Ir a contenido

ANDALUCÍA

PP y Cs ven cerca el pacto de gobierno y Vox amenaza con nuevas elecciones

Los conservadores anticipan que la próxima semana podrán "cerrar un acuerdo definitivo"

Efe

El candidato del PP a la Junta, Juan Manuel Moreno.

El candidato del PP a la Junta, Juan Manuel Moreno. / RAÚL CARO (EFE)

El PP Ciudadanos prevén cerrar en breve el acuerdo para formar el nuevo gobierno en Andalucía, mientras que Vox amenaza con nuevas elecciones en esa comunidad si los primeros "no están dispuestos a negociar una serie de propuestas proporcional al número de diputados" de su formación.

La secretaria general del PP andaluz, Loles López, ha subrayado que la negociación con Cs avanza a buen ritmo y ha anticipado que previsiblemente la próxima semana podrán "cerrar un acuerdo definitivo" en un encuentro de las direcciones de ambos partidos.

El pasado viernes el PP y Ciudadanos anunciaron la reducción del número de consejerías y de delegados territoriales en las ocho provincias, en el marco de las negociaciones sobre la estructura de gobierno. "Estamos trabajando con rigor y seriedad para hacer posible el gobierno del cambio en Andalucía", ha asegurado López en un comunicado, y ha garantizado que el objetivo es "ofrecer a los andaluces una administración más eficaz, más eficiente y más cercana".

Asimismo, se ha mostrado convencida de "la altura de miras de todos los actores del cambio para no defraudar esta oportunidad histórica en nuestra tierra".

"Buen ritmo"

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos Andalucía, Juan Marín, ha afirmado que el acuerdo con el PP "está cerca" y "podría anunciarse en breve", ya que las negociaciones avanzan a "buen ritmo". Un pacto que, según ha afirmado Marín en un comunicado, podrá "hacer realidad el deseo de los andaluces de poder contar con un Gobierno del cambio y mandar al PSOE a la oposición". "Es un buen acuerdo para regenerar la política andaluza, para desmantelar los chiringuitos del PSOE, para bajarles los impuestos a los andaluces, para revitalizar la economía y el empleo y para innovar en Educación y Sanidad", ha defendido.

Marín ha reiterado que "será únicamente un Gobierno Cs-PP de 47 escaños en el que las medidas políticas ya acordadas son intocables porque suponen la base del cambio político que los andaluces pidieron en las urnas el 2 de diciembre".

Vox presiona

Sin embargo, desde Vox, su secretario general, Javier Ortega Smith, ha advertido de que habrá nuevos comicios si PP y Cs "no están dispuestos a negociar una serie de propuestas proporcional al número de diputados" que consiguió su formación el pasado mes. "Hemos venido a la política a cambiarla, no solo a cambiar políticos y sillones" y, para ello, "haremos todo lo posible", ha asegurado, en una entrevista en La Razón, Ortega, quien ha señalado que para Vox "sería un fracaso si después de esperar 36 años no se produce un cambio real en Andalucía y solo es un cambio de caras".

Preguntado sobre si no temen un castigo en las urnas si se repitieran las elecciones, ha considerado que "el principal castigo" sería "si nosotros en la política -ha dicho- hubiéramos sido un fraude y traicionáramos aquello que prometimos".

Esta semana Vox condicionaba su apoyo al Gobierno que negocian PP y Cs en Andalucía a que dejen de apoyar la Ley Integral contra la Violencia de Género, ante lo que Albert Rivera ha contestado que "la igualdad no se negocia", mientras que los populares han ofrecido ampliar las ayudas a todas las víctimas de violencia familiar sea cual sea su sexo.

Una oferta que "suena bien" para Ortega, que ha remarcado que la posición de su partido respecto a la violencia de género es "clara": "Queremos proteger a los seres humanos, pero a todos, y no solo a las mujeres de pareja heterosexual, que también, sino a las de pareja homosexual que no están protegidas por la ley".

Tras criticar la actitud del PP, al que califica como "derechita cobarde", y a Cs, la "veleta naranja", Ortega ha recalcado que Vox hará el cambio que necesita España, sin acomplejarse "por los insultos, ni por las etiquetas, ni por las amenazas de la izquierda".