Ir a contenido

LA ENDIABLADA INVESTIDURA ANDALUZA

Lo que une y lo que separa a PP, Ciudadanos y Vox en Andalucía

Las exigencias del partido ultra encajan solo a medias con el pacto entre populares y naranjas

El Periódico

Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Ciudadanos) y Santiago Abascal (Vox).

Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Ciudadanos) y Santiago Abascal (Vox).

Más allá del órdago de Vox con la violencia de género, las medidas que el partido ultra ha anunciado que exigirá al nuevo Gobierno andaluz y que pondrá sobre la mesa al negociar la investidura del popular Juan Manuel Moreno encajan solo a medias con el pacto que PP y Ciudadanos han cerrado, con importantes coincidencias en materia económica y desencuentros en lo social y el modelo de Estado.

Torpedo a la ley contra la violencia machista

Vox defiende la sustitución de la ley andaluza contra la violencia de género por una ley contra la «violencia intrafamiliar», un extremo que choca con el pacto firmado por el PP y Cs. Los ultras quieren que ambas fuerzas eliminen, «entre otros», el punto 84 de su acuerdo programático, en el que se comprometen a implementar «con dotación presupuestaria suficiente» todas las medidas incluidas en la ley vigente. PP y Cs pretenden también impulsar un gran acuerdo andaluz que desarrolle en «los avances logrados» por el pacto de Estado.

Reforzar o laminar el autogobierno

Los desencuentros llegan también a otra reclamación de Vox: la devolución al Gobierno central de las competencias de educaciónsanidadjusticia y seguridad, en línea con su oposición al Estado de las autonomías. Sin embargo, PP y Cs han acordado medidas para reforzar la gestión en esas áreas e incluyen una defensa específica de la unidad de España y del Estado autonómico «bajo los principios de igualdad y solidaridad». También exigen un nuevo modelo de financiación autonómica para mejorar los servicios de su competencia.

Buena sintonía en la política fiscal

En materia económica, las coincidencias son altas, ya que, por ejemplo, Vox reclama la supresión del 99% de la cuota del impuesto de sucesiones y donaciones, punto recogido en el acuerdo de PP y Cs y que además es una de las «medidas estrella» acordadas. También piden los ultraderechistas una reducción del 5% en el tramo autonómico del IRPF, bajada que se recoge en el pacto programático, aunque sin cuantificar. PP y Cs se han comprometido a reducir esa tasa en todos los tramos de la escala autonómica.

Supresión de entes y recorte de Canal Sur

La supresión de entes administrativos «superfluos» que pide Vox encaja con las medidas que PP y Cs quieren poner en marcha para «desmontar la administración paralela y racionalizar el gasto», con auditorías y eliminación de entes. El cambio de gestión en Canal Sur es otra coincidencia, aunque Vox es más incisivo y pide reducir al máximo el gasto en la radiotelevisión autonómica y suprimir uno de sus canales. PP y Cs se limitan a prometer la constitución de un grupo de expertos que estudie el «redimensionamiento y mejora de la eficiencia» del ente.

Mano más o menos dura con la inmigración

En materia de inmigración, Vox defiende la colaboración total con la Policía y la justicia para «repatriar a los inmigrantes ilegales» y para combatir a las mafias. En este punto, PP y Ciudadanos han acordado un plan de mejora de la gestión de la política migratoria, que incluye destinar más recursos humanos y materiales para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que vigilan las fronteras andaluzas. Asimismo, los populares apuestan por una «inmigración ordenada» en función de las necesidades laborales.

Políticas de igualdad, defensa de la familia

La formación que lidera Santiago Abascal quiere también que se sustituya la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales por una de Consejería de Familia y Natalidad, aunque es poco probable que este petición se acabe llevando a cabo, ya que Vox no entrará en el Ejecutivo andaluz que negocian PP y Ciudadanos. Populares y naranjas sí han pactado aprobar una ley de apoyo a las familias andaluzas, «adaptada a la realidad actual y a sus diferentes modelos», con especial atención a las familias numerosas y monoparentales.

Distintas prioridades culturales

En materia de tauromaquia y caza, Vox pide que se ponga en marcha un plan de apoyo, pero el PP y Cs no hacen referencia a ello en su acuerdo, que sí prevé «proteger el flamenco» y «apoyar la conmemoración de los 500 años de la primera vuelta al mundo». Vox apuesta por una política cultural que promueva «las manifestaciones folclóricas y las tradiciones de España y sus pueblos dentro de la óptica de la hispanidad», considera la tauromaquia como parte del «patrimonio cultural español». y la caza, una «actividad necesaria y tradicional del mundo rural».

(Des)memoria histórica

El partido ultra exige la derogación de la ley andaluza de memoria histórica y democrática, materia sobre la que nada se dice en el documento pactado entre PP y Cs. La norma se aprobó en el 2017 sin ningún voto en contra: las izquierdas la apoyaron, pero las dos fuerzas de derechas que ahora están a un paso de gobernar se abstuvieron. Aunque no se han comprometido a nada en este asunto, los populares tienen previsto promover en el Congreso una «ley de concordia» con el objetivo de que reemplace a la actual normativa estatal.