y no le pone apellidos, todo tipo de familias”. Desde las filas conservadoras apelan a que más que de una consejería exclusiva para este tema, en el acuerdo se hablaba de políticas, unas políticas que, insisten, también están presentes en otras áreas del gobierno como educación o en empleo.

Discurso "sincero" y "realista"

Un candidato del PP subirá este martes por vez primera al estrado en 37 años para defender un proyecto con el que ser investido presidente de la Junta de Andalucía. En su discurso presentará un proyecto sólido y solvente, con el horizonte “a cuatro años” gracias al apoyo de la mayor parte de la cámara. Desde el PP andaluz deslizan que ofrecerá diálogo al resto de partidos, como corresponde a una cámara con cinco partidos, pero también apelará a la responsabilidad de las demás formaciones. En su intervención, Moreno Bonilla hará un análisis sobre la situación actual, el “de dónde venimos”, para a continuación dibujar su modelo de Andalucía, en la que la alternancia es necesaria y los populares están preparados para gobernar tras 37 años en la oposición pero con la solvencia de la gestión demostrada en otras administraciones locales y supramunicipales, o incluso el ejecutivo central. Será, avanzan, un discurso “sobre todo realista, pero también sincero e ilusionante”. Al día siguiente, miércoles, será el turno de réplica de los partidos. Tras ser elegido en primera votación, Moreno Bonilla tomará posesión de su cargo como sexto presidente andaluz el próximo viernes. El debate comenzará a las 12.30 horas.