Ir a contenido

El PP, dispuesto a cerrar con Vox un pacto bilateral de "líneas generales"

Seis dirigentes, tres por cada partido, se reúnen esta tarde en Madrid para debatir sobre la investidura de Moreno

Pilar Santos

Los secretarios generales del PP, Teodoro García Egea, y de Vox, Javier García Smith, se reúnen esta tarde en Madrid para abordar la investidura de Juan Manuel Moreno.

Los secretarios generales del PP, Teodoro García Egea, y de Vox, Javier García Smith, se reúnen esta tarde en Madrid para abordar la investidura de Juan Manuel Moreno.

El PP necesita que Juan Manuel Moreno sea el próximo presidente de la Junta de Andalucía para empezar con el mejor pie posible el ciclo electoral de 2019 y Vox quiere hacer valer el peso de sus 12 diputados en el Parlamento autonómico. Esos dos deseos serán el motor de la reunión que los dos partidos celebrarán a las cuatro de la tarde en un lugar desconocido de Madrid. Por parte de los populares acudirán el secretario general, Teodoro García Egea, y los vicesecretarios de Organización, Javier Maroto, y Comunicación, Marta González. Por parte de la formación de ultra derecha, participarán el número dos, Javier García Smith; Rafael Bardají, miembro del comité ejecutivo nacional, y José Francisco Contreras, de la dirección del partido en Sevilla.

Ciudadanos, el tercer protagonista del tridente de derechas que aspira a gobernar en Andalucía, se ha autodescartado para el encuentro ya que rechaza cualquier acercamiento a Vox por miedo a que se resquebraje su imagen de partido liberal y de centro.

Fuentes de la dirección del PP han explicado que García Egea va con el ánimo de pedirles el apoyo para Moreno y de "escuchar" las propuestas que quiera hacer Vox. El principal negociador de Pablo Casado está abierto a dejar por escrito un acuerdo de "líneas generales" con Vox sobre reducción de la Administración o bajada de impuestos, por ejemplo, siempre que no choquen con las 90 propuestas ya habladas y cerradas con Ciudadanos. Una manera de teatralizar el poder de Vox en esta alianza.

No creen en Génova que Vox vaya a llevar ya el redactado de las leyes que aspira a cambiar, la de violencia de género, entre ellas, aunque el PP ya dijo el vierens que está abierto a aumentar la protección "a niños, abuelos o parejas del mismo sexo". En este sentido, García Egea declaró estos días atrás que una norma de esa trascendencia "no se puede debatir por Twitter ni en platós de televisión", por lo que pidió al partido de Santiago Abascal que "si quieren debatir sobre leyes, hagan las propuestas en el Parlamento y no en Twitter". Pero para eso debe echar a andar la legislatura y es lo que intenta el PP, que los 12 diputados ultras voten a Moreno y después ya se debatirán sus iniciativas. Falta por ver si esa promesa (para la que faltan votos para cambiar las leyes) será suficiente para Vox, que la semana pasada amenazó con bloquear la investidura si no dejaban de "despreciarles" y no se sentaban con ellos. 

Cs, con Libertas, en 2009

Y eso es lo que va a hacer el PP hoy, toda vez que Ciudadanos descarta llegar a ningún acuerdo con los ultras. A Casado la actitud de Albert Rivera no le gusta y esta mañana, en una entrevista en Onda Cero, le ha recordado que, en el año 2009, acudió a las elecciones europeas de la mano de la coalición euroescéptica de extrema derecha Libertas. Ante este rechazo de los naranjas, los populares se han arrogado el papel de mediadores y repiten que se sitúan en "el centro", con capacidad de llegar a acuerdos con Vox y con Ciudadanos. En rueda de prensa en Génova, García Egea ha pedido a ambas formaciones "desterrar para siempre las políticas socialistas".