Ir a contenido

El PP da un paso atrás ante el envite de Vox

Los ultras exigen la expulsión de 52.000 'sin papeles' y derogar la ley contra la violencia machista

Los populares ven "inaceptable" el documento y consideran que algunas demandas son "un despropósito"

Pilar Santos / Julia Camacho

Los secretarios generales del PP, Teodoro García Egea, y de Vox, Javier Ortega Smith, se reúnen esta tarde en Madrid para abordar la investidura de Juan Manuel Moreno. / Video: Atlas

La estrategia del PP de ganarse a Vox intentando cerrar con este partido de ultraderecha un pacto bilateral de “líneas generales” no surtió efecto. Los 12 diputados de Vox han puesto un precio alto a sus votos, claves para que el candidato Juan Manuel Moreno (PP), también apoyado por Ciudadanos, sea el próximo presidente de la Junta de Andalucía.

La reunión entre populares y los ultras que se celebró por la tarde en Madrid acabó mal para los intereses de Moreno. Nada más empezar la cita, la formación de ultraderecha dio a conocer a la prensa, casi a la vez que a los dirigentes populares que tenía delante, un documento de 19 medidas para negociar y poder apoyar la investidura de Moreno.

Documento

Propuesta de Vox para la investidura del presidente de la Junta de Andalucía

Propuesta de Vox para la investidura del presidente de la Junta de Andalucía

Entre otras demandas, los ultras reclaman la expulsión de los “52.000 inmigrantes ilegales” que la Administración andaluza tiene identificados, pero cuya documentación “no comparte con la Policía”; exigen una declaración institucional de la Presidencia de la Junta en contra del modelo de autogobierno y a favor de “la apertura de un proceso nacional de devolución al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Justicia y Orden Público”, y piden la derogación de la ley de violencia de género, la de memoria histórica y la de no discriminación del colectivo LGTBI.

Fuentes del PP tildaron el programa "inaceptable" y aseguraron que "varios de los puntos son un auténtico despropósito" que la formación conservadora "no puede respaldar". "Con este documento Vox demuestra que no quiere un acuerdo", informó un portavoz de Génova mientras la reunión seguía celebrándose. "Si Vox no cambia su posición, estará desperdiciando una oportunidad histórica para que haya un cambio en Andalucía después de casi 40 años de socialismo”, afirmó después de quejarse de que "a Vox parece importarle más Vox que los andaluces".

Tres dirigentes por partido

A la cita acudieron tres representantes de PP y otros tres de Vox. Por parte de los primeros, participaron el secretario general, Teodoro García Egea, y los vicesecretarios de Organización, Javier Maroto, y de Comunicación, Marta González. Por parte de los segundos, negociaron el número dos de la formación ultra, Javier Ortega Smith; Rafael Bardají, miembro del comité ejecutivo nacional, y José Francisco Contreras, de la dirección andaluza. Ciudadanos, el tercer miembro del tridente de derechas, se autodescartó para el encuentro ya que rechaza cualquier acercamiento a Vox por miedo a que se resquebraje su imagen de partido liberal y de centro.

Los de Albert Rivera no ven “serio”el documento de la formación de Santiago Abascal, aunque en su primer análisis evitó comentar las medidas más controvertidas. Solo hizo referencia a la de inmigración, que considera que debe seguir siendo una “competencia nacional”, y a la del cambio de festivos: que el Día de la Comunidad ya no sea el 28 de febrero sino el 2 de enero, que es cuando se conmemora el final de la Reconquista. En todo caso, en las iniciativas económicas y de Educación que proponen, la coincidencia entre las tres formaciones es bastante amplia. 

Los naranjas han elaborado junto al PP un documento con 90 iniciativas para llevar a cabo en ese posible Gobierno de derechas en el que Vox rechazó entrar desde el inicio. También tienen diseñado ya el reparto de consejerías. La negativa de los populistas a participar en el Ejecutivo facilitó la comunicación entre populares y naranjas, aunque las exigencias exhibidas por escrito ahora, a pocas horas de que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), inicie las consultas para proponer un candidato para el Ejecutivo autonómico, ponen en riesgo los planes de Pablo Casado y Rivera.

El presidente del PP necesita que Moreno sea líder de la Junta para empezar con el mejor pie posible el ciclo electoral de este año, en el que se celebrarán europeas, municipales y algunas autonómicas. Para lograrlo no ha dudado que su partido no solo negociara con Vox de manera bilateral, sino también ha asumido algunos postulados de Abascal para cortejarle, como en el caso de la violencia machista. Pero estos gestos del PP no han bastado.

Díaz, atenta

La presidenta del Parlamento se reunirá este jueves con los portavoces de cada partido para sondear el candidato a la presidencia con más apoyos. El reglamento establece que tiene de plazo hasta el 16 (15 días después de constituido el Parlamento) para realizar una propuesta, aunque desde Ciudadanos deslizan que Bosquet anunciará el ‘presidenciable’ el mismo jueves. El debate podría convocarse días después, ya que en este sentido la norma no fija fechas. Dado que no pueden presentarse dos candidatos, si Vox no se muestra favorable a Moreno, podría darse el caso de que Bosquet tuviera que correr turno hacia el bloque de la izquierda, que suma 50 escaños, y anunciar como candidata a Susana Díaz u otra persona de consenso, como ha dejado caer Adelante Andalucía.

En la actual coyuntura, con 59 votos en contra (hay 109 escaños), la investidura de Díaz no saldría y, además de tener que dejar vía libre a Moreno, empezaría a correr el plazo de dos meses máximo para que haya presidente antes de repetir elecciones.

Temas: Vox Andalucía