Ir a contenido

EL TABLERO ANDALUZ

El PP asume los postulados de Vox sobre la violencia machista

Casado propone ampliar la protección a hombres, niños y abuelos maltratados

Populares y naranjas defendieron años atrás iniciativas para equiparar toda la "violencia intrafamiliar"

Pilar Santos

El presidente del PP, Pablo Casado, en un acto de partido en Albacete el pasado día 30.

El presidente del PP, Pablo Casado, en un acto de partido en Albacete el pasado día 30. / EFE / MANU

El PP de manera clara y Ciudadanos con tibieza por ahora han asumido este viernes los postulados de Vox sobre la violencia que sufren las mujeres a manos de sus parejas o exparejas. Los populares y los naranjas necesitan el apoyo de los 12 diputados ultras para que Juan Manuel Moreno (PP) se convierta en el futuro presidente de la Junta de Andalucía y no han dudado en ceder ante el partido de Santiago Abascal, que lleva en su programa electoral la derogación de la norma específica para prevenir y luchar contra esta lacra social. Miguel Lorente, exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género, declaró a Efe que los argumentos de Vox sobre las denuncias falsas y su insistencia en que los hombres también son víctimas forman parte del "posmachismo", una forma de machismo que busca generar "confusión" y "mantener la pasividad de la sociedad". 

Después de que el jueves Vox amenazara a PP y Ciudadanos con bloquear la investidura si no atienden sus reivindicaciones y no se sientan con ellos a negociar, el viernes amaneció con la noticia, adelantada por 'El Mundo', de que Pablo Casado iba a proponer a Abascal "ampliar las garantías y protección" a "hombres que han sufrido la violencia familiar". "Niños, abuelos o parejas del mismo sexo merecen también la protección del Estado", aseguraron fuentes de la dirección del PP. Según Génova, ese compromiso lo asume de manera bilateral con Vox, en paralelo al acuerdo ya cerrado de 90 puntos con Ciudadanos, en el que los de Casado y los de Albert Rivera señalaron que aplicarán "con dotación presupuestaria suficiente" a la norma andaluza contra violencia machista.

Sin críticas internas por ahora

El presidente del PP tuvo un acto en Gran Canaria en el que escenificó ese viraje, habló de "violencia doméstica o la llamen como la llamen" y señaló que el "75% de las víctimas de la violencia en el hogar son mujeres, pero también hay un 25% que no lo son, que son niños, ancianos u homosexuales". Según Génova, tomó datos de las denuncias recogidas en el informe del Consejo General del Poder Judicial del año 2011. 

Por ahora, Casado no ha tenido que hacer frente a críticas internas ante este acercamiento a Vox y solo el presidente del PP de Guipúzcoa, Borja Sémper, se ha mostrado alarmado ante el cortejo a los populistas.

En el PP se insiste en que la modificación de la norma no supondría "renunciar a un solo euro para las mujeres", pero que "cada caso merece una atención especial". Sin embargo, según los expertos, Vox ha conseguido ya que PP y Cs den varios pasos atrás en la lucha contra la igualdad. La presidenta de la Audiencia de Navarra, Esther Erice, declaró a Efe que la violencia contra los varones se da "en una proporción tan pequeña que no necesita una ley específica". Y respecto a las denuncias falsas, recordó que las condenas por ese asunto desde 2009 solo han de 96 (el 0,0078%). 

Las otras violencias

El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, señaló a este diario que tanto PP como Ciudadanos defendían posiciones similares hace años, pero que por "miedo" acabaron "plegándose" ante la izquierda. En parte, Ortega Smith tiene razón. Cuando se debatió la ley de violencia de género hace 14 años, la portavoz popular en este asunto, Susana Camarero, consideró que la ley era "ineficaz" y excluía a "los mayores, a los hombres, a los niños y a los homosexuales".

El jefe de filas del PP era entonces Mariano Rajoy y, como líder de la oposición, aseguró que no votarían en contra de la ley de José Luis Rodríguez Zapatero, pero que plantearían otra para que incluyeran a esos colectivos también. Se refería a una ley en línea a la de violencia "intrafamiliar" que ahora reclama Vox y que Ciudadanos también propuso en las generales del 2015. El número dos de los naranjas, José Manuel Villegas, cuyos votos serían necesarios para hacer cualquier cambio en este asunto en el Parlamento andaluz, declaró que no consiguieron explicar bien su idea hace tres años y que ahora se van a limitar a defenderla también, aunque consideran que las agresiones machistas son "la prioridad".

20 minutos por teléfono

El gesto fue bien visto en Vox, aunque los ultras están esperando todavía que Villegas acceda a reunirse con Ortega Smith para hablar de las medidas que el Gobierno andaluz llevará a cabo. Por lo pronto, con quien se volverá a ver el secretario general de Vox es con Teodoro García Egea, su homólogo en el PP. El dirigente popular le telefoneó este viernes por la tarde para pedirle su apoyo a la investidura de Moreno. Según informó Génova, la llamada duró 20 minutos, el tono fue "afable" y no se habló de las leyes contra la violencia machista.

García Egea y Ortega Smith abordaron las prioridades del próximo Ejecutivo, entre ellas, "una auditoría de los gastos de la Junta, la optimización de los recursos, el desmontaje de la llamada Administración paralela y el fomento de la inversión". Ambos dirigentes se volverán a reunir (ya lo hicieron hace unos días para cerrar el acuerdo de la Mesa del Parlamento) el martes para continuar "desarrollando los puntos de acuerdo antes de la investidura de Moreno".