Ir a contenido

CORRUPCIÓN DEL PP

Cascos niega que ordenara a AENA contratar a empresas de la Gürtel

El exministro de Fomento declara en el juicio que el gestor de aeropuertos tenía autonomía para adjudicar contrataciones

El Periódico / Agencias

Álvarez-Cascos sale de la Audiencia Nacional, en agosto del 2013.

Álvarez-Cascos sale de la Audiencia Nacional, en agosto del 2013. / AGUSTÍN CATALÁN

El exvicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez-Cascos ha negado hoy que en su etapa de ministro de Fomento ordenara a Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) que contratara a empresas de Francisco Correa, cabecilla de la trama Gürtel.

El fundador y actual vicepresidente de Foro Asturias ha testificado hoy en la Audiencia Nacional en el juicio a Francisco Correa; al excontable de sus empresas José Luis Izquierdo; al exdirector de Comunicación de AENA Ángel López de la Mota, y al exsubordinado de este José María Gavari, para los que la Fiscalía pide entre siete y 10 años de prisión.

Las fiscales anticorrupción mantienen que Correa obtuvo entre el 2001 y el 2002 22 contratos para la participación de AENA en eventos, la mayoría ferias como Fitur y Expo Ocio, sin que se licitara un concurso público.

Estiman que Correa logró contratos de AENA por importe de 2, 359 millones de euros que le generaron un beneficio de al menos 283.000 euros, así como que Ángel López de la Mota y José María Gavari percibieron 95.363 y 166.316 euros, respectivamente, en efectivo y en especie (viajes y pago de obras).

Autonomía para contratar

Álvarez-Cascos ha explicado que como responsable de Fomento solo intervenía en el nombramiento del presidente de AENA porque tenía que pasar por el Consejo de Ministros, pero ha asegurado que este ente público tenía autonomía para designar al resto de cargos y adjudicar contrataciones. En todo caso ha apostillado: "Jamás he recomendado contratar a nadie siendo ministro de España".

El exvicepresidente ha recordado que cuando llegó al Ministerio de Fomento, para impedir que se favoreciera a empresas a cambio de comisiones, modificó los pliegos de condiciones y el Tribunal de Cuentas reconoció que el nuevo sistema mejoró la concurrencia, la transparencia y el automatismo.

En anteriores sesiones de la vista, dos directivas de AENA testificaron que, tras ser nombrado ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos al ganar el PP las elecciones en el 2000, detectaron presiones en el ente público para adjudicar contratos a empresas de Correa.

Asimismo una exempleada de AENA denunció en su declaración testifical en el juicio que en esa época comenzó a recibir presiones para tramitar contratos con empresas de Gürtel. "Jamás hice indicación de ningún tipo en AENA", ha reiterado Cascos, quien dijo desconocer por qué coincidiendo con su llegada al Ministerio de Fomento dicho ente público empezó a contratar con las empresas de Correa y dejó de hacerlo con otras que venían recibiendo adjudicaciones.

El Gordo de Sort

Sobre esa sospechosa coincidencia, ha recalcado: "Lo desconozco, y siendo yo ministro de Fomento también tocó el gordo de la lotería en Sort dos veces". Ha indicado que conoce a Correa porque durante su etapa como secretario general del PP entre 1989 y 1999 se encargó de eventos del partido y por haber utilizado su empresa de viajes a título particular. Y a De la Mota, porque éste trabajaba en el departamento de comunicación de la formación política, pero ha asegurado que no intercedió para su nombramiento en AENA.

No es la primera vez que el exdirigente 'popular' acude a la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) para declarar como testigo en el caso Gürtel, pues ya compareció en el juicio por la primera época de actividades de la red corrupta, donde negó cualquier intermediación a favor de las empresas de Correa. 

Ese día Álvarez-Cascos aseguró que durante los cuatro años que fue 'número dos' de Aznar (1996-2000) y los cuatro posteriores como titular de la cartera de Fomento "jamás" recibió una "llamada ni ninguna indicación relacionada con adjudicaciones". Asimismo, añadió que eran "imposibles los tratos de favor" durante su etapa en el Ministerio porque se modificaron los pliegos de condiciones de los concursos públicos para evitar la existencia de algún "criterio de discrecionalidad, arbitrariedad y manipulación”.

Discrepancias con Correa

De este modo, contradijo la declaración del líder de la GürtelFrancisco Correa -que se enfrenta a 10 años de prisión por la presunta manipulación de contratos de Aena-, sobre que intermedió por algunas constructoras en algunos Ministerios para que resultasen beneficiarios de concursos públicos a cambio de comisiones que acabarían en los fondos del PP.