Ir a contenido

POR MOTIVOS DE URGENCIA

El Supremo estudia la salida de Rull de Lledoners sin comunicárselo

El 'exconseller' salió de la cárcel porque su hijo se golpeó la cabeza durante un vis a vis y fue hospitalizado

Serveis Penitenciaris comunicó al juez de guardia de Manresa la solicitud del 'exconseller' pero no autorizó la salida

Ángeles Vázquez / J.G. Albalat

Josep Rull, en un acto en Reus.

Josep Rull, en un acto en Reus. / JOAN REVILLAS

El Tribunal Supremo estudiará la salida del 'exconseller' Josep Rull el pasado sábado de la prisión de Lledoners para visitar a su hijo pequeño en el hospital, con un permiso extraordinario de urgencia, concedido por la directora del centro penitenciario, pero no por el alto tribunal, que es a quien corresponde la decisión por ser quien se ocupará eel enjuiciamiento, informaron fuentes jurídicas.

Dichas fuentes han mostrado su malestar por la forma de actuar de la cárcel catalana, que ha comunicado la salida de Rull amparándose en una supuesta autorización del juzgado de guardia de Manresa, al que comunicaron lo ocurrido. De ahí que los siete magistrados que forman el tribunal que juzgará a los líderes del 'procés' acusados de rebelión, sedición, malversación o desobediencia estudiarán lo ocurrido y decidirán si deben dar traslado de lo ocurrido a fiscalía.  

El niño había acudido a visitar, junto al resto de la familia, a Rull a la cárcel en un vis a vis familiar cuando se cayó al suelo y sufrió una fuerte conmoción en la cabeza. Debido al golpe, el pequeño, de seis años, perdió el conocimiento y tuvo que ser trasladado de urgencia en ambulancia al Hospital Sant Joan de Déu de Manresa.

Rull, entonces, solicitó un permiso extraordinario de urgencia para poder visitar a su hijo. La dirección de Serveis Penitenciaris de la Generalitat comunicó al juez de guardia de Manresa esta solicitud, una petición que recoge el reglamento penitenciario en España.

Artículo 161.4

El juez respondió que él no era competente para otorgar el permiso, puesto que sobre estos temas debe manifestarse el tribunal juzgador, en el caso de Rull, el Tribunal Supremo. El artículo 161.4 del reglamento penitenciario permite al director general otorgar los permisos extraordinarios. Sin embargo, el precepto anterior es taxativo: "Cuando se trate de internos preventivos será necesaria, en todo caso, la autorización expresa de la Autoridad judicial a cuya disposición se encuentre el interno".

Finalmente Serveis Penitenciaris accedió a la petición y Rull fue trasladado bajo custodia policial hasta el hospital, sin comunicárselo al Supremo. El problema para el alto tribunal estriba en el precedente que la decisión penitenciaria puede suponer, especialmente, porque justifican la salida basándose en una resolución judicial que dice que no se pronuncia, al no ser el competente. 

Las fuentes consultadas se preguntan por qué la prisión acudió al juez de guardia, si, según el reglamento penitenciario, en casos extraordinarios podía hacerlo directamente.

Al despertarse, el hijo pequeño del 'exconseller' pasó unas horas desorientado, sin reconocer a sus familiares, pero finalmente los médicos le dieron el alta y pudo pasar la noche de Reyes en su casa.