Ir a contenido

ERC y PDECat se inclinan por no vetar de entrada los presupuestos de Sánchez

Los republicanos ven con buenos ojos ganar tiempo hasta el 'no' definitivo

La mayoría de la cúpula posconvergente apuesta también por abrir la negociación sobre las cuentas

Xabi Barrena / Fidel Masreal

Los dirigentes de ERC Joan Tardà y Sergi Sabrià, a su salida de la prisión de Lledoners, tras visitar a Oriol Junqueras. 

Los dirigentes de ERC Joan Tardà y Sergi Sabrià, a su salida de la prisión de Lledoners, tras visitar a Oriol Junqueras.  / LAURA BUSQUETS (ACN)

Por imagen y también por cálculo. El independentismo se apresta a permitir la admisión a trámite de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) cuando estos lleguen al Congreso. Tanto el grupo parlamentario de ERC, como la mayoría de la dirección del PDECat debaten estos días qué hacer al respecto, aunque con la calma que proporciona el no tener aun una fecha fijada.

ERC puso en su día dos condiciones para apoyar las cuentas de Pedro Sánchez: levantar el pie del acelerador de la represión y avances en el diálogo sobre la autodeterminación. Consideran los republicanos que no se ha dado ni un solo paso en ese sentido por lo que, ahora mismo, el ‘no’ a los PGE está garantizado.

Otra cosa es la admisión a trámite. Fuentes republicanas afirman que no se ha debatido a fondo la cuestión todavía, pero aceptan que ofrecerse como los “campeones del diálogo” y tumbar a la primera los presupuestos y hacerlo, además, apoyando una de las enmiendaas a la totalidad que presenten o bien el PP o bien Ciudadanos, no es muy de recibo.

Además, la retirada del apoyo a Sánchez ahora abre la puerta a que el socialista convocara elecciones generales para el domingo 26 de mayo, el días de las municipales y las autonómicas en 13 comunidades. En cambio, si se permite la tramitación, la votación final se podría producir en el mes de abril. Es decir, no solo coincidiría con el tramo final de los juicios por el ‘procès’, sino que, sobre todo, bloquearía la posibilidad de que hubiera un ‘superdomingo’ en mayo. Y es que juntar urnas municipales con generales es algo que al independetismo no le emociona.

Controversia en el PDECat

Por su parte, la mayoría de la dirección del PDECat, en una intensa reunión este lunes, se inclina por no tumbar las cuentas de Sánchez a las primeras de cambio, según ha avanzado La Vanguardia. Algunos se inclinan incluso por ver con buenos ojos el apoyo final a los presupuestos, si Sánchez cumple determianadas condiciones. El debate genera tensión interna, hasta el punto de que algunas fuentes aseguran que la número dos del partido, Míriam Nogueras, recibió duras críticas por haber desautorizado en público la posición del también dirigente Ferran Bel, partidario de la vía negociadora con el Gobierno. Frente a esta tesis, otras fuentes aseguran que "algunos somos leales, no creemos en las guerras y misrerias personales, los desleales han de mentir y recurrir a filtraciones para mantener la silla y destruir un proyecto que, afortunadamente, va más allá de los personalismos, prefieren poner en riesgo al país a usar el diálogo, la responsabilidad y el respeto". Los críticos con Nogueras sostienen que fue claramente desautorizada por la mayoría.

En este clima interno enrarecido, la posición final de la posconvergencia -inmersa en una batalla por su espacio político respecto al de la Crida del 'expresident' Carles Puigdemont- probablemente pasará por decidir de común acuerdo con el Govern para no recibir críticas del independentismo "hiperventilado", y facilitar la tramitación de los presupuestos con el argumento de que en la negociación posterior las exigencias serán de máximos, y estarán vinculadas al déficit fiscal de la Generalitat con el Estado y a asignaturas económicas pendientes como la disposición adicional tercera del Estatut relativa a las inversiones de la administración central en Catalunya.