Ir a contenido

los juicios del 'procés'

El juez deja en libertad sin medidas a los detenidos de Arran

El fiscal había pedido que se les prohibiera a cercarse al Supremo por su ataque con botes de humo

La policía ha identificado a los concentrados en protesta por los arrestos que consideran desproporcionados

Ángeles Vázquez

Un grupo de jóvenes se concentran en Madrid en apoyo a los detenidos de Arran. / TÀNIA TÀPIA (ACN / VÍDEO: EUROPA PRESS)

El juez de Instrucción número 11 de Madrid, Justo Javier Pérez, ha decidido dejar en libertad sin medida cautelar alguna a los ocho jóvenes simpatizantes de Arran, organización en la órbita de la CUP, detenidos este martes tras lanzar dos botes de humo contra el Tribunal Supremo, informó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El magistrado, que les ha tomado declaración como imputados por un delito de desórdenes públicos, ha entendido que ni siquiera era necesaria imponer la medida solicitada por la fiscalía de prohibirles acercarse a menos de 1.000 metros del alto tribunal.

Según explicó a EL PERIÓDICO, Adriana Roca, portavoz de Arran, el arresto de sus compañeros fue "bastante agresivo e incluso diría que desproporcionado", porque la policía les redujo tirándoles al suelo. No obstante, considera que la "acción" que llevaron a cabo cumplió el objetivo de visualizar la campaña con la que tratan de denunciar "el régimen general de represión que existe", especialmente, de cara al juicio contra los líderes del 'procés' que va a celebrarse.

Para mostrar su solidaridad con ellos, una treintena de jóvenes se concentraron esta mañana a las puertas de los juzgados de instrucción madrileños. La Policía procedió a identificarles al no haber comunicado su protesta a la Delegación del Gobierno. A lo largo de la mañana los concentrados se trasladaron desde la entrada principal de los juzgados a la más próxima a los calabozos, para poderse comunicar con los detenidos a gritos, pero en todo momento transcurrió sin incidentes.

Una zona muy vigilada

La detención de los ocho jóvenes se produjo en la madrileña plaza Villa de París, que separa el Supremo de la Audiencia Nacional, una zona que siempre está especialmente vigilada debido justo a esta circunstancia. De hecho, los agentes actuaron con gran rapidez y les impidieron que se encadenaran a una verja próxima a la entrada por la que acceden jueces y magistrados.

Durante su arresto se les incautaron varios botes de pintura y humo, una pancarta firmada por Arran y otros panfletos contra PP, Ciudadanos y PSOE, unas máscaras blancas, cadenas y candados. 

Como acto de protesta por las detenciones, varios miembros de Arran encapuchados lanzaron la pasada madrugada pintura amarilla contra la fachada de la comisaría de la Policía Nacional en Terrassa. "Señalamos la comisaría de la Policía en Terrassa en solidaridad con las ocho detenidas por la acción de protesta en el Tribunal Supremo", publicaron en Twitter.